Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Siete maneras de ahorrar en verano

Con unos sencillos hábitos es posible ahorrar durante la época estival, basta con reducir el consumo energético, el gasto de agua o de la gasolina del coche

Imagen: Jorge Andrade

Durante el verano es habitual que el gasto familiar se incremente. El buen clima, las vacaciones, el tiempo libre de los niños... todo ello favorece un mayor dispendio. Sin embargo, con los recientes ajustes aprobados por el Gobierno español esta costumbre podría cambiar. Y es que llevar a cabo sostenibles pautas de ahorro resulta cada vez más imprescindible para cuadrar las cuentas de las economías domésticas. La época estival supone una buena oportunidad para poner en práctica sencillos hábitos de ahorro, como los que se explican en este artículo.

En el primer trimestre de 2012, las familias españolas han gastado más de lo que han ingresado por primera vez desde el año 2000, momento en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó con la publicación de dichos guarismos. La tasa de ahorro ha caído hasta el 10,2%, con un montante negativo de 911 millones de euros, y la renta disponible de los hogares y las instituciones disminuyó el 1,3% en tasa interanual, hasta los 165.838 millones de euros. Ante la creciente disminución de ingresos que viven los hogares y los recientes ajustes del Gobierno, seguir unas pautas de ahorro se hace indispensable.

1. Reducir el gasto de energía en el hogar

La simple adopción de un comportamiento responsable en el hogar permite un notable ahorro en las facturas de la luz o electricidad, el gas o el agua. Estas son algunas pautas:

  • Apagar las luces: prescindir de la iluminación artificial cuando no es necesaria para reducir su consumo, máxime en verano cuando las horas de luz natural se incrementan.

  • Bombillas de bajo consumo: utilizar este tipo de bombillas supone un ahorro de hasta el 80% de la energía eléctrica con respecto a las incandescentes y duran ocho veces más.

  • Lavadora y lavavajillas: usar estos electrodomésticos cuando estén al máximo de su carga conlleva una disminución del gasto en luz, agua, gas y electricidad.

  • El horno: los hornos eléctricos consumen una gran cantidad de energía y aumentan la temperatura ambiente. En verano, las comidas frescas son la mejor opción, aunque si se precisa, es mejor utilizar la olla exprés y el microondas que el horno eléctrico.

  • Cocinar: utilizar sartenes y cacerolas de diámetro mayor que la zona de cocción y usar tapaderas posibilita que se aproveche todo el calor, lo que redunda en una reducción de casi el 20% en el consumo de energía. Además, al cocinar se puede apagar el fuego de la vitrocerámica unos minutos antes de terminar, y así aprovechar el calor residual.

  • Electrodomésticos: apagar televisores, ordenadores, vídeos y cualquier aparato eléctrico que no esté en uso evita la disipación de calor al ambiente y reduce el gasto.

2. Ahorrar en la factura del agua

  • Ni una gota: reparar fugas o averías de cañerías y grifos, por donde se pierde gran cantidad de agua. Un grifo que gotea puede perder hasta 30 litros diarios de agua.

  • Menor caudal: si se cierra un poco la llave de paso del agua, se puede disminuir el caudal y reducir el número de litros de agua por minuto.

  • Economizadores: colocar atomizadores o economizadores de agua en los grifos permite economizar hasta un 50% de agua. Se adquieren en ferreterías o tiendas de bricolaje.

  • Duchas cortas: las duchas cortas de menos de 10 minutos y cerrar el grifo durante el enjabonado suponen un ahorro de 30 litros de agua por baño.

  • Lavarse los dientes: cerrar el grifo durante el afeitado y el lavado de los dientes y usar un vaso para enjuagarse la boca posibilita no desperdiciar unos 20 litros de agua cada vez.

3. Disminuir el gasto en gasolina

  • Evitar ir con poca gasolina: aunque pueda parecer que el coche consume menos llevando poco combustible, en realidad funcionará de forma menos eficiente.

  • Revisar la presión de los neumáticos.

  • Mantener una velocidad estable.

  • Circular con marchas largas.

  • Cerrar las ventanillas para evitar la entrada de turbulencias y un mayor rozamiento.

  • Evitar acelerones y frenazos que aumenten el consumo.

  • Hacer ejercicio, caminar aprovechando el buen tiempo, optar por el transporte público.

4. Uso racional del aire acondicionado

  • Poner el termostato a 25ºC proporciona una sensación de confort en el interior de una vivienda. Por cada grado menos, se gasta entre un 7% y un 8% más de electricidad.

  • Utilizar un ventilador en el techo puede refrescar sin que sea necesario acudir al aire acondicionado. El movimiento de aire produce una sensación de descenso de temperatura de entre tres y cinco grados y su consumo de electricidad es muy bajo.

  • En verano conviene ventilar la casa cuando el aire sea más fresco, es decir, a primeras horas de la mañana y por la noche. Además, es importante colocar los aparatos de refrigeración en lugares donde no incida el sol de manera directa y haya una buena circulación de aire.

  • Aislar la vivienda, para que no se produzcan fugas del aire frío del aparato, ni abrir las ventanas mientras esté en funcionamiento.

  • Comprobar que los nuevos aparatos cuenten con la etiqueta de eficiencia energética.

  • Limpiar de forma periódica los filtros del aparato de climatización.

5. Alimentación

  • Comprar alimentos de temporada y aprovechar ofertas suponen un ahorro medio de entre un 20% y un 30%.

  • Las marcas blancas conllevan una economía de hasta un 37% en la cesta de la compra.

  • En el momento de comer fuera, buscar antes los restaurantes con ofertas especiales, aprovechar tiques de descuento, ofertas para niños, menús...

6. Vestido y calzado

  • Es habitual gastar dinero en verano en prendas que apenas se utilizan una vez. Por eso conviene obviar el impulso de compra y hacer una lista con las necesidades.

  • Aprovechar las rebajas de verano y ofertas de temporada: bañadores, sandalias, vestidos... presentan grandes descuentos que conviene revisar y comparar.

7. Ocio

  • Hay múltiples actividades gratuitas en verano, como museos o actos culturales.

  • Utilizar tiques de descuento o los puntos de establecimientos y hoteles en vacaciones.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto