Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Cuestiones-legales > Temas jurídicos

Tipos de contenidos: Mascotas

^
Tu canal de Mascotas

Me divorcio: ¿quién se queda con el perro?

El destino de los animales domésticos propiedad de la familia se tiene que determinar durante el proceso de separación o divorcio

Imagen: meira888

Una pareja se divorcia, pero tienen un perro y ambos lo quieren, no se ponen de acuerdo sobre quién se queda con él. La pelea en una pareja que decide divorciarse por conseguir la tenencia del perro es una situación habitual. Tomar decisiones consensuadas por ambas partes de la pareja durante el divorcio no es sencillo. Hay que intentar hacerlo de mutuo acuerdo, pero si hay posiciones enfrentadas, la solución pasa por resolver el asunto con un procedimiento contencioso.

El destino de los animales domésticos propiedad de la familia se tiene que determinar durante el proceso de separación o divorcio . El veredicto depende, entre otros factores, del régimen económico que tuviera el matrimonio cuando se adquirió el animal. También influye el valor económico y sentimental del perro. Las parejas de hecho, se pueden encontrar en la misma situación con su perro que otra que esté casada.

El régimen económico, que rige la unión de la pareja, sirve para determinar quién es el dueño legal del animal. En España, la normativa civil, permite que los cónyuges pacten, a través de capitulaciones matrimoniales. Éstas se plasman en una escritura pública, ante notario, antes o después del matrimonio. Las modalidades son: sociedad de gananciales, separación de bienes y de participación.

Titularidad compartida

En el caso de que se trate de régimen de gananciales, el animal puede pertenecer a ambos miembros de la pareja, o bien a uno de ellos. Este último caso, se producirá si uno de ellos adquirió el perro antes de iniciarse el régimen económico de gananciales, lo compró con su dinero o se lo regaló otra persona.

Puede darse el caso de que ninguna de las dos partes implicadas quiera renunciar al animal y entonces, se puede mantener la titularidad compartida.

El régimen económico, que rige la unión de la pareja, sirve para determinar quién es el dueño legal del animal

De esta manera, una parte se puede encargar de los cuidados diarios del perro y la otra parte puede visitar al animal y ocuparse de él durante determinadas temporadas, como por ejemplo en las vacaciones estivales.

La propiedad del animal debe poder acreditarse con una factura de la compra o, en caso de adopción, con algún documento que demuestre quién es el adoptante y, por lo tanto el dueño legal del perro. Si el animal es propiedad exclusiva de uno de los miembros de la pareja, será él quien tenga que hacerse cargo del perro como dueño o dueña legal.

Casos de abandono

Puede darse el caso de que cuando la pareja se divorcia, la parte que se queda con el animal decida abandonarlo como revancha contra la situación que se ha producido. Si la pareja tiene conocimiento de estos hechos, está en la obligación de denunciarlos, ya que según nuestra legislación vigente es ilegal y puede dar lugar a sanciones económicas. En estos casos, para que la denuncia prospere es imprescindible saber a quién hay que sancionar. Hay dos maneras de saber quién es el artífice del abandono:

A través del microchip, cuya colocación es obligatoria, y sirve para localizar a los dueños del animal. Aunque, si bien es cierto que hay quien no cumple la normativa que obliga a su colocación.

La otra vía es a través de la identificación del autor del abandono del animal con testigos, que en este caso puede ser el propio cónyuge o amigos y familiares en común de la ex pareja.

Si el animal es propiedad exclusiva de uno de los miembros de la pareja, tendrá que hacerse cargo del perro

En el caso en que el abandono del animal se produjera con un coche (se abre la puerta del vehículo y se deja al perro en la calle) se puede apuntar la matrícula del coche para poder localizar y denunciar al autor de los hechos.

Denuncias anónimas

Las denuncias de este tipo se pueden cursar a través del gabinete jurídico de una sociedad protectora de animales y también se puede avisar al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) en el teléfono gratuito 062. Las denuncias anónimas, según explica Alicia Muñoz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid," son de poca o ninguna utilidad en muchos casos, ya que es necesario que los denunciantes estén dispuestos a ratificar su denuncia, en caso de que sea necesario". Alicia Muñoz añade que la responsabilidad empieza por la implicación de uno mismo.

Consejos

  • Si se puede llegar a un acuerdo amistoso sobre quién de las dos partes de la pareja se queda con el perro, se evitarán gastos en asuntos judiciales y quebraderos de cabeza.

  • Tener en cuenta que la titularidad sobre el animal puede ser compartida y de esta manera ambas partes podrán disfrutar de la compañía del perro.

  • Si el animal ya era propiedad de una de las partes de la pareja, antes del matrimonio o unión de la pareja, se mantendrá así tras el divorcio o separación y la pareja no tendrá ningún derecho de decisión sobre el animal.

  • Si se tiene conocimiento por parte de uno de los cónyuges de que su ex pareja maltrata o abandona al animal, éste debería de denunciar los hechos ante las autoridades competentes.

Etiquetas:

divorcio, perros


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto