Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

Ahora no podemos parar
Λ

Empleo para las personas discapacitadas

Unas 2.000 personas discapacitadas se beneficiarán cada año de los convenios para acceder al mercado laboral ordinario con la ayuda de un preparador

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 18 de agosto de 2007
Imagen: Dominik Golenia

El empleo con apoyo existe en España desde hace, aproximadamente, quince años. Sin embargo, no fue hasta el pasado mes de junio cuando se aprobó el Real Decreto que regula esta modalidad. Las asociaciones de personas discapacitadas han aplaudido que por fin exista una norma sobre este tipo de empleo, que permite su inserción en el mercado ordinario, pero además han agradecido el reconocimiento a una labor que desempeñan desde 1992. Se calcula que en la actualidad siete de cada diez personas discapacitadas en edad de trabajar y dispuestas a ello están en paro. La nueva normativa prevé remontar esta situación y que unas 2.000 personas al año, en su mayoría con discapacidad severa, se beneficien de las subvenciones y convenios de inserción laboral que recoge. También se regula por primera vez la labor del preparador laboral, una figura clave que se encarga de la formación de los trabajadores y su adaptación al puesto, así como de las tareas posteriores de seguimiento.

Principales características del empleo con apoyo

El pasado 29 de junio se aprobó el Real Decreto que regula los programas de empleo con apoyo, una modalidad cuyo objetivo es conseguir la inserción de las personas con discapacidad en el mercado ordinario de trabajo. En concreto, el empleo con apoyo consiste en formar a una persona para un puesto determinado. En esta tarea cuenta con la ayuda de un preparador o preparadora laboral, que le enseña a desempeñar su labor, le acompaña al puesto de trabajo y, una vez concluido este proceso, realiza un seguimiento a largo plazo de su situación en la empresa. En definitiva, se trata de conseguir que las personas discapacitadas accedan a un empleo remunerado en el mercado libre, en las mismas condiciones que el resto de trabajadores y trabajadoras.

Por primera vez, se regula una labor que muchas asociaciones desempeñan desde hace 15 años

La importancia del Real Decreto recién aprobado radica en que, por primera vez, la Ley regula una labor que muchas asociaciones desempeñan desde hace 15 años y se reconoce una modalidad alternativa al empleo protegido de los centros especiales o tutelados a los que tradicionalmente se ha derivado a las personas con discapacidad. Además, la presidenta de la Asociación Española de Empleo con Apoyo (AESE), María Luisa Arenas, explica que esta normativa "supone un reconocimiento al trabajo de las asociaciones, que hasta ahora nadie había hecho". "Es un gran avance, una reivindicación por la que se estaba luchando desde hace mucho tiempo y que ahora se ha convertido en una realidad", añade Carlos Medina, técnico del departamento de Formación y Empleo de la Fundación ONCE.

Se intenta que cada empleo se adapte a la edad y los gustos de la persona que lo va a desempeñar

El movimiento europeo de desarrollo del empleo con apoyo, conocido como EUSE por sus siglas en inglés (European Union of Supported Employment), atribuye a éste la capacidad de considerar a cada persona única, "con intereses, preferencias, condiciones y biografías que le son propias". De esta manera, se intenta que cada empleo se adapte a la edad y los gustos de la persona que lo va a desempeñar, no al contrario. Alcanzar este objetivo implica un trabajo casi milimétrico que se resume en cinco fases. En la primera de ellas, se analiza el mercado, se busca a la empresa que mejor puede responder a los intereses de los candidatos y candidatas, se contacta con ella y se le informa de los pormenores del empleo con apoyo. En la segunda fase, se evalúa a las personas con discapacidad que podrían desempeñar la labor que esa empresa requiere para, posteriormente, analizar de nuevo el puesto y elegir a la persona adecuada. Es entonces cuando el preparador o preparadora laboral se encarga de la formación, que en la mayoría de los casos se desarrolla en el propio lugar de trabajo. Por último, cuando se considera que la persona está capacitada para desempeñar la tarea por sí sola, el contacto con el preparador pasa a ser menos intenso, prácticamente limitado a realizar el seguimiento de su situación en la empresa.

Respecto al tipo de empleo que se realiza, Miguel Urra, técnico de la Asociación FEAPS para el Empleo de Personas con Discapacidad Intelectual (AFEM), explica que esta modalidad incluye una amplia gama de puestos de trabajo, desde auxiliares administrativos a reponedores en un supermercado o limpiadores. En todos los casos, el proceso de aprendizaje es personalizado y adaptado a cada trabajador o trabajadora, por lo que se le instruye en unas labores determinadas, si bien se intenta no caer en la rutina. "Por ejemplo -explica Urra-, el hecho de enseñar a alguien a reponer productos caducados en un supermercado, no significa que siempre reponga los mismos productos. Progresivamente, se le puede enseñar a recoger los carros o activar las alarmas".

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto