Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Vertederos incontrolados

Son recintos ilegales peligrosos para la salud humana y para el equilibrio medioambiental

  • Autor: Por CÉSAR MARTÍN
  • Fecha de publicación: 28 de junio de 2005

Los vertederos incontrolados son un riesgo para la salud pública, un foco de contaminación para el agua y el aire, además de un cúmulo de incomodidades para la ciudadanía. Su sellado y control se ha convertido en un objetivo para las instituciones, que se han propuesto su erradicación total y la recuperación de los espacios que ocupaban, en parte, porque ya son recintos ilegales susceptibles de ser perseguidos por la Ley. Pero, ¿cómo se sellan estas infraestructuras? ¿Qué tendencias se imponen en la gestión de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU)? En España ya se han puesto en marcha algunas experiencias orientadas a valorizar y minimizar los desechos.

Plan de Residuos: Cómo acabar en 2006 con 4.000 vertederos incontrolados

Hasta hace no muchos años la costumbre hablaba de utilizar vertederos incontrolados en las afueras de las localidades para eliminar buena parte de los residuos sólidos que se producían, sobre todo, en poblaciones pequeñas y medianas. Allí se vertía cualquier tipo de basura doméstica, escombros, restos vegetales, pilas o cualquier otro desecho habitual. Esas zonas carecían -y carecen donde aún proliferan- de los mínimos controles sanitarios y de la perceptiva cubrición de los vertidos, circunstancias que derivaban en importantes impactos medioambientales y sociales. Su presencia es sinónimo de focos de roedores y de insectos, de peligro de combustión y de incendios forestales, de emisión a la atmósfera de gases contaminantes y malos olores, degradación de suelos, contaminación de acuíferos y aguas superficiales, y de degradación del paisaje.

Gracias a los avances legislativos y a la continua labor de concienciación sobre la necesidad de un desarrollo sostenible y compatible con el respeto medioambiental, los vertederos incontrolados empiezan a ser objeto de control y persecución. Por todo ello, en el año 2000 el Consejo de Ministros del Gobierno aprobó el Plan Nacional de Residuos Urbanos 2000-2006. Entre los objetivos de éste se encontraban la clausura y sellado de los casi 4.000 vertederos incontrolados en España, meta que requeriría de una inversión de más de 438 millones de euros, según reflejan los datos facilitados por el Ministerio de Medio Ambiente.

Como se refleja en el Plan, el sellado de vertederos incontrolados con las debidas garantías es diferente según las características físicas del terreno y su ubicación, se requieren por tanto acciones específicas. En términos generales, el proceso precisa de la limpieza del cúmulo de desechos, el sellado del mismo y la aplicación de los controles medioambientales pertinentes. Al respecto, desde el departamento de Urbanismo y Medio Ambiente de la Diputación Foral de Álava se indica que la primera etapa en la desaparición de un vertedero incontrolado consiste en la retirada del grueso de los residuos encontrados y, generalmente, su traslado a un depósito hábil.

Recinto de características controladas

"Un vertedero debería incluir una cubierta de drenaje para filtrar los líquidos de las referidas capas. Para acabar la instalación, y si fuera preciso, se debe instalar una cubierta exterior, por ejemplo, de gravas no compactadas rematadas con césped y diversas especies vegetales llamadas a recuperar el paisaje de la zona degradada. Más tarde llegarán los controles naturales que comprueben la calidad del sellado, su aislamiento y que la zona no vuelva a acoger residuos de forma incontrolada", detalla Estévez.

Todo ello, una vez transformado el foco de vertidos ilegales, significaría el almacenamiento de basuras en "un recinto de características físicas y técnicas específicas en el que se han tomado las medidas de seguridad adecuadas para evitar todo efecto nocivo o molesto que cause deterioro al medio donde se ubica", explica Ana García López, del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en