Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

Tipos de contenidos: Salud

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Payasos de hospital

El trabajo que llevan a cabo las asociaciones de payasos en los centros sanitarios contribuye a una mejora de la calidad de vida de niños y adolescentes ingresados

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Última actualización: 2 de agosto de 2006
Imagen: arch_rowdie/Flickr

Muchos niños y adolescentes pasan largas temporadas lejos de su entorno familiar y social debido a un ingreso hospitalario. Ya sea por enfermedad grave o intervención, la estancia en un hospital genera un elevado grado de sufrimiento, tanto en los pacientes de menor edad como en sus familias. Existen asociaciones de payasos de hospital que intentan disminuir el estrés que este proceso genera. Para que su trabajo sea efectivo, su dedicación va dirigida tanto al menor como a la familia. De ese modo facilitan la tarea a los profesionales sanitarios.

Un caso particular

Un proceso de hospitalización provoca en mayor o menor medida un estado de ansiedad y tristeza. En el se caso de los niños, aunque disponen de un mayor poder de recuperación física y psicológica que los adultos, esta situación se acentúa. Por este motivo, y desde hace unos años, han empezado a tener cabida en los hospitales, como parte de la terapia en pacientes de corta edad, asociaciones de payasos. En España, así como en el resto del mundo, últimamente se ha producido un auge de estas agrupaciones, la mayoría sin ánimo de lucro. Pupaclown en Murcia, La Sonrisa Médica en Mallorca, Payasospital en Valencia, Los titiritas en Granada y Saniclown en Madrid son un ejemplo.

Un caso particular es la asociación Pallapupas que nace en Barcelona con el deseo de llevar algo más que la sonrisa a los niños de los centros hospitalarios de Cataluña. El trabajo que realizan estos payasos va más allá del aspecto lúdico de jugar y reír. Su rasgo estriba en que parte de su función es la de aportar, además, soporte psicológico, terapéutico y de integración social.

Ayudan al profesional sanitario en su labor de atención médica, y éstos dejan a los payasos el aspecto más emocional para hacer comprender al niño el proceso que está viviendo. «Dejamos que cada uno haga el trabajo que le corresponde, trabajamos decididamente con el mejor entendimiento de todas las partes», aclaran. «Incluso en momentos de intervención psicológicamente intensa, como son los pinchazos y las curas dolorosas, el personal sanitario solicita nuestra presencia», añaden desde la asociación.

«Utilizamos el juego como herramienta y motor del desarrollo psicológico del niño»

Para los Pallapupas, «lo importante es que los niños no dejen de serlo, que jueguen, que rían y que acepten la situación que están viviendo». La sonrisa es el lenguaje que mejor entienden los niños, añaden. Contribuye a que se relajen y tranquilicen. Y lo mismo ocurre con los padres. Y así, el personal sanitario «puede trabajar mejor». «Utilizamos el juego como herramienta y motor del desarrollo psicológico del niño», insisten. «Por unos instantes, en la misma habitación, conseguimos que olvide o desdramatice la situación que están viviendo. Una familia relajada hace relajar al niño», explican los componentes de Pallapupas. Parte de su trabajo consiste en detectar dónde poner más énfasis, si en el niño o en la familia, para que este servicio sea efectivo para ambas partes.

Esta asociación sin ánimo de lucro empezó su actividad en 2000, en el Hospital de Sant Joan de Déu, de Barcelona. También prestó sus servicios a niños afectados de enfermedades oncológicas del Hospital Materno-infantil de la Vall d´Hebrón, también de Barcelona y Parc Taulí, en Sabadell. En febrero de 2003 incorporaron su tarea al área de psiquiatría, donde llevan a cabo talleres de expresión corporal (danza, yoga, acrobacias, terapias de grupo, masaje, técnicas de relajación) entre los usuarios pre-adolescentes y adolescentes ingresados. Se trata de jóvenes con problemas de adaptación social debido a enfermedades tales como trastornos de conducta, bipolaridad, esquizofrenia o con intentos de autolisis, entre otros. También las sesiones de vídeo y discusión sobre temas relacionados con la adolescencia tienen gran seguimiento. Se han obtenido tan buenos resultados que muchos pacientes al recibir el alta piden seguir con los talleres.

Desde hace poco han puesto en marcha un nuevo proyecto en un área desconocida para ellos, los quirófanos. «Acompañamos al niño pasando por la anestesia, quirófano e incluso en la sala de reanimación», añaden. Después de un año de implantación, el equipo sanitario ha comprobado que la presencia de los payasos, además de beneficiosa, es necesaria. Cuando el niño despierta están a su lado y lo acompañan hasta la sala donde esperan los familiares. Por cuestiones de higiene hospitalaria, los payasos dentro de quirófano van con el vestuario adecuado.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto