Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Tipos de contenidos: Tecnología

Concurso Interescolar
Λ

¿Es buen momento para comprar un e-reader?

Aunque los lectores ya son una realidad comercial, editoriales y distribuidoras todavía están en proceso de adaptación

  • Autor: Por ANTONIO DELGADO
  • Última actualización: 18 de diciembre de 2009
Imagen: .Larry Page

En los últimos meses se han puesto en marcha en todo el mundo diferentes iniciativas para impulsar el libro electrónico, con Google en el centro de la polémica. A la vez, han salido al mercado diferentes dispositivos como Kindle, el lector de libros de la tienda on line Amazon, o Nook, la novedad de la editorial Barnes and Noble. Mientras tanto, las grandes cadenas de librerías y las editoriales trabajan para adaptarse al nuevo canal de venta y poder crear un modelo de negocio basado en las copias digitales. ¿Es ya momento de comprar un e-reader o el usuario notará falta de títulos en castellano e ineficiencia en las ventas? Un dato revelador de la inmadurez del negocio es que mientras el IVA del libro de papel se mantiene en España en el 4%, en el electrónico sube al 16%, ya que no tiene consideración de objeto cultural. [Actualización a 18 de diciembre: El IVA del libro electrónico se reducirá del 16% al 4%]

Una industria en busca de modelo

La pauta más recurrente en la historia del libro electrónico es el fracaso. Desde que a principios de los años setenta del siglo pasado comenzaran a desarrollarse diferentes iniciativas para digitalizar publicaciones, la mayoría de las propuestas se han saldado con un estrepitoso fiasco. La falta de una tecnología adecuada, como la tinta electrónica, la insuficiencia de mercado y la ausencia de dispositivos optimizados han sido varios de los factores que han favorecido el divorcio entre los lectores y el soporte electrónico.

Sin embargo, en los últimos años los avances tecnológicos en dispositivos, soportes y mercados, con el éxito de tiendas de libros on line como Amazon, han invertido la viciada tendencia a la baja y todo indica que tal inversión es definitiva. Se estima que en dos años el 15% del negocio de las editoriales se hará a través del canal digital. Para 2019, se espera que los "e-books" o libros electrónicos superen en ventas al soporte tradicional en papel.

Se estima que en dos años el 15% del negocio de las editoriales se hará a través del canal digital

En España, la empresa Grammata es la única del mercado que cuenta con un aparato de lectura de libros electrónicos junto con una tienda de libros on line, un modelo que se sigue en la mayoría de los casos. El dispositivo Papyre 6 tuvo una cifra de ventas de 4.500 unidades en 2008, mientras que en 2009 prevé cerrar el año con más de 50.000 dispositivos vendidos, gracias a sus acuerdos de comercialización con grandes superficies y distribuidores. Es una muestra de los cambios ocurridos, aunque quizá demasiado despacio.

Bajo la sombra de Emule

En la actualidad, no está definido con claridad el modelo de negocio propuesto por la industria para este sector, aunque se espera que se parezca al desarrollado para la venta de música por parte de empresas como Apple, con su iTunes Music Store y su reproductor iPod. De todos modos, no hay certezas de que esa propuesta vaya a ser aceptada por el gran público.

Si bien experiencias exitosas como la tienda electrónica de libros de Amazon, apoyada en su dispositivo Kindle 2, pueden marcar el camino para las editoriales y las distribuidoras, lo cierto es que el precio estimado para los libros electrónicos genera un gran debate sectorial. Su coste similar al del libro de papel, sin ser un objeto físico, y en ocasiones sólo con licencias de uso más que con derechos de posesión, ya que tiene sistemas anticopia, puede hacer desistir de la compra a los primeros clientes.

En países como España, el libro electrónico no se consideraba un producto cultural hasta hace muy poco, como la versión en papel, con un IVA reducido del 4%

En países como España el libro electrónico ni siquiera tiene consideración de producto cultural, como su hermano de papel, con un IVA reducido del 4%. [Actualización a 18 de diciembre: El IVA del libro electrónico se reducirá del 16% al 4%] Los usuarios, en consecuencia, podrían buscar, algunos ya lo hacen, otras vías para acceder a los libros electrónicos, como la digitalización casera y la distribución libre en las redes P2P o su exposición a la lectura directa en sitios web. Es una experiencia por la que han pasado antes las industrias discográfica y cinematográfica, sumidas en severísimas crisis, y que el sector editorial no quiere repetir.

En Estados Unidos, donde el libro electrónico no implica pago de IVA, Amazon fija como precio estándar para la venta de títulos en inglés 9,99 dólares. Otras iniciativas podrían aceptar esta cifra, al igual que ha ocurrido con el precio de los canciones digitales vendidas a través de la tienda iTunes, que han marcado el rango de precio para otras plataformas.

Sin embargo, no hay motivo para que el mercado del libro sea igual que el de la música: no tiene tantos usuarios, es más elitista, aunque también tiene listas de libros más vendidos, y su consumo no es tan inmediato. Además, para contrarrestar las propuestas de Amazon, ha aparecido Google con su proyecto de digitalización masiva de libros, primero en Estados Unidos y después en Europa, para su venta on line.

Esta iniciativa ha generado mucha polémica a ambos lados del Atlántico y ha dado lugar a asociaciones como la Open Book Alliance, que pretenden frenarla por la vía legal al alegar riesgo de monopolio. Sin entrar en razones, lo cierto es que esta batalla contribuye a retrasar todavía más la madurez de un mercado que no termina de nacer y del que el usuario es el principal damnificado. Adquirir un lector de libros electrónicos puede resultar interesante, aunque conviene saber qué se podrá hacer con él y qué será imposible.

Poca oferta en castellano

Los e-reader están en sus inicios y su futuro comercial se desconoce. Hay pocos títulos en castellano, y muchos menos en gallego, catalán, valenciano y euskera. La tienda de Amazon apenas dispone de obras en inglés y la oferta en idiomas peninsulares es, en su mayoría, es gratuita y se debe a diferentes instituciones públicas. Destacan los clásicos, pero poca literatura actual.

Algunos de los negocios de venta de libros son Mielibro, que ofrece publicaciones a precios entre 15 y 25 euros; Todoebook, que se centra en ediciones prácticas; o Luarna, con autores y precios variadosos, más moderados. Estas plataformas disponen de títulos poco relevantes, ya que las grandes editoriales de momento se resisten a entrar en el mercado, tanto por temas comerciales como legales.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto