Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Extraescolar

Tipos de contenidos: Educación

Educación
^

Hábitos de estudio, a examen

Dedicar el tiempo necesario a estudiar, concentrarse en la tarea y poner esfuerzo en comprender la materia, claves para superar con éxito las pruebas

  • Última actualización: 4 de febrero de 2009

Aprendizaje y comprensión

Imagen: Meredith B

Invisibles durante buena parte del curso académico, los exámenes se convierten en auténtica obsesión para los estudiantes durante los meses que van de febrero a junio. En nuestro país, casi dos millones de alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), 618.000 estudiantes de bachillerato y 1.300.000 universitarios pondrán a prueba los conocimientos que han adquirido en lo que va de curso. Nervios, ansiedad, incluso pánico y estrés son invitados indeseados estos días en las habitaciones juveniles de muchos hogares. El temor a suspender, a no contar con el tiempo necesario para preparar todo el temario o a "quedarse en blanco" en el momento crucial asalta y preocupa a numerosos estudiantes, y también, a sus progenitores. Una angustia que no es del todo negativa ya que, dicen los psicólogos, este hormigueo de nervios que ataca a los alumnos cuando preparan evaluaciones o exámenes potencia las facultades intelectuales y les ayuda a mejorar el rendimiento.

Las nuevas tecnologías ayudan y facilitan algunas tareas, pero no hay fórmulas que permitan superar los exámenes sin estudiar

El problema surge cuando esa leve tensión da paso a la ansiedad, y ésta termina por derrotar al estudiante. Se trata de evitarlo. Y se puede conseguir siguiendo los consejos de los educadores y psicólogos de CONSUMER EROSKI que, en la escuela on line ¿Aprender a aprender? recomiendan poner en práctica hábitos que ayudan a mejorar el estudio no sólo el día anterior al examen, sino durante los meses precedentes porque, según indican "es una cuestión de actitud". Eso sí, actitud pero con método e hincando los codos, porque aunque las nuevas tecnologías ayudan y facilitan algunas tareas, como el acceso a la información, no hay fórmulas que permitan superar los exámenes sin estudiar, ni siquiera estudiando sólo un poco. Estudiar mucho y bien es el mejor método para que la falta de confianza se transforme en seguridad, que es el antídoto más eficaz para enfrentarse sin miedo a cualquier examen.

Primer paso: preparar la materia

Tiempo y planificación. Lo primero en lo que debe pensar todo estudiante cuando comienza el curso, o en los meses previos a la celebración del examen, es en organizar la materia y fijar plazos viables para enfrentarse a ella contando con un planning diario de estudio. Caer en el error de dejar todo el temario para estudiarlo los días anteriores o incluso para la víspera, acaba pasando factura. Por eso, el tiempo es el mejor compañero de estudios, ya que permite poner en práctica las técnicas de aprendizaje más adecuadas. Con ellas, los alumnos no sólo logran retener la materia aprendida más allá del día del examen, sino que son capaces de desarrollarla con sus propias palabras y de encontrar una lógica a lo que están estudiando. Es lo que se denomina aprender con método.

La primera regla de oro a interiorizar es comprender todo lo que se estudia

Comprensión. Más allá de la edad del estudiante o de la magnitud del examen, la primera regla de oro a interiorizar es comprender todo lo que se estudia. Además de que en general es poco útil, de poco sirve aprenderse todo de memoria sin entender apenas nada, porque el pánico se puede apoderar del estudiante en el momento en el que se olvide una palabra o una frase que le haga perder sentido a un contenido aprendido de memoria. La información se desordenará y el alumno se mostrará incapaz de contestar a la pregunta del examen o cometerá errores de bulto que delatarán su desconocimiento de la materia. Ésta es una de las razones esenciales por la que los estudiantes deben adquirir fórmulas de aprendizaje desde edades muy tempranas.

Aquí se exponen algunas de las fórmulas que hay que seguir para aprender comprendiendo:

  • Para hacernos una idea general de los contenidos, lo mejor es realizar una lectura rápida y atenta del tema o texto que hay que estudiar.

  • A continuación, una segunda lectura, más analítica y en la que se subrayarán las ideas y datos fundamentales.

  • Es el momento hacer un esquema que sirva de base para hacer un resumen del tema, y que será el que se estudiará en profundidad desarrollándolo de forma oral o por escrito. Así, se interioriza la información lógica y visual de la materia.

  • El esquema se asemeja a una fotografía de la estructura del tema con sus ideas principales y secundarias, mientras que el resumen es la herramienta que permite relacionar esas ideas. Además, al elaborarlo y estudiarlo se va uno acostumbrando a redactar los contenidos sin olvidar ningún dato importante.

  • Si esta tarea se hace a lo largo de la evaluación o del cuatrimestre, resultará más fácil y rápido asimilar y memorizar los contenidos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: No todo es estudiar »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto