Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Ocho consejos para una vuelta al cole más ecológica

El nuevo curso escolar puede ser más sostenible con diversos consejos para padres, alumnos y colegios

Se acerca el final de las vacaciones y el momento de ir organizando la vuelta al cole. El nuevo curso académico puede ser más ecológico y, de paso, más económico, con varios hábitos de consumo sostenibles aplicados al material escolar, libros, ropa o transporte. Este artículo ofrece ocho consejos para que la vuelta al cole sea más ecológica.

1. Dar un buen repaso a los armarios

Antes de comprar nada, una buena idea es indagar por armarios, cajones, trasteros, etc. para recuperar todo tipo de materiales escolares y ropa que puedan aprovecharse para el nuevo curso. De esta manera, además de ahorrar dinero, se consigue reducir la generación de residuos y la extracción de nuevas materias primas.

2. Reutilizar todo lo que se pueda

Planificar una vuelta al cole ecológica contribuye a ahorrar dinero y a cuidar el medio ambiente

Después de reducir, reutilizar es la acción más ecológica que cualquier consumidor puede realizar en su vida cotidiana.

Los libros escolares de hermanos mayores o amigos pueden reaprovecharse si se han mantenido con cuidado. Las asociaciones de padres de alumnos pueden hacer una colecta para conseguir y distribuir manuales usados que puedan servir a otros estudiantes.

En cuanto a la alimentación, frente a los envases de usar y tirar, es deseable emplear recipientes, tarteras, cantimploras, bidones, etc., para utilizarse más de una vez y, si es posible, fabricados con materiales ecológicos.

3. Hacer una lista de la compra con lo imprescindible

Planificar un listado con las cosas necesarias facilita las compras, permite ahorrar y evitar el despilfarro, que en el caso de los alimentos constituye un grave impacto ambiental. De igual manera, una lista de la compra escolar es muy útil y ayudará a reducir el gasto y emplear solo lo imprescindible.

Imagen: Ecoalf

4. Decantarse por productos útiles y de calidad

Aunque algunos productos, como la ropa, poco les dura a los niños, adquirir productos de baja calidad por su reducido precio no resulta a la larga una buena idea. Lo barato suele ser caro, no solo para el bolsillo, sino también para el medio ambiente. La calidad, en especial cuando se trata de menores y de productos sensibles, es un elemento que debe priorizarse. Para ello, es bueno analizar los productos, que tengan una buena relación calidad-precio, aprovechar las rebajas o descuentos y que sean resistentes y útiles.

5. Adquirir material escolar ecológico

Las principales marcas comerciales de material escolar tienen cada vez más productos "ecológicos", o con la sostenibilidad interiorizada en su proceso. Asimismo, algunas firmas especializadas en productos ecológicos, gran parte de ellas alemanas, poseen una línea específica de material escolar "verde". También conviene fijarse en las etiquetas ecológicas, como el FSC para productos de bosques gestionados de forma sostenible, o si están fabricados con criterios de calidad ambiental, como los certificados ISO 14001. Los puntos de venta habituales de material escolar, las tiendas de productos ecológicos o Internet pueden proporcionar una variada oferta.

6. Adoptar una Agenda 21 Escolar

Los responsables educativos también pueden impulsar medidas que aumenten la sostenibilidad y la conciencia ambiental. Cada vez más centros de toda España adoptan la Agenda 21 Escolar, una iniciativa "hija" de la Agenda 21, creada por la ONU en la Cumbre de Río de 1992 para aumentar el desarrollo sostenible en las ciudades. En el caso concreto de la Escolar, sus objetivos pasan por la mejora del medio ambiente y el apoyo al desarrollo sostenible en los centros educativos y desde ellos. Los temas que se pueden tocar son muy diversos, como la biodiversidad, el cambio climático, la contaminación, los hábitos de consumo, las energías renovables o la movilidad. Las escuelas tienen que integrarla dentro de su sistema organizativo, con una metodología de varias fases y que implique a profesores, alumnos, familias y personal no docente.

7. Generar una mayor conciencia ambiental

Los expertos señalan la importancia de educar a los niños en el cuidado del entorno. Si de pequeños se interiorizan buenas prácticas y recuerdos asociados al medio ambiente, de mayores será más fácil que se conciencien por su cuidado. Para ello, los adultos tienen la responsabilidad de enseñar a los más pequeños valores y hábitos ecológicos. Una buena forma de conseguirlo es mediante juegos y actividades lúdicas divertidas relacionados con la naturaleza.

8. Evitar en lo posible el uso del coche privado

El uso del coche privado implica, además de un considerable gasto económico, un importante impacto ambiental en forma de contaminación y emisiones de gases de efecto invernadero, implicadas en el cambio climático. Por ello, siempre que sea posible hay que evitarlo. Elegir un centro educativo lo más cercano a casa, utilizar el transporte público o, en su defecto, compartir el vehículo privado son algunas recomendaciones para lograrlo. Cada vez más centros educativos de todo el mundo, ya sea organizado por los padres o desde el propio colegio, organizan "pedibuses" para que los estudiantes vayan a pie a la escuela acompañados de uno o más adultos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto