Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Adiestramiento

Tipos de contenidos: Mascotas

Despilfarro de escuela de alimentacin
Λ
Tu canal de Mascotas

Obediencia canina: normas básicas para educar al perro en casa

El comportamiento del perro es el resultado de su herencia genética, de la educación que recibe y de sus experiencias vitales, sobre todo, cuando es un cachorro

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Fecha de publicación: 18 de mayo de 2012
Imagen: andreaarden

Acudir cuando se le llama, no pedir comida en la mesa, no subir a la cama de sus dueños o pasear de manera correcta por la calle son algunas de las situaciones que distinguen a un perro educado de uno que no lo está. Desde que el perro llega a casa, hay que dejarle claro qué se espera de él, conseguir que acate ciertas normas y obedezca órdenes sin problema. Sepamos cómo conseguirlo.

La convivencia satisfactoria con el perro se basa en gran parte en educar de manera correcta al animal, de forma que acepte órdenes como acudir cuando se le llama o no traspasar los límites que se le imponen. Cuando surgen obstáculos en la convivencia, lo habitual es que se deban a planteamientos educativos erróneos y desconocimiento sobre las necesidades del animal.

Situaciones tan cotidianas como llamar al perro para que acuda, conseguir que obedezca cuando se le dice "no" o que camine de manera correcta durante el paseo son los caballos de batalla de muchos dueños y los pilares básicos del manual de obediencia canina. Si un perro no acata estas órdenes básicas, habrá tensiones en casa derivadas de problemas de convivencia con el animal.

Ordenar al perro que acuda a la llamada

El hecho de que el perro acuda cuando se le llama es importante y necesario. Imaginemos que estamos en el campo, llega el momento de irse a casa y, cuando llamamos al perro, no acude. Entonces tenemos que perseguirle y hay peligro de que el perro se escape y, por lo tanto, se pierda o resulte atropellado. Este comportamiento es una prueba evidente de que el perro no está bien educado y debemos solucionar el problema antes de que la situación se complique más.

Es recomendable ensayar en casa la orden de acudir, sobre todo, cuando el perro es un cachorro

La orden para que el perro acuda a nuestra llamada ("ven") debe pronunciarse con claridad y acompañada de gestos que la apoyen, como señalar con el dedo nuestra posición. La palabra que indica la orden de acudir debe ser siempre la misma para que el perro la asocie con la acción correcta. No debemos limitarnos a decir el nombre del perro, sin más, para que acuda.

Una vez que el perro obedece la orden, hay que recompensarle cuando llega a nuestro lado. Bastarán unas felicitaciones verbales efusivas y unas caricias. Conviene no irse a casa en cuanto el perro acude a nuestro lado, sino jugar un rato con él antes de irnos. De esta manera, el perro no asociará el hecho de obedecer la orden de acudir a la llamada con el fin del momento lúdico. Es recomendable ensayar en casa la orden de acudir, sobre todo cuando el perro es un cachorro, ya que es la mejor edad para que el perro asimile con facilidad ciertas normas de comportamiento.

Ordenar al perro que permanezca "sentado" o "quieto"

En numerosas ocasiones, el perro puede tener un comportamiento inapropiado, como molestar a sus dueños mientras comen. La orden "quieto" es muy útil para frenar este tipo de situaciones indeseadas.

El aprendizaje de estas órdenes se consigue de manera más sencilla a través del juego y siempre con la técnica de la recompensa tras la actitud obediente del perro. Hay que transmitirle felicitaciones y caricias, que se pueden acompañar con una galleta canina.

La orden "sentado" es muy útil cuando el perro se pone nervioso o se descontrola por una determinada situación, como ante la presencia de otro perro o con las visitas de amigos de la familia con quienes se muestre demasiado efusivo.

Si el perro no acata órdenes básicas, habrá tensiones en casa derivadas de problemas de convivencia con el animal

La técnica para el aprendizaje de esta orden es la misma que al pedirle estar quieto. En ambas situaciones, además, hay que dar la orden en un tono enérgico y seguro, con gestos que la refuercen. Cuando se pronuncia la orden "quieto", ha de mostrarse la palma de la mano extendida, como señal que indique el acto de frenar.

Caminar con correa de manera adecuada

La aceptación de la correa por parte del perro no siempre es una labor sencilla. Muchos dueños pasean con sus perros a base de dar tirones a la correa. El paseo, más que un momento lúdico y de relajo, se convierte entonces en una situación que genera estrés y enfados.

Las pautas que pueden ayudar a que el perro aprenda a caminar de manera correcta con la correa son:

  • Elegir el collar y la correa adecuados para el tamaño y complexión del perro, de manera que el animal se sienta cómodo con ella y no oprimido.
  • Acostumbrarle en casa a llevar correa antes de salir con ella a la calle, sobre todo, cuando el perro es un cachorro.
  • Aplicar la norma que marque al perro la necesidad de caminar por el mismo lado y no dejar que se cruce, impida caminar al dueño o se enrede entre sus piernas.
  • Si queremos que el perro entienda que no camina de manera correcta, no debemos usar la correa para dar tirones, ya que le pueden provocar dolor. Es más recomendable frenar y decir "no" o "quieto", para reanudar la marcha cuando el perro se haya tranquilizado.

El comportamiento del perro es el resultado de su herencia genética, de la educación que ha recibido y de las experiencias que vive, sobre todo, cuando es un cachorro. Para que el perro sea obediente, hay que sentar ciertas bases cuando es pequeño. A partir de los cuatro meses ya está en disposición de acatar órdenes, como acudir cuando se le llama. La paciencia y la coherencia son pautas fundamentales para educar al perro y nunca hay que confundir disciplina bien impartida con autoritarismo exacerbado.

Consejos

  • Enseñar ciertas pautas de obediencia al perro desde que es un cachorro. Con cuatro meses ya puede obedecer órdenes básicas, como acudir cuando se le llama.

  • Si queremos que el perro obedezca, las órdenes deben ser claras y siempre las mismas para conseguir una acción determinada.

  • Las órdenes deben acompañarse de un lenguaje corporal acorde a lo que se pide al perro.

  • La constancia y la paciencia son fundamentales para conseguir resultados.

  • Tener claro qué se espera del perro. Si no queremos que duerma en nuestra cama, debemos mantener la misma postura siempre.

  • Todos los miembros de la familia deben actuar en la misma línea al dar órdenes.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto