Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

^

El vértigo

Una falsa sensación de movimiento

El vértigo o "alucinaciones del movimiento" se manifiesta diferentes formas: falta de estabilidad, pérdida del equilibrio, náuseas y vómitos. ¿Cómo diferenciar un vértigo de un mareo? Los médicos advierten de la dificultad para diagnosticar este mal sin haber realizado con anterioridad una exploración completa del oído del paciente. Este trastorno del equilibrio puede aparecer tanto en niños como en adultos y su tratamiento dependerá de la naturaleza del vértigo: periférico, central y mixto. Una vez detectada la causa del mal se puede tratar a través de medicamentos y de otras prácticas como la cirugía. No obstante, los especialistas en otorrinolaringología recuerdan que además de los tratamientos puntuales, existen una serie de medidas que el paciente puede desarrollar y que contribuyen a que los episodios o crisis de vértigo se mitiguen.

Síntomas y causas

El vértigo, pese a lo que pueda parecer, es un síntoma, no una enfermedad en sí misma. Concretamente, es el indicio de que algo no funciona bien en el oído interno o en alguna de las conexiones del mismo con el sistema nervioso central del cerebro. En ocasiones se confunden vértigo y mareo, sin embargo, "el vértigo hace referencia a una alteración del sistema vestibular (alojado en el oído interno y cuyo centro neurológico está en el tronco del encéfalo), mientras que el mareo es una alteración del equilibrio que no tiene por qué estar relacionado con el vértigo Se suele decir que siempre que hay vértigo existe sensación de mareo, pero no siempre que tenemos sensación de mareo existe vértigo", explica el doctor Nicolás Pérez, director del departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universitaria Navarra. Y es que como comenta el doctor Andrés Soto, miembro de la Sociedad Gallega de Otorrinolaringología y del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico Santiago de Compostela, "enfermedades muy diferentes y de distinta gravedad pueden tener como uno de sus síntomas el vértigo". De ahí la importancia de un correcto diagnóstico que determine el problema y sus causas.

"El vértigo aparece cuando en el oído interno se produce un trastorno orgánico o funcional que hace perder la coordinación en el mantenimiento del equilibrio que debe existir siempre entre los dos oídos", explican el doctor Pérez y la doctora María Soledad Boleas, de la Clínica Universitaria Navarra. El sistema vestibular, encargado de mantener el equilibrio, se encuentra formado por un laberinto posterior, el nervio vestibular y las vías vestibulares centrales. Dependiendo de si la zona lesionada es una u otra, se diferencian tres tipos de vértigo: los conocidos como periférico, central y mixto, éste último el más complejo al tratarse de una mezcla de los dos anteriores.

El vértigo periférico es el más frecuente, tiene lugar cuando la alteración está localizada en el laberinto (oído interno) y nervio vestibular. En estos casos, los pacientes notan presión y dolor en el oído, pierden audición y aprecian molestos zumbidos. Los especialistas señalan que normalmente este tipo vértigo aparece en épocas de primavera y otoño y las crisis que provocan son breves y aisladas. El vértigo central, por su parte, se produce cuando la lesión está localizada en el sistema nervioso central y es muy común que los pacientes sufran al andar, al colocarse en determinadas posturas, tengan visión doble, dolores de cabeza intensos y crisis de mayor duración.

Las causas que provocan el vértigo son múltiples y de distinta naturaleza. Entre las más comunes se encuentra el desplazamiento de los otolitos "partículas microscópicas de carbonato cálcico que se encuentran en una determinada zona del laberinto posterior, oído interno. Cuando se desplazan de su ubicación habitual, el paciente en el momento de levantarse, acostarse o tumbarse de lado siente sensación de vértigo. Esto se conoce como vértigo posicional paroxístico benigno", explica el doctor Soto. No obstante, infecciones de oído, traumatismos cráneoencefálicos, tumores en el nervio vestibular o enfermedades neurodegenerativas también pueden ocasionar su aparición.

Los síntomas de las crisis de vértigo, que pueden durar desde segundos hasta horas o días enteros, son muy similares en todas las personas, aunque la intensidad y percepción puede variar de unas a otras. Sensación de movimiento rotatorio, desplazamiento anteroposterior o lateral, vómitos, náuseas y otros síntomas vegetativos como palidez, sudoración o palpitaciones, pérdida de agudeza auditiva, ruidos en los oídos, alteraciones de la fuerza o parálisis faciales, son algunas de las más habituales, según donde se localice la lesión.

En cualquier caso, como recomiendan los doctores Pérez y Boleas lo importante es "realizar una historia clínica para conocer qué padece el paciente y, sobre todo, si los síntomas se localizan en el oído o se trata de otros más neurológicos, para lo que debe hacerse un reconocimiento físico en profundidad". Concretamente, en los niños, pese a que los episodios suelen ser esporádicos, es fundamental llevar a cabo una exhaustiva exploración auditiva y del equilibrio para descartar posibles lesiones a nivel cerebral. "Se puede hacer con una resonancia nuclear magnética cerebral", explica el doctor Soto. Además, es muy importante conocer los antecedentes familiares y personales, puesto que la mayor parte de las lesiones que llevan a que el paciente acuda al médico son de carácter ocasional, por lo que es difícil encontrar signos o síntomas en una primera exploración.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto