Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Impacto ambiental del agua embotellada

El agua envasada provoca toneladas de residuos y un gasto innecesario de recursos

¿Por qué ha crecido su consumo?

La demanda de agua embotellada ha crecido a un ritmo vertiginoso en todo el mundo. Según un estudio del Earth Policy Institute, se bebieron en 2004 en todo el mundo unos 154.000 millones de litros de agua envasada, un 57% más que hace sólo cinco años. Por países, los italianos son los que más agua embotellada bebieron, con 184 litros por persona en 2004, mientras que España es el sexto país del mundo que más agua de este tipo consume, con 137 litros al año.

Un metro cúbico de agua envasada costaba en España en 2003 unos 340 euros; idéntica cantidad de agua corriente costaba no más de un euro y medio

Los consumidores no escatiman a la hora de comprar agua envasada, a pesar de las enormes diferencias de precios frente al agua potable de suministro público. Según el informe "The World's Water" impulsado por el Pacific Institute, una organización privada de investigación estadounidense sobre temas de desarrollo, medio ambiente y seguridad, un metro cúbico (mil litros) de agua envasada costaba en España en 2003 unos 340 euros; idéntica cantidad de agua corriente costaba no más de un euro y medio. En otros países las diferencias pueden ser aún mayores: Los californianos pagaban en el mismo año 900 euros por ese metro cúbico de agua embotellada frente a los 50 céntimos de euro que les suponía el agua del grifo.

En este sentido, sirva como ejemplo el caso de Dasani, una marca perteneciente a Coca-Cola que utiliza agua de grifo purificada por osmosis inversa. En 2004, la multinacional trató de introducir este producto en el mercado británico. Sin embargo, la opinión pública de este país provocó finalmente su retirada, tras conocerse que el agua que se cobraba a 1,40 euros el medio litro procedía de Thames Water, una de las empresas británicas de distribución que le vendía a Coca-Cola dicha agua a unos 0,004 euros por cada medio litro; el precio final era 350 veces mayor.

Imagen: S. H.

En cualquier caso, lo que verdaderamente encarece el producto final no es el agua. Un estudio elaborado por la investigadora de la Universidad de Ginebra Catherine Ferrier, por encargo del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF), afirmaba que el 90% como mínimo del coste real de una botella de agua se lo lleva el embotellado, el transporte, la distribución o las campañas de marketing.

En opinión de Miguel Jara, experto en temas de salud y ecología, las empresas envasadoras han sabido crear y explotar sus productos en plena era de la preocupación por una mejor calidad de vida. Sin embargo, el agua del grifo de los países desarrollados no tiene nada que envidiar a las aguas embotelladas.

Por una parte, la propia legislación española advierte de que las diversas clases de aguas envasadas no tienen ventajas específicas y demostradas para la salud. Por otra parte, el suministro público de agua posee garantías y controles suficientes de calidad. En este sentido, un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) realizado a finales del año pasado en 50 capitales de provincia españolas aseguraba que ninguna ciudad superaba el límite legal de trihalometanos (unas sustancias volátiles peligrosas para la salud) y sólo tres (Cáceres, Ciudad Real y Lugo) se situaban por encima del límite recomendado.

Producción y consumo de agua embotellada en España

España es el cuarto productor y consumidor europeo de aguas minerales naturales tras Italia, Alemania y Francia, según la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE). En cuanto a la calidad de las aguas envasadas, un estudio publicado en la revista CONSUMER EROSKI analizó ocho muestras de botellas de conocidas marcas de agua, y concluyó que todas cumplían la normativa.

Por su parte, los consumidores españoles prefieren el agua mineral natural sin gas, a diferencia por ejemplo de los estadounidenses, que se decantan por el agua de grifo purificada. En cuanto al tipo de botella, se utiliza el plástico principalmente, frente a otros países, como las citadas Alemania o Austria, más proclives al vidrio retornable.

En cuanto a las principales empresas del mercado español de aguas embotelladas, el Grupo Danone, con sus marcas Font Vella y Lanjarón, encabeza la lista, seguida del Grupo Nestlé, con sus marcas Aquarel, Perrier, Vitel y Viladrau; el Grupo Pascual (Bezoya); y el Grupo Vichy Catalán, con sus Vichy, Mondariz y Malavella.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto