Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

Escuela de alimentación
^
Tu canal de Mascotas

Cuando el perro ladra, el bebé entiende

Los niños son capaces de distinguir las emociones que un perro transmite a través de sus ladridos

Imagen: Eelco Cramer

¿Qué dice el perro a través de sus ladridos? Aunque no todos los adultos serían capaces de responder con acierto a esta pregunta, no ocurre lo mismo con los bebés. Este artículo explica por qué los niños de seis meses pueden descifrar las emociones que hay tras los ladridos del can.

Los bebés comprenden al perro que ladra

Los bebés de seis meses aún no han aprendido a hablar. Sin embargo, ya entienden las emociones que hay detrás de los ladridos del perro, afirman los expertos. "Los bebés distinguen la agresividad en los ladridos del perro cuando existe pero también sabe cuando los ladridos caninos son amables y amistosos", asegura Ross Flom, neurocientífico y psicólogo, que ha investigado cómo reaccionan los pequeños ante los sonidos caninos.

Los bebés relacionan sin problemas distintos ladridos del perro con imágenes más o menos amigables

Durante el estudio, Flom y sus colegas dejaron escuchar diferentes tipos de ladridos grabados a un grupo de bebés, desde sonidos caninos enfadados hasta gemidos de perros más amigables. La sorpresa fue descubrir que los niños de seis meses no tuvieron problema para emparejar de forma adecuada los sonidos con imágenes más o menos agresivas de perros.

¿Cómo transcurrió la investigación? Los bebés primeros vieron las imágenes de dos perros. Una de ellas mostraba a un can con actitud agresiva mientras que la segunda reflejaba a un simpático animal, en posición amigable.

Después, los sonidos de los ladridos de los perros sonaron en la sala de forma aleatoria. Los bebés de seis meses miraron durante la mayor parte de la audición la imagen correcta del perro, en función de su actitud.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista científica 'Developmental Psychology'.

Los bebés entienden las emociones del perro

El perro es un animal que expresa sus emociones de un modo muy visible. El can utiliza sus ladridos para expresar ansiedad, alegría o tristeza, su cola para mostrar que se encuentra feliz o asustado, pero también la posición de sus orejas y hasta la altura de su cabeza sirven para exteriorizar sus sentimientos.

Los niños que aún no hablan no son inmunes al lenguaje corporal del can

Los bebés que aún no saben hablar no son inmunes a este gran despliegue de señales comunicativas del perro. Incluso antes de conocer los enigmas del lenguaje verbal humano, los niños detectan las emociones de su entorno, incluidas las presentes en el tono de voz de sus padres y familiares. Por eso, son capaces de distinguir la tristeza o la agresividad de la felicidad en los ladridos del perro.

Niños pequeños y perros: cosas en común

Imagen: ripkas

Perros y bebés, tienen más cosas en común. El cerebro de un can funciona en algunos aspectos de un modo muy similar al de un niño.

El investigador Stanley Coren, de la Universidad de British Columbia, ha estudiado cómo piensan los perros y su modo de resolver ejercicios matemáticos y lingüísticos más o menos complejos.

De esta forma, el psicólogo experto en canes asegura que un can distingue un total de 165 palabras y gestos humanos. Una cifra muy similar a la de un niño de dos años.

Además, la presencia de perros en clases infantiles puede ayudar a los alumnos en edad preescolar a concentrarse en sus tareas, según concluye otro estudio realizado por la psicóloga experta en comportamiento canino, Nancy Gee.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en