Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Francisco Hijano, pediatra

"Es peligroso que los bebés con menos de 20 semanas duerman con sus progenitores"

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Última actualización: 23 de febrero de 2011
  
Francisco Hijano es pediatra de atención primaria y coordinador del 8º Curso de Actualización en Pediatría 2011.

Los bebés que duermen en la misma cama que sus padres maman un tercio de tiempo más que el resto. Esta práctica, conocida como colecho, ayuda a desarrollar el vínculo con los progenitores y, entre otros, es uno de los motivos que arguyen sus defensores para promoverla. Sin embargo, tiene riesgos importantes, como muerte súbita, asfixia y dependencia de los padres. Por este motivo, se desaconseja hasta que el bebé cumpla seis meses y está contraindicada cuando los progenitores toman alcohol y medicación de forma simultánea, si las madres son fumadoras o si se lleva a cabo en el sofá. Así lo recuerda Francisco Hijano, pediatra de atención primaria y coordinador del 8º Curso de Actualización en Pediatría 2011, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP).

¿En qué consiste el colecho?

Se refiere a la práctica de algunos padres, que duermen con su hijo en la misma cama. Ha sido y es frecuente en muchos países del mundo. Aunque en Europa se abandonó en el siglo XIX, en la actualidad se reintroduce por recomendación de las asociaciones que promueven la lactancia materna y que detectan que los niños que duermen en la misma cama que sus progenitores maman un tercio más que quienes duermen separados, en su propia cama. También defienden que ayuda a desarrollar un vínculo entre padres e hijos.

¿Qué dicen los detractores?

Supone ciertos riesgos y aducen que puede provocar un aumento del riesgo de muerte súbita o por asfixia, o bien se asocia con problemas de sueño en otras etapas de la vida e, incluso, puede generar dificultades y dependencia de los padres.

¿Estas afirmaciones están basadas en estudios científicos?

"El colecho puede provocar un aumento del riesgo de muerte súbita y se asocia a problemas de sueño en otras etapas de la vida"

Lo están y, puesto que éste es un tema que preocupa, en el curso de Actualización en Pediatría 2011 celebrado recientemente, hemos invitado a una pediatra de atención primaria, María Aparicio, que ha revisado toda la pediatría basada en la evidencia y ha analizado todos los estudios que abordan la cuestión. A partir de este análisis detallado, ha destacado que el colecho está contraindicado en tres situaciones: cuando los progenitores consumen alcohol o medicación que induzca a un sueño más profundo e impida tener un nivel de alerta suficiente, cuando las madres son fumadoras y en ningún caso debe practicarse en el sofá. En estas tres situaciones no está indicado. Después de examinar los estudios que se han hecho al respecto, no se puede concluir que dormir con los progenitores sea seguro, sobre todo, en menores de 20 semanas.

¿Es a partir de esa edad cuando no habría problemas?

Los estudios hacen referencia a que en menores de 20 semanas no estaría indicado el colecho. A partir de los 6 meses sí sería seguro, siempre que se eviten las tres situaciones citadas antes.

En el caso de las madres fumadoras, ¿la contraindicación se debe al hecho de ser fumadoras o a la posibilidad de fumar en la cama con los bebés?

El colecho no estaría indicado si en ese momento la madre fuma, por el peligro que supone para la salud del niño.

¿Por qué el sofá no es un lugar adecuado?

"El bebé debe dormir boca arriba, en su cuna, sin ningún tipo de almohada ni muñecos"

La prohibición de practicarlo en el sofá está relacionada con una mayor posibilidad de asfixia. En el sofá, que no es una superficie plana como el colchón, hay mayor riesgo de flexión del cuello y de hiperflexión, que puede provocar asfixia. El hecho de que un niño duerma en un sofá es una práctica nada aconsejable.

En el caso de los padres que toman bebidas alcohólicas o medicación, ¿qué sucede?

El nivel de alerta de los padres que duermen con un niño pequeño está mermado bajo los efectos del alcohol o de la medicación y pueden poner al bebé en riesgo de aplastamiento. Está claro que no está aconsejado en esta situación.

¿El colecho consiste en colocar al bebé entre los dos progenitores o al lado de la madre?

Consiste en dormir en la cama con los progenitores. El niño puede situarse donde la madre prefiera, en una posición u otra, pero siempre al lado de la madre, que es quien le da de mamar.

¿Los padres deben adoptar alguna posición determinada en la cama para garantizar la seguridad del pequeño?

En los estudios no se ha analizado la posición concreta de los padres, aunque es obvio que deben cerciorar la seguridad del bebé que duerme con ellos.

Del mismo modo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que la lactancia materna se realice al menos durante seis meses, ¿se recomienda un periodo mínimo de tiempo para el colecho?

"El lactante de menos de seis meses debe dormir en su cuna, al lado de la cama de sus padres"

No hay ninguna recomendación al respecto, mientras que en la lactancia materna, sí. La lactancia materna, según sus defensores y la propia OMS, se recomienda hasta los dos años de vida, aunque nunca como alimento exclusivo, sí como parte de una alimentación completa para el lactante. A partir de los seis meses, esta alimentación se complementa con la introducción de distintos alimentos en la dieta.

¿Cuál es la recomendación actual para que los bebés duerman de forma segura?

La práctica más segura, según la revisión realizada por esta experta, es que el lactante de menos de seis meses duerma en una cuna al lado de la cama de sus padres.

¿En qué posición?

Los niños deben dormir siempre en posición supina (boca arriba) y sin utilizar almohadas. Una vez que tengan bien desarrollada la succión (el aprendizaje de la succión puede requerir un tiempo), puede aconsejarse el uso del chupete.

¿Y de lado?

"Una vez que el lactante tenga bien desarrollada la succión, se aconseja el uso del chupete"

La posición lateral no es la recomendada por todos los expertos, sino boca arriba y sin ningún tipo de almohada ni muñecos en la cuna que, en un momento dado, puedan obstruir la vía aérea del niño.

¿Qué ocurre con los gemelos? ¿Se puede practicar el colecho con ellos?

Todas las personas que promueven esta práctica no hacen distinción en cuanto al número de personas que duermen en la misma cama. En principio, aunque sea más complicado, no por ello está contraindicado.

¿Se recomienda que los gemelos duerman juntos en una misma cuna?

No deben dormir juntos. Cada niño debe dormir solo en su cuna, ya que tienen un nivel de alerta distinto al del adulto y tampoco se pueden proteger como tal.

EL CHUPETE, OTRO BENEFACTOR DEL BEBÉ

Los bebés nacen con distintos gestos y movimientos instintivos. Uno de ellos es el instinto de succión. La lactancia materna les permite aprender a succionar de manera correcta, pero este aprendizaje puede llevarles un tiempo. No obstante, una vez que un lactante aprende, es conveniente darle el chupete. Así lo avalan distintas investigaciones. Según explica Francisco Hijano, "los estudios científicos apuntan a que el chupete podría proteger y ser útil para prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante". Asegura que es una evidencia recomendada, siempre que el lactante tenga bien establecida la succión, es decir, "cuando la madre observa que no le provoca grietas en el pezón y que le vacía bien el pecho. En ese momento, se puede introducir el chupete, ya que no es de esperar que el niño experimente una confusión entre un tipo de succión u otro".

Pero, a pesar de la protección evidenciada que confiere al lactante, el mecanismo todavía no se conoce bien. "Al parecer, deja la vía aérea permeable y abierta, aunque no sabemos por qué exactamente, aún no hay datos concluyentes", afirma Hijano. No obstante, sus ventajas no hacen del chupete un instrumento aconsejable más allá de cierta edad. "Es una práctica que se fomenta en niños pequeños y, después, debe abandonarse a los dos años para que no se les deformen los dientes. Tiene su periodo de tiempo", aclara este pediatra.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto