Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

^
Tu canal de Mascotas

¿Por qué el perro tiene miedo a las tormentas?

El ruido de los truenos activa los sistemas de defensa del can, que incluyen segregar adrenalina y aumentar el ritmo cardiaco

Imagen: erikorama

El cerebro de uno de cada tres perros se acelera de un modo exagerado durante los chaparrones. El miedo a las tormentas no es extraño entre los canes, señala un estudio publicado por la revista científica 'Applied Animal Behaviour Science'. Es un rasgo evolutivo, que le empuja a buscar refugio, según algunos especialistas. Los niveles de estrés se disparan en el can durante el diluvio y el animal miedoso se esconde, oculta el rabo y echa a temblar. Algunas pautas ayudan al perro a superar su temor a las tormentas, entre ellas, prevenir la ansiedad antes de que se sienta, encender la radio y protegerle del agua. Así se explica a continuación.

Miedo del perro a las tormentas

Entre el 15% y el 30% de los perros tienen miedo y sufre estrés durante las tormentas

Entre el 15% y el 30% de los canes tienen miedo a las tormentas y reaccionan con episodios de estrés. Es lo que concluye un estudio de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.), publicado en la revista científica 'Applied Animal Behaviour Science'. El cielo se oscurece, el horizonte se cubre de pesadas nubes y no tardará en comenzar a llover. Si el temporal además cuenta con ruidosos truenos y llamativos rayos, no es extraño que el perro comience a temblar.

La ansiedad o fobias en el perro (entre ellas, el miedo a las tormentas) constituyen el 35% de las consultas que atiende el Servicio de Etología Clínica del Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza. Las reacciones de pánico de estos animales ante la llegada del temporal incluyen los temblores, esconder el rabo entre las piernas, así como ocultarse en busca de refugio en algún inhóspito rincón de la casa.

Un rasgo evolutivo del can, que le empuja a buscar refugio

Alarmarse y sentir pánico ha permitido al perro escapar de muchos peligros y ponerse a salvo

El temor a las tormentas en el perro es, en opinión de la etóloga Teresa Marías, "un rasgo evolutivo del animal" que ha resistido a centenares de años de domesticación. "Alarmarse y huir de los truenos ha permitido al perro salvarse de muchos peligros, como derrumbamientos de árboles o ser atrapado por los rayos", afirma Marías, autora del blog Etología familiar. La angustia provoca una alarma en el perro, que le empuja a buscar un refugio seguro de forma urgente.

Además, la extraordinaria capacidad auditiva del can es, en buena parte, responsable de estos episodios de pánico. "El perro tiene más oído que nosotros, por lo que percibe con mayor intensidad el ruido de la tormenta", explica Marías. Un can puede diferenciar sonidos de hasta 60.000 hercios, frente a los 20.000 hercios que escucha el ser humano. Esto explica que, lo que no es perceptible para nosotros, sí lo sea (y mucho) para el perro.

Los niveles de estrés se disparan en el perro durante el diluvio

Los perros con miedo a los truenos segregan un 200% más de hormonas cortisoles, una respuesta al estrés

La ansiedad por truenos y rayos lleva a los canes temerosos a esconderse debajo de la cama e, incluso, a morder muebles, entre otras reacciones consecuencia de la ansiedad. Los investigadores de la Universidad de Pensilvania analizaron muestras de saliva de un total de 19 canes a los que se les había diagnosticado pánico a la lluvia. Los niveles de las hormonas cortisoles (una respuesta del estrés) aumentaron nada menos que un 200% durante la tormenta.

El chaparrón había actuado como un estresante del sistema nervioso de estos animales, por lo que la cantidad de adrenalina y de cortisoles producida por sus glándulas se disparó. Estos torrentes de hormonas van a parar a la sangre del animal y aceleran su ritmo cardiaco, así como la intensidad y frecuencia de su respiración. Es, en definitiva, un sistema que ayuda a nuestro amigo peludo a ponerse en alerta.

Consejos para calmar a un perro que teme las tormentas

1. Prevenir la ansiedad en el perro. La prevención es el mejor remedio contra el miedo del can a las tormentas. Tratar de relacionar la llegada del temporal con una experiencia positiva (juegos, caricias) es una buena idea para evitar que nuestro peludo amigo desarrolle un temor exagerado a los días grises.

2. La radio puede calmar al can. Igual que ocurre con los cachorros cuando se quedan solos en casa, la radio suele ser una buena compañera para un perro con miedo a los truenos. Optar por música instrumental y relajante es otro modo de evitar la ansiedad en el animal.

3. Un can protegido del agua tiene menos miedo. Contar con un techo, mejor en casa y a nuestro lado, es de gran ayuda para evitar el estrés en el perro durante los aguaceros. Además, la ropa de lluvia (chubasqueros caninos y paraguas entre otros) es de gran ayuda para evitar que el animal tema la llegada del paseo.

4. Feromonas antiestrés. Calmar a un animal que siente un temor exacerbado durante las tormentas es, en ocasiones, complicado. Ciertas feromonas comerciales ayudan al animal a rebajar, en parte, su tensión. En cualquier caso, lo correcto es consultar antes con un veterinario o etólogo canino.

5. Tratamientos para rebajar la sensibilidad del animal. En algunos casos, nuestro peludo amigo necesitará ayuda especializada, es decir, un etólogo canino que pueda tratarle. Hay diferentes técnicas indicadas para acostumbrar al animal, de forma paulatina, a los ruidos de la tormenta. Entre ellas, los denominados tratamientos desensibilizantes, que tratan de que el animal se habitúe, poco a poco, a los días grises con truenos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto