Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Recetas para ir de picnic
Λ

Medicamentos y alcohol

Los especialistas aconsejan que mientras se está medicado no se puede beber alcohol aunque, en función de las patologías, los niveles de tolerancia y riesgo son distintos

  • Autor: Por TATIANA ESCÁRRAGA
  • Fecha de publicación: 21 de junio de 2005

Aunque beber alcohol es un hábito socialmente aceptado se olvida que su ingesta disminuye la atención, la capacidad de reacción e, incluso, dificulta la concentración. Y cuando se combina con ciertos medicamentos, los efectos del alcohol pueden ser graves; en algunos casos potencia la actividad de los fármacos y en otros la reduce. ¿Se anulan los efectos de un medicamento cuando éste se mezcla con el alcohol? ¿Cómo nos puede afectar el consumo de aspirinas, por ejemplo, cuando se toman también bebidas alcohólicas? Los especialistas aconsejan ser estrictos cuando un tratamiento médico sea incompatible con el consumo de alcohol.

Práctica frecuente

Muchos especialistas ven claro que la mezcla de medicamentos y alcohol se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente entre la población sin que las personas tengan en cuenta los efectos nocivos de este cóctel. Ingerir alcohol al mismo tiempo que ciertos fármacos es más habitual en hombres que en mujeres y también en personas de edad avanzada

Ingerir alcohol al mismo tiempo que ciertos fármacos es más habitual en hombres que en mujeres y también en personas de edad avanzada

, según una Encuesta Nacional de Salud.

Fármacos como los ansiolíticos, analgésicos, antiinflamatorios, tranquilizantes y antidepresivos tienen un consumo cada vez más elevado entre la población. En función de la actividad que estos medicamentos tienen en el organismo, aumenta el riesgo cuando se mezclan con alcohol. No se puede establecer a ciencia cierta cuál es la cantidad mínima de alcohol que tiene consecuencias al combinarse con medicamentos, según afirma Isabel Castillo, especialista en farmacia hospitalaria del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. Pero, aún así- dice Castillo- los riesgos existen.

El alcohol, explica esta especialista, es de por sí un depresivo del sistema nervioso central. Pero también actúa en la alimentación, pues produce un "estado de anorexia", ya que contiene calorías vacuas que producen en el consumidor la sensación de saciedad y disminuyen la ingesta de alimentos. Esto afecta a la absorción de vitaminas, según explica Julio Mateo Vic, secretario de información del colegio de farmacéuticos de Madrid.

Si el alcohol se combina con un medicamento que tiene la misma consecuencia, el efecto se potencia. Esto ocurre con las pastillas para dormir, los analgésicos fuertes y los antihistamínicos, indicados en caso de alergia. "Se produce una somnolencia a unos niveles mucho más altos y más graves", señala Isabel Castillo. Esta mezcla es especialmente peligrosa cuando se conduce un vehículo. Los somníferos, tranquilizantes y ansiolíticos tienen un efecto prolongado y pueden ser perjudiciales si se bebe alcohol

Los somníferos, tranquilizantes y ansiolíticos tienen un efecto prolongado y pueden ser perjudiciales si se bebe alcohol

, pues los reflejos disminuyen considerablemente. "La mezcla de alcohol y tranquilizantes causa somnolencia, intoxicación, pérdida de memoria e incluso la muerte, porque tomados juntos son la causa de miles de sobredosis mortales cada año en todo el mundo", dicen desde el colegio de farmacéuticos de Cantabria.

Julio Mateo Vic explica que ante el alcohol hombres y mujeres reaccionan de forma distinta y ello influye en las consecuencias que puede tener la mezcla con medicamentos. La mujer, por lo general, aguanta menos dosis de alcohol. "En términos de tolerancia es una cuestión particular, porque depende de cómo reaccione cada persona", señala este especialista.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto