Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

^

Ampliaciones de capital: ¿son convenientes?

Se trata de una operación habitual para disponer de mayor liquidez

Cotización a la baja

La reciente ampliación de capital que ha llevado a cabo el Banco Santander ha despertado el interés de los inversores por esta operación bursátil. Cada año se producen varias ampliaciones de capital por parte de las empresas que cotizan en la renta variable española; es habitual que compañías como La Seda de Barcelona, Avanzit, Telefónica, Dogi o Sacyr Vallehermoso recurran a esta estrategia empresarial en algún momento, una operación normal cuyo objeto es disponer de mayor liquidez en sus cuentas. Pero no se sabe hasta qué punto puede beneficiar o perjudicar a los pequeños y medianos inversores, pues también puede indicar que la salud de la empresa que recurre a esta estrategia no es óptima ya que tiene que recurrir a esta operación para aliviar sus cuentas.

No todas las ampliaciones son iguales y su éxito radica en la forma en que se afronta por parte de la empresa emisora. No es lo mismo acudir a una ampliación liberada (gratuita para el accionista) que pagarla por el precio de los títulos cotizados. Cuando se produce esta operación, la cotización de la compañía afectada suele bajar de forma brusca, de manera que el efecto inmediato que tiene sobre el accionista es negativo, ya que las acciones pierden valor. Además, cuando una empresa realiza una ampliación de capital se da el riesgo de que el beneficio por acción (BPA) se diluya; es decir, que a partir del momento en que se realice dicha operación el BPA puede ser inferior de lo que sería en caso de que no se hubiese realizado.

El efecto inmediato que una ampliación tiene sobre el accionista es negativo, ya que las acciones pierden valor

Durante el proceso, cotizan las acciones antiguas de la compañía, y también los derechos preferentes de suscripción. Este derecho se convierte en un título negociable, es decir, una vez calculado su valor teórico pasará a ser negociado en el mercado mientras dure el proceso de ampliación. De esta manera, el accionista se situaría ante dos alternativas:

  • Acudir a la ampliación, pagando a un precio previamente estipulado por las nuevas acciones.
  • No acudir. Entonces deberá vender los derechos preferentes de suscripción en el mercado a otro inversor que pretenda acudir a dicha ampliación. En esta última hipótesis, el desembolso que haga el nuevo inversor será elevado, ya que pagará el importe de los derechos preferentes de suscripción.

¿Qué es una ampliación de capital?

Por ampliación de capital se entiende todo incremento en el capital social de una empresa. Puede ser resultado de la aportación de nuevos fondos a la sociedad, o bien de la capitalización de reservas (transformación de reservas en capital mediante ampliaciones de capital liberadas o mediante aumentos del nominal de las acciones), en cuyo caso no se produce una entrada efectiva de fondos en la sociedad, ya que se trata de un mero apunte contable entre reservas y capital.

Por lo que respecta a lo que más interesa a los pequeños y medianos accionistas -todos los aspectos relacionados con el precio a pagar por cada acción nueva y que será determinado por la sociedad- tienen varias alternativas, ya que hay diversas modalidades de ampliación de capital:

  • A la par: el precio pagado coincide con el nominal del título, es decir, se paga lo que vale la acción. Es una de las formas más habituales que utilizan las empresas para ofrecérselo a sus accionistas.
  • Por encima de la par (con prima de emisión): el precio pagado es superior al valor nominal, dando lugar a la creación de una reserva.
  • Liberada (o gratuita): la ampliación se realiza con cargo a reservas, por lo que los accionistas obtienen las nuevas acciones sin necesidad de realizar aportación dineraria. Es la modalidad más ventajosa para el inversor. También cabe la posibilidad de una emisión parcialmente liberada, en cuyo caso existe una aportación del accionista unida a un trasvase de reservas a capital.

Derecho de suscripción preferente

El número de títulos que se otorga en estas operaciones es otro de los grandes factores de una ampliación. Depende del tipo de emisión que haga la empresa, y pueden ser 1 x 10, 3 x 15, 5 x 1... es decir, en el primero de los escenarios del ejemplo se concede al accionista un nuevo título por cada 10 que tenga, de forma que si éste tuviese 100 títulos en total se le adjudicarían según esta ecuación 10 nuevos títulos.

El precio de emisión de un título multiplicado por el número total de acciones puestas en circulación determina los fondos obtenidos por la empresa en la operación de ampliación. No obstante, hay que tener en cuenta los posibles gastos de su puesta en circulación. Normalmente, el precio de emisión es inferior al valor de mercado al que cotizan las acciones antiguas, motivo por el que los inversores están interesados en adquirir acciones nuevas. Además, al aumentar el número de acciones sin que el valor total de la empresa aumente en la misma proporción (ya que se emiten acciones nuevas por debajo de su valor de mercado), el valor de las antiguas disminuye. No obstante, depende del precio de emisión de las acciones nuevas, siendo mayor cuanto más se aleje del precio de mercado de las acciones antiguas.

El antiguo accionista tiene derecho de suscripción preferente en las ampliaciones de capital social en la parte que le corresponda y al precio que la sociedad señale, de forma que pueda seguir participando en el capital social nuevo en la misma proporción que lo hacía en el capital social antiguo.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto