Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Compra y alquiler

Tipos de contenidos: Motor

^

Comprar coche de segunda mano: no basta con un precio increíble

Contar con la opinión de un mecánico que revise su estado y formalizar la operación en un contrato escrito, claves para acertar

  • Fecha de publicación: 24 de marzo de 2009

El mercado en general está casi parado; el de vehículos, en retroceso. Los más pesimistas pronósticos que manejaban fabricantes y concesionarios de turismos para el comienzo del año se han visto empeorados durante los dos primeros meses del ejercicio. La venta de coches en febrero se desplomó hasta lo nunca visto: las matriculaciones de automóviles nuevos cayeron en España casi el 50% respecto al mismo mes del año pasado, el peor dato de que se tiene constancia documentada en un mes de febrero. El número de matriculaciones nos lleva a las cifras de 1993: sí, el mercado ha retrocedido 15 años. La frenética renovación de la flota de estos últimos años ha echado el freno.

Coches de ocasión

Con la crisis económica y la incertidumbre que genera incluso en quienes apenas la están notando, vuelve a la costumbre de apurar hasta el final el ciclo de vida de los vehículos, tanto porque alargamos la vida útil de los que poseemos como porque, cuando se decide comprar, se mira más hacia el mercado de coches de ocasión que al de modelos a estrenar.

Lo que aleja a posibles compradores, es la desconfianza sobre el estado del vehículo y el temor a ser engañados

Los coches usados siempre han sido una alternativa interesante. De hecho, es un mercado que crece ajeno a la crisis. El gran atractivo de los vehículos de segunda mano es su precio, muy inferior al de los modelos nuevos. El hándicap, lo que aleja del mercado de coches usados a buena parte de los posibles compradores, es la desconfianza sobre el estado en que se encuentra el vehículo y el temor a ser engañados. No parece aventurado pronosticar que los próximos meses verán como muchas personas recurrirán al mercado de ocasión porque el banco les niega el crédito que necesitan para adquirir un auto nuevo. Por eso, ahora que para muchos la única opción de comprar un coche es hacerlo si el utilitario es de segunda mano, conviene más que nunca conocer los aspectos en los que fijarse, los pasos que se han de seguir y los derechos que protegen a comprador y vendedor antes de formalizar la operación.

Clasificar la oferta

Los anuncios de coches de segunda mano pueblan las páginas de motor de la prensa, de las revistas especializadas y de un gran número de sitios web en Internet dedicados a la venta de vehículos usados. Además, hay establecimientos específicos de compraventa, concesionarios y carteles que los particulares cuelgan en el coche que desean vender. La oferta y los canales por los que llegar a los posibles clientes son abundantes. Lo más recomendable cuando se comienza la búsqueda es acotarla teniendo en cuenta únicamente los aspectos que se desea reúna el vehículo. Las preferencias por determinada marca y modelo, unas ciertas prestaciones y características (tamaño, número de plazas, espacio hábil...), un precio ajustado a nuestras posibilidades, un cierto límite en los kilómetros que lleve recorridos, el tipo de vida que haya tenido el coche, que el vendedor viva en la misma comunidad autónoma que el comprador... son elementos que ayudarán a que el interesado pueda cribar la amplia oferta de coches usados que tiene ante sus ojos.

Este es el momento de hacer una selección de los vehículos que hayan superado la primera selección, los que mejor se hayan adaptado a las expectativas, necesidades y posibilidades del comprador. Si se puede, conviene comprobar en persona que la descripción del vehículo en el anuncio se corresponde con la realidad. Por ello, es muy aconsejable ver el coche o solicitar a su dueño toda la información necesaria, ya que cuantos más datos se tengan del vehículo más fácil será saber si el precio que se pide por él es o no competitivo.

Calcular el máximo que se debe pagar por un coche usado

Un coche recién salido de fábrica comienza perder valor en el mismo instante en el que atraviesa la puerta del concesionario y pisa la calle. Según los cálculos de los especialistas en motor de CONSUMER EROSKI, la devaluación que sufre un automóvil en sus primeras 24 horas de vida en manos del usuario ronda el 15%. Y, en una espiral de pérdida de valor, a partir de los cinco años de antigüedad, se devaluará un 10% cada año. Así, sacamos dos conclusiones: un coche de más de 10 años de vida apenas vale nada; y calcular el valor aproximado de un vehículo es una tarea muy compleja.

El momento idóneo para comprar o vender un coche es cuando han transcurrido entre dos y cinco años desde la primera matriculación

Las revistas especializadas en motor publican tablas de precios de vehículos de hasta cinco años. No obstante, no dejan de ser importes aproximados ya que hay otros factores determinantes para saber cuánto se puede pagar -si se es el comprador- y cuánto se debe pedir -si se trata del vendedor- por un coche de segunda mano. El precio del vehículo puede verse incrementado si posee mejoras o extras, accesorios no incluidos de serie: GPS, equipo de música, neumáticos y llantas nuevos, mejora de las pastillas de freno... Un buen historial en tráfico, sin golpes ni accidentes, haber superado con éxito todas las revisiones de la ITV y contar con un libro de mantenimiento en el que se pueda comprobar que se han hecho las revisiones estipuladas aporta más valor al vehículo. En el otro extremo, la edad del turismo, el número de kilómetros recorridos y el consumo de carburante y aceite son los indicadores que, de ser elevados, más influyen en el descenso del precio. Pero no siempre se cumple la regla de "cuantos más años, más distancia recorrida y, por tanto, menor precio del coche de segunda mano". El mejor momento para comprar o poner a la venta un vehículo es cuando han transcurrido entre dos y cinco años desde la primera fecha de matriculación: se considera que el coche aún mantiene óptimas sus prestaciones mecánicas y que el kilometraje no influye de forma excesiva. En cambio, una vez superados los cinco años, deviene esencial tener más en cuenta los kilómetros recorridos. Un coche de tres años con muchos kilómetros no sufre una depreciación excesiva, mientras que el valor de uno de ocho años, aunque de que no se haya utilizado mucho, se ve muy reducido.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto