Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Combatir la obesidad y la diabetes con hábitos regulares

Seguir un horario establecido para las comidas y el descanso es clave para disfrutar de buena salud

Imagen: Wavebreakmedia

Cada vez son más las evidencias que demuestran la importancia de los horarios en la salud. De hecho, varias líneas de investigación actuales se preguntan "cuándo" en vez de "cuánto". La cantidad y calidad de la comida y las horas de sueño no son solo importantes, sino que el momento del día en el que se realizan las actividades puede tener un papel significativo para combatir problemas de salud como la obesidad o la diabetes. En este artículo se explican las razones.

"¿Quiere gozar de buena salud? Acuéstese temprano, descanse suficiente, respete los horarios de las comidas y, sobre todo, al mediodía coma temprano". Así parece ser que rezarán en un futuro próximo las recomendaciones de los expertos para llevar una vida saludable. Ya varias investigaciones señalan que dormir y comer a deshora podría aumentar el riesgo a padecer trastornos como diabetes tipo 2, obesidad, desórdenes metabólicos y enfermedades cardiovasculares. Trabajar a turnos, comer fuera de horarios y entre horas, las actividades lúdicas nocturnas y la falta de horas de sueño son rutinas que se deberían minimizar para cuidar la salud.

Alteración del reloj interno: peor salud

El cambio continuo de los hábitos de sueño y alimentación puede generar una alteración en los ritmos circadianos

El cambio continuo de los hábitos de sueño y alimentación puede generar cronodisrupción, esto es, una alteración en los ritmos circadianos que podría ser considerada como un factor de riesgo para muchas patologías. La explicación la aportan diversos estudios epidemiológicos que demuestran que los trabajadores a turnos tienden a valores mayores de glucemia (glucosa en sangre), así como niveles elevados de insulina y triglicéridos. Se intuye que este aumento puede estar provocado por una alteración en los niveles de la melatonina, una hormona relacionada con el sueño.

Así, el trabajo a turnos significa tener unos patrones laborales que no siempre siguen el periodo diurno de ocho horas y esto provoca alteraciones en el sueño y en los hábitos alimentarios. Para evitarlo, se recomienda que se fomenten turnos que se ajusten lo mejor posible al patrón normal diario.

Salud y ritmo circadiano: apetito y sueño

Para adelgazar, no solo es importante la cantidad de calorías que se consumen, sino también cuándo se ingieren. De acuerdo con los resultados de una línea de investigación que se sigue hace años, realizar la comida principal más temprano ayuda a perder peso cuando se hace dieta.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores siguieron el tratamiento de pérdida de peso durante 20 semanas en 420 personas que se dividieron en dos grupos: las que comían temprano al mediodía (antes de las tres) y las que lo hacían más tarde (después de las tres). Los resultados mostraron que el primer grupo tuvo una mayor facilidad para perder peso, pues los participantes no solo adelgazaron más, sino que también lo hicieron de manera más rápida.

Realizar la comida principal más temprano ayuda a perder peso cuando se hace dieta

En el estudio, publicado en la revista International Journal of Obesity, también se tuvieron en cuenta otros factores que podían influenciar en la pérdida de peso, como las calorías consumidas, el gasto energético, los niveles de hormonas del apetito y las horas de sueño. Observando estas variables, no se encontró diferencia significativa entre ambos grupos. Sin embargo, sí se halló en las personas que almorzaban tarde: tenían mayor actividad en las últimas horas del día, consumían desayunos menos energéticos y se los saltaban con más frecuencia. Pese a que ya era conocida esta relación entre el horario de alimentación y la regulación del peso en animales, este estudio ha sido el primero en demostrar esta concordancia en humanos.

Por último, en la investigación también se analizaron genes que habían sido previamente relacionados con la obesidad y el funcionamiento de los ritmos circadianos. El análisis comprobó que el grupo que comía más tarde poseía de forma más frecuente una variante del gen 'clock' asociada con la obesidad, el sueño alterado y el desorden en los horarios en general.

El trabajo lo han llevado a cabo científicos de la Universidad de Murcia, la Universidad de Tufts (Boston, EE.UU.) y la Universidad de Harvard (EE.UU.) y ha sido liderado por Marta Garaulet, doctora en Farmacia, Máster en Salud pública y nutricionista.

La cronobiología

La cronobiología es la ciencia que estudia los ritmos circadianos, conocidos como relojes internos del organismo. Son los ciclos responsables de una multitud de funciones fisiológicas, tales como el sueño y el apetito. El sistema marcha gracias a un mecanismo regulador central situado en el hipotálamo y a una serie de relojes autónomos secundarios repartidos por distintos órganos (corazón, hígado y páncreas).

El tejido adiposo contiene uno de estos relojes cuyo objetivo principal es regular su metabolismo. Cada día, los adipocitos (células grasas) realizan un balance entre la síntesis y la degradación de lípidos, así como la excreción de diversas hormonas denominadas adipoquinas, que están muy relacionadas con el apetito, la obesidad y la diabetes tipo 2. Varios estudios relacionan los genes circadianos con los genes encargados de regular el metabolismo, en concreto la implicación de los relojes internos en la obesidad y el desarrollo otras enfermedades.

Etiquetas:

diabetes, obesidad, sueño


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en