Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Navidad 2014
Λ

Nuevo mercado: venta de pelo y oro

Las dificultades económicas generan un nuevo mercado en España centrado en la venta de pelo y piezas dentales para sanear la economía familiar

  • Autor: Por LAURA CAORSI
  • Fecha de publicación: 2 de marzo de 2009
Imagen: Sarah Shields

La primera reacción ante la falta de trabajo, las deudas contraídas y la dificultad para llegar a fin de mes es el agobio y el abatimiento. La segunda, dar paso al ingenio para protegerse de esa lluvia de problemas. A la sombra de una recesión, sin nómina, certezas ni créditos, muchos ciudadanos han comenzado a apelar a su creatividad para hacerle frente a la crisis. Así, en una mezcla de innovación y de rescate de los modelos de antaño, convertir las posesiones en dinero empieza a perfilarse como una vía habitual para obtener liquidez. El método es bien simple: en lugar de pedir préstamos, vender lo que se tiene. Deshacerse de lo prescindible para mantener lo irrenunciable, como la vivienda o la alimentación.

Dar paso al ingenio

El auge de los comercios de compraventa, los mercadillos de segunda mano, las casas de empeño y las tiendas que compran oro al peso no es casual. Al contrario. Refleja perfectamente que "crisis" significa "cambio" y, para algunos sectores, oportunidad. La reactivación de estos negocios en la España del siglo XXI -la octava potencia económica mundial- no ha pasado desapercibida y hasta ha sido noticia. Sin embargo, que el modelo se haya vuelto más visible no significa que no existiera, tanto en décadas anteriores como en los sectores más vulnerables de la población. Cualquier persona mayor que haya vivido la posguerra o quien haya padecido los efectos de la economía sumergida sabe de la existencia de estos comercios y, básicamente, conoce cómo funcionan. Dicho esto, ¿dónde está la novedad?, ¿qué es lo que diferencia a las ventas de 2009 de las de 1950? Ambas preguntas pueden responderse de este modo: muchos ciudadanos han encontrado en la venta de sus posesiones un método eficaz para conseguir dinero, pero el comercio no se agota en los objetos. Cada vez con más frecuencia, las personas venden partes de sí mismas para luchar contra la crisis. Del cabello a los óvulos y del esperma a los implantes dentales, todo lo que sea legal está en venta. Y cotiza.

El pelo, un tema de peso

La venta de cabello natural es quizá el mejor ejemplo de cómo las modas regresan. En Justino Delgado -el único almacén de cabello humano de España, y el mayor del mundo- señalan que, a cuenta de la crisis, la cantidad de ofrecimientos se ha disparado. No sólo eso, la situación actual ha hecho que la empresa retomara el método de trabajo de sus comienzos; es decir, comprar el pelo directamente a los particulares, algo que no ocurría desde hace 15 años.

Por un kilo de pelo pueden pagarse entre 150 y 500 euros

El negocio empezó hace medio siglo, cuando había una posguerra y hambre en España -relatan sus responsables-. En aquellos tiempos, la gente lo guardaba todo, incluso el pelo, que muchas veces se conservaba en un cajón por cuestiones afectivas. El fundador de la firma recorría entonces las casas y los pueblos para comprar trenzas de pelo natural. La dinámica fue cambiando conforme crecía la empresa, aunque en la década de los 90 dejó de comprar pelo a particulares y empezó a trabajar con otras empresas o, directamente, con peluquerías. Hace pocos meses -a finales de 2008, precisan fuentes de la compañía-, volvieron a recibir cabello directamente de las personas. Y, como confirman, la idea ha tenido gran éxito.

Ahora bien, ¿cuánto se puede ganar vendiendo el pelo? Como en todo, depende. En principio, se valora según la longitud, el peso y la uniformidad del volumen desde la raíz a las puntas. El rango de precios varía, pues no es lo mismo una coleta de 40 a 50 centímetros de largo, que otra de más de medio metro; ni es lo mismo un pelo grueso, pesado, que otro más débil. Así, dependiendo del largo y la calidad, por un kilo de pelo puede pagarse entre 150 y 500 euros. Como orientación, una coleta pesa entre 30 y 100 gramos, de modo que la ganancia estándar va de 20 a 40 euros. Puede parecer poco, pero como puntualizan desde el almacén, "siempre es mejor ganar algo a dejarlo en el suelo para que lo barran con la escoba".

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

crisis, euros, mercado, pelo, venta




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto