Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Prohibiciones y excepciones de la nueva ley antitabaco

La normativa convierte a España en uno de los países más restrictivos, al prohibir fumar en lugares públicos y áreas al aire libre, como parques o zonas de ocio infantiles

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 31 de enero de 2011
Imagen: Xavi Talleda

El fumar se va a acabar. Ésta es la conclusión a la que se llega tras hacer una mera lectura de la nueva ley antitabaco, que entró en vigor el pasado 2 de enero. Es la reforma de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco. Las siete páginas en las cuales se exponen las modificaciones (incluidas en el Boletín Oficial del Estado del pasado 31 de diciembre), se pueden condensar en un breve resumen: a partir de ahora está prohibido fumar en todo sitio cerrado que vaya a compartirse. La ley afirma que se prohíbe el tabaco "en todos los espacios cerrados de uso público o colectivo". En esencia, el objetivo es evitar los malos humos y favorecer el abandono del mal hábito de fumar. No obstante, como es habitual, la ley contempla excepciones que conviene conocer. En ocasiones, una diferencia de un par de pasos en la ubicación del fumador será suficiente para que puedan sancionarle.

Dónde NO se puede fumar

La esencia y objetivo de la reforma de la ley es, sin duda, endurecer y restringir las posibilidades de los fumadores. Está claramente demostrado que el tabaco es nocivo para la salud, adictivo y perjudicial para el fumador y para la gente que le rodea. El Ministerio de Sanidad ha contado con numerosas asociaciones, hospitales y centros médicos, que han colaborado, apoyado y promovido la elaboración de la actual norma antitabaco, mucho más restrictiva que la anterior. Volver de una tarde de "cañas" con olor a tabaco en la ropa o no poder disfrutar de una comida en un restaurante por el cigarro de otro comensal son situaciones que se pretenden evitar con la puesta en marcha de la nueva legislación. En principio, la norma establece los lugares donde no se puede fumar:

  • Bares y restaurantes: queda prohibido fumar en estos locales, incluso en los que realizaron obras para habilitar una zona de fumadores. Estas áreas exclusivas quedan ahora inservibles y es uno de los puntos más criticados de la nueva normativa. Los mayores damnificados de la reciente ley antitabaco son los dueños que hicieron obras en sus locales de más de 100 metros para habilitar una zona de fumadores. Esas inversiones aún sin amortizar no servirán para nada con la entrada en vigor de la nueva ley y los empresarios tampoco recibirán ninguna compensación.

  • Locales de ocio cerrado: tampoco se podrá fumar en ellos, sea cual sea la actividad que desarrollen (cines, teatros...). No tendrán posibilidad de habilitar zona de fumadores.

  • Lugares de trabajo, siempre que no sean al aire libre. En cualquier lugar en el que trabajen personas estará prohibido fumar. La prohibición implica a todo quien se encuentre en el centro de trabajo, ya sea empleado, directivo, propietario del establecimiento, trabajador de otra empresa, visitante, etc. Afecta a comedores, vestuarios, servicios, pasillos, zonas de recepción y salas de espera, transporte de empresa... Incluso en las dependencias de uso específico de un único empleado (como despachos particulares o garitas) también queda prohibido fumar.

    La prohibición, sin embargo, no se extiende a los espacios al aire libre integrados en el centro de trabajo. Es decir, sí se podrá fumar en patios, aparcamientos y zonas de tránsito descubiertas. En cualquier caso, la ley no obliga a las empresas a crear esos espacios al aire libre dentro del centro de trabajo, si no cuenta con ellos. También el empresario tendrá potestad para prohibir, si así lo desea, que se fume en estas zonas.

  • Hospitales: el tabaco queda prohibido en todo el recinto de los hospitales, incluidos accesos y zonas de tránsito.

  • Colegios y guarderías: en todos los centros educativos está prohibido fumar, incluidas las universidades.

  • Parques y zonas de ocio infantil: son espacios al aire libre, pero también a partir de ahora queda prohibido fumar.

  • Bibliotecas: lógicamente, como lugar cerrado, está prohibido fumar en ellas, al igual que en lugares de ocio y espectáculos.

  • Cajeros automáticos y cabinas telefónicas: si no están al aire libre, también estará prohibido fumar en estos lugares.

  • Transporte público y taxis: queda prohibido fumar en autobuses, metro y taxis.

  • Aeropuertos: la ley expone que estos lugares de tránsito de viajeros quedarán sin sus zonas de fumadores.

Un aspecto llamativo de la ley es que sí permite comprar tabaco en lugares prohibidos para su consumo, como los bares, que pueden mantener las máquinas expendedoras. Igualmente, se puede adquirir tabaco en gasolineras o en quioscos de prensa.

Esta ley convierte a España en uno de los países más restrictivos en la lucha contra la adicción al tabaco. Esto es así porque la prohibición no se limita a los recintos cerrados. Se consideran lugares públicos las puertas de los hospitales, los parques o los colegios, ubicaciones donde tampoco se permite fumar.

Otros países de la Unión Europea donde está prohibido fumar totalmente en los espacios públicos son Irlanda, Gran Bretaña y Chipre.

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

fumar, tabaco


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en