Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

La tradescantia, una planta que se adapta a interiores y al jardín

Con pocas exigencias, la tradescantia se desarrolla en interiores como planta colgante y en el jardín como un cubresuelos fresco y colorido

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 22 junio de 2006

La tradescantia es una planta con mucha presencia en los hogares españoles, debido sobre todo a su belleza, los pocos cuidados que exige y las múltiples aplicaciones que se le puede dar. Este artículo detalla la versatilidad de la tradescantia, que le permite tanto ser una planta colgante apta para espacios interiores como un cubresuelos para el jardín. Además, explica sus características y necesidades, sobre todo poca humedad y mucha luz. Y ofrece datos sobre la expansión de esta especie americana.

La tradescantia, colgante en interiores o cubresuelos en el jardín

La tradescantia es un género de plantas muy apreciadas por su valor ornamental y su versatilidad, ya que se pueden colocar tanto en el jardín donde actúan como un espléndido "cubresuelos", como en macetas desde las que pueden crecer hacia arriba o como ejemplares colgantes. Por eso, son una presencia recurrente tanto en los jardines y terrazas como en el interior de muchos hogares españoles.

El uso de la tradescantia como cubresuelos en el jardín es muy común porque otorga un aspecto atractivo, ya que se distribuye de modo uniforme sobre la superficie y, además, porque tiene una gran facilidad para echar raíces en cada uno de sus nudos.

El clima más apropiado para la tradescantia está compuesto de mucha luz, altas temperaturas y poca humedad

Las especies que componen el género son más de setenta. Provienen de casi toda la extensión del continente americano, desde el sur de Canadá hasta el norte de Argentina, y en la actualidad pueden encontrarse ya en los cinco continentes. Otra ventaja es que las especies se cruzan de tal manera que crean híbridos de forma natural.

Algunas de las especies más conocidas son la tradescantia purpúrea o purpurina, zebrina, fluminensis, pallida, spathacea, virginiana o sillamontana. Sin embargo, estas plantas reciben nombres genéricos como amor de hombre, flotilla, yerba de boca y flor de Santa Lucía, entre muchos otros.

Necesidades de la tradescantia: mucha luz y poca humedad

Casi todas las especies son perennes (aunque algunas son anuales), con hojas que se disponen en dos filas o en espiral. Las inflorescencias dependen de cada especie, pero en general son axilares, con seis pétalos de color violeta o azulado.

Necesitan de mucha luz para desarrollarse con vigor y se adaptan muy bien a condiciones de altas temperaturas (valores mínimos de entre 12 y 15 ºC) y poca humedad. Basta con regarlas un par de veces a la semana en verano y cada diez días en invierno. Como el exceso de agua les perjudica, el principal requisito del suelo es que posea una muy buena capacidad de drenaje.

Como la tradescantia se propaga con rapidez y ocupa el suelo con mucha densidad, en algunos sitios llega a convertirse en maleza

Con respecto al uso de abonos, lo aconsejable es realizarlo en primavera, en la época de crecimiento. Lo más apropiado es utilizar fertilizantes líquidos, que se deben aplicar cada dos semanas. Y para que la planta gane fuerza y mejore su aspecto también se recomienda una poda a ras del suelo en la época de crecimiento, para eliminar las partes improductivas, que consumen nutrientes y afean el conjunto.

Otra de las ventajas de la tradescantia es su fortaleza para resistir el ataque de plagas y enfermedades. Las primeras casi no la afectan, aunque en ocasiones puede ser víctima de la acción de pulgones, arañas rojas o cochinillas. Si se ven las hojas o flores deterioradas, hay que revisarlas y, si se detecta la presencia de estos seres, aplicar algún plaguicida.

Con respecto a enfermedades, el principal problema ocurre cuando estas plantas reciben mucha humedad: los tallos se agostan o pudren y las hojas se cubren de un moho de color gris. En estos casos se deben eliminar las partes afectadas y procurar que el ejemplar no se enfrente de nuevo a cantidades excesivas de humedad.

La tradescantia, de América al resto del mundo

El primer viaje registrado de la tradescantia desde su continente de origen (América) a otro sitio del mundo fue en 1629, cuando un naturalista y viajero llamado John Tradescant Jr. la llevó desde Estados Unidos al Reino Unido y la cultivó con fines ornamentales. En su homenaje, Carlos Linneo (padre de la botánica moderna) bautizó a esta planta con el nombre de tradescantia.

En la actualidad, esta planta puede encontrarse en todo el mundo. Alguna de sus especies se considera que está en peligro de extinción (la Tradescantia occidentalis, en Canadá), mientras que en otros sitios se ha extendido tanto que alcanza la categoría de maleza. Como se propaga de manera fácil y rápida y ocupa el suelo con mucha densidad, en muchos casos impide la regerenación de especies nativas. Por eso, se emplean herbicidas o controles biológicos (reducir su presencia mediante otros organismos vivos) para evitar su extensión desmedida.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto