Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Salud > Vacunas y enfermedades

Tipos de contenidos: Mascotas

Haces compras por la Red?
Λ
Tu canal de Mascotas

La otitis del perro, más peligrosa en verano

El calor y la humedad tras los baños en la playa del perro crean las condiciones óptimas para que crezcan los microorganismos responsables de la otitis canina

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Última actualización: 16 de agosto de 2012
Imagen: wsilver

Las infecciones de oído (otitis) en el perro son más frecuentes en verano: el calor y la presencia de agua en el interior del oído tras los baños crean las condiciones de humedad apropiadas para que hongos y bacterias crezcan sin problemas en los conductos auditivos de nuestro amigo. Los perros de orejas largas padecen más otitis, ya que las orejas colgantes actúan como una barrera que bloquea el paso normal de aire. Aprender a reconocer que el perro tiene otitis y realizar unos cuidados especiales durante el verano son claves para evitar infecciones más graves.

La otitis en el perro es más frecuente en verano

La otitis en el perro es la inflamación del conducto auditivo, que empieza en el pabellón auditivo (oreja) y recorre todo el oído del animal, hasta alcanzar el tímpano. Esta afección es más habitual en verano "debido a los baños en el mar", explica el veterinario Franck Savary, si bien "las patologías del oído en el can son bastante frecuentes", añade.

La otitis es la inflamación del conducto auditivo del perro, que recorre todo el oído hasta el tímpano

El oído del perro se divide en tres partes: la fracción externa y visible, que es la oreja del animal; el oído medio, que le protege de los sonidos excesivos; y el oído interno, un conjunto de conductos intrincados y cavidades rellenas de líquido que le confieren la capacidad de oír, pero también de guardar el equilibrio.

La otitis se debe a la acción de ciertos tipos de bacterias y hongos, que alcanzan el oído del perro y provocan su infección e inflamación. Estos organismos encuentran en verano las condiciones óptimas para crecer sin control. El agua en el interior del oído crea las condiciones de humedad que los hongos y bacterias necesitan para reproducirse a gran velocidad. Esto explica que sea importante secar con esmero el interior de los oídos tras los baños del perro.

"El calor, la falta de aire en el interior del conducto auditivo, así como la humedad que pueda quedar en este tras los baños en el mar o de aseo son factores que ayudan a que los gérmenes proliferen", advierte Savary. Si además el oído del perro contiene suciedad, los microorganismos proliferarán con más facilidad.

Otro tipo de otitis frecuente en el perro cuando llega el calor se debe a las espigas o largas gramíneas (plantas herbáceas), tan frecuentes en el campo durante la primavera y la época estival. Si la espiga logra engancharse al pelo del perro que rodea sus orejas, no es extraño que entre en el oído del animal y provoque una infección grave.

Los perros de orejas largas padecen más otitis

Las orejas colgantes del perro actúan como una barrera que bloquea el paso normal de aire

Las mascotas con orejas grandes y colgantes son más propensas a padecer una infección de oído, frente a los animales con el pabellón elevado. Las orejas colgantes actúan como una barrera que bloquea el paso normal de aire, que arrastraría a su paso ciertas bacterias y hongos causantes de la otitis en el perro.

Esto explica que esas posibles bacterias y hongos que se alojarían en el interior de los enrollados conductos del perro orejudo tuvieran mayores facilidades para crecer e infectar el oído. Los conductos internos del oído de un perro conforman un serpenteante laberinto de canales que se retuercen. Este enredo explica que no siempre sea fácil para la mascota airear sus conductos. La tarea de limpieza se complica aún más para un perro con orejas grandes.

Aprender a reconocer que el perro tiene otitis

Es adecuado aprovechar el momento del aseo de los oídos del perro para revisar una posible infección en esa zona. Un oído sano tiene un color rosa pálido y, además, no huele mal.

Una de las señales que avisan de que la mascota padece una infección de oídos es la presencia anómala de cera en esta zona del pabellón. Tampoco es extraño que la otitis genere un hedor desagradable e intenso procedente de la zona del oído.

La inflamación auditiva ocasiona con frecuencia molestias a nuestro peludo amigo: el picor es frecuente cuando el perro sufre otitis. Si un perro sacude o se rasca sus orejas con demasiada frecuencia, será casi seguro que tenga una afección auricular.

"La primera señal de que el perro padece otitis es que empiece a sacudir la cabeza y a rascarse la oreja", asegura Savary. "Cuando la infección es más grave, el perro comienza a caminar con la cabeza ladeada hacia el oído afectado, e incluso, en fases muy avanzadas, el can puede llegar a caerse al perder el equilibrio", agrega. El oído interno proporciona al animal la capacidad de oír, pero también de guardar el equilibrio.

Aplicar el tratamiento adecuado para la otitis del perro es una de las claves para que la infección del oído de nuestra mascota se cuide sin provocar mayores daños. Esto significa que, ante estos síntomas, conviene realizar una pronta visita al veterinario.

Claves para evitar la otitis del perro en verano

  1. Recortar con cuidado el pelo alrededor de las orejas del perro es una buena idea para evitar que las espigas se adhieran y oculten en esa zona. Hay que revisar al perro tras los paseos o recorridos al aire libre.
  2. Preste especial atención a los oídos del perro durante el baño. Se puede frenar la entrada de agua y jabón al interior de los conductos auditivos con unos sencillos tapones de algodón. Así se evita que el líquido quede retenido en los oídos de nuestra mascota.
  3. El correcto aseo de oídos del perro, con el producto adecuado es otra de las claves. Pero también se debe prestar especial atención al secado.
  4. Aproveche el momento de aseo de los oídos del perro para revisar si hay una infección en esa zona.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto