Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Haces compras por la Red?
Λ

Tricotilomanía o arrancarse el pelo

El estrés y la ansiedad favorecen la obsesión por arrancarse el cabello

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA PARA CONSUMER.ES
  • Fecha de publicación: 31 de mayo de 2004

La tricotilomanía o el trastorno de arrancarse el pelo afecta a casi cuatro de cada cien personas y, aunque no es una enfermedad muy común, sus consecuencias pueden derivar en trastornos psicológicos importantes que deben controlarse a tiempo. Los más perjudicados son siempre las mujeres y los niños, bien sea por presentar cuadros de estrés asociados con cambios hormonales o como respuesta a la presión de padres y profesores. Si la ingesta del cabello se convierte en una costumbre, las consecuencias se complican, con riesgos para el aparato digestivo.

Causas

La tricotilomanía no está considerada una enfermedad muy común. Son pocos los casos que se conocen, aunque puede llegar a afectar a casi cuatro de cada cien personas. Quienes la padecen experimentan una necesidad casi obsesiva de arrancarse el pelo y advierten los expertos que, si no se controla a tiempo, puede convertirse en una enfermedad muy duradera. La parte más afectada suele ser la cabeza, sobre todo en el caso de los niños, aunque también es frecuente que los pacientes se empeñen en depilar con sus propias manos las cejas, las pestañas, las axilas o el pubis.

Según explica el jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Jerónimo Sáiz, "en un 10% de los casos, la tricotilomanía está relacionada con un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC )", y es que los enfermos llegan a arrancarse el pelo de manera casi irracional. "Lo que obliga a hacerlo es un impulso irresistible, y eso angustia", matiza.

Existe la posibilidad de que la tricotilomanía se manifieste de manera aislada e individual respecto a otros trastornos, aunque es muy frecuente que se relacione con sintomatología obsesiva y cuadros de ansiedad. También se puede encontrar su origen en factores genéticos -pacientes con familiares enfermos-, temperamentales -dificultad de regulación de la conducta- o desencadenantes -situaciones de estrés-.

Actividades sedentarias como ver la televisión, leer, escribir, hablar por teléfono o el momento antes de ir a dormir son situaciones que favorecen el desarrollo de la enfermedad, puesto que el paciente se enfrenta a ratos vacíos en los que "no hay nada que hacer".

La Sociedad Española de Dermatología y Psiquiatría subraya, por su parte, la asociación "manifiesta" entre el estrés emocional y la enfermedad física, derivada de hábitos compulsivos que alivian la tensión a través de la manipulación del cabello. "Los afectados quedan atrapados en pensamientos que no pueden controlar y se ven obligados a repetir ciertos comportamientos como el único medio de aliviar su tensión interna", señalan desde la Sociedad.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto