Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Plantas que abonan la tierra del jardín

Las leguminosas, gramíneas y crucíferas, además de dar su fruto, se pueden usar como fertilizantes naturales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 27 agosto de 2007

Estas familias de plantas -entre cuyas especies se encuentran ejemplares como los guisantes, el centeno o el brócoli- cumplen una doble función. Además de habitar el jardín y dar su fruto, si se las siega y tritura después de su punto máximo de desarrollo, sirven para abonar el sustrato de un modo natural y sostenible. Pueden representar una ayuda importante en relación con la necesidad de abonar la tierra cada año con sustancias orgánicas y minerales.

Dos maneras de enriquecer el jardín

Existe una serie de familias de plantas que pueden formar parte y enriquecer el jardín de dos maneras distintas: primero, a través de su proceso de crecimiento, desarrollo y florecimiento, y después, secas y trituradas, como abono para la tierra. Se trata de las leguminosas, gramíneas y crucíferas, que representan un manera eficaz y ecológica de nutrir y rejuvenecer el sustrato de la plantación.

El procedimiento es simple. Se debe dejar que las plantas se desarrollen hasta su momento de mayor crecimiento. En ese punto hay que segarlas y dejarlas secar en el mismo sitio, apoyadas en el suelo, durante unas dos semanas. Cumplido este lapso, se las tritura y se las incorpora a la tierra, a través de un proceso de arado.

Una alternativa ecológica y sostenible

Los beneficios de este proceso son múltiples. Por un lado, consiste en el aprovechamiento de plantas que han formado parte del jardín. Por otro, aportan un alto valor nutritivo para la tierra, mayor al de muchos otros abonos que se comercializan en el mercado. Y además son una alternativa ecológica y sostenible, libre por completo de pesticidas y abonos químicos que no solo en muchos casos contaminan la tierra sino que además pueden alterar el terreno y hacerlo dependiente de esos productos.

Garbanzos, habas, el trigo, el nabo y la coliflor son otras de las especies que sirven como abono natural para la tierra

Algunos ejemplos de plantas que forman parte de esas familias son los guisantes, garbanzos, frijoles, alfalfa, soja y habas entre las leguminosas (o fabáceas, como también son llamadas), el trigo, la avena o el centeno entre las gramíneas (o poáceas), y el nabo, el repollo, el brócoli y la coliflor entre las crucíferas (o bracicáceas). Es decir, cualquiera de estas plantas puede servir, además de para nutrir a quienes las cultivan, para abonar la tierra y promover mejor cultivos en el futuro.

La necesidad de abonar la tierra

Los expertos recomiendan mejorar y alimentar la tierra con abonos orgánicos y abonos minerales. Dentro de los abonos orgánicos, además de las plantas de las familias antes mencionadas, también se cuentan el estiércoles, el compost, la turba, la harina de huesos, etc. Todas estas sustancias, al descomponerse, se convierten en humus, que mejora el suelo, lo hace más esponjoso y más propicio para la vida microbiana. Como consecuencia, también mejor para las plantas.

Conviene abonar la tierra una vez al año, en particular entre el final del invierno y el inicio de la primavera

Los abonos inorgánicos o minerales, por su parte, no mejoran el suelo, pero introducen en él nutrientes fundamentales para la vida de los ejemplares del jardín, como nitrógeno, fósforo o potasio. Con el fin de procurar la salud y vitalidad de cada planta y del jardín en general, es recomendable abonar la tierra al menos una vez al año. La época más idónea para hacerlo es la de después de los fríos más fuertes del invierno, justo antes del comienzo de la primavera.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto