Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Imagen y sonido

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Cómo comprar cámaras digitales

Conviene comprobar los megapíxeles reales de resolución y la potencia del zoom óptico

  • Autor: Por DICIEMBRE 2003
  • Última actualización: 19 de diciembre de 2003

Nos acercamos a las Navidades, la época clásica de los regalos. Y al mismo tiempo, las cámaras digitales siguen su ascenso en el mercado mientras las tradicionales basadas en el negativo y el proceso químico de revelado bajan en ventas, a pesar de que estas últimas todavía tengan más calidad cuando se trata de sacar copias impresas y ampliaciones. Ante la gran cantidad de modelos distintos que nos podemos encontrar, expertos fotógrafos nos aconsejan sobre los factores que debemos tener en cuenta para una buena elección.

Megapíxeles de resolución

Cuando se trata de adquirir una cámara digital, el consumidor debe fijarse en dos aspectos: los megapíxeles (millones de píxeles, o puntos de imagen) de resolución que ofrezca y la óptica. Los megapíxeles son importantes porque mientras en las cámaras tradicionales la luz impresiona un negativo que se queda con la imagen, en las digitales, un sensor CCD capta la imagen, que será de mayor calidad cuantos más megapíxeles de resolución tenga el sensor. Ese dato indicará el tamaño al que se puede imprimir la fotografía sin merma de calidad. Además, el color resultante tendrá más matices, el tamaño de la foto impresa podrá ser mayor y "las posibilidades de ampliar detalles aumentan", añade Toni Fernández, director de la revista Nuevafotografía.com

A partir de 2 megapíxeles se pueden conseguir copias impresas en un tamaño de 10 x 15 centímetros con una calidad decente, siempre que las realicemos utilizando todas las prestaciones de la cámara. Este último aspecto representa una de las prácticas que se deben mejorar, como explica el fotógrafo profesional Aitor Peña Inclán. "Un error que comete la gente, obsesionada con los megapíxeles, es no aprovechar toda la capacidad que le ofrecen, porque no tiene tarjetas de memoria con la suficiente capacidad. Entonces la gente opta por comprimir la foto, es decir trabajar con menos megapíxeles, para que quepan más fotos en la tarjeta y esto provoca que cuando pretende trasladarlas a papel, no tengan la calidad suficiente".

Los fotógrafos consultados coinciden en aconsejar un mínimo de 3 megapíxeles para la impresión en un tamaño de 10 x 15 centímetros para que se consiga una buena calidad. La fórmula para encontrar la resolución adecuada para imprimir con resultados similares a la fotografía analógica en los diferentes formatos de papel que existen nos la ofrece el fotógrafo profesional Roberto Palomo. "La resolución de la foto debe ser como mínimo de 240 píxeles por pulgada, dato que no se debe confundir con la resolución de salida de la impresora".

Sin embargo, conviene estar atento porque se lanzan ofertas con muchos megapíxeles a precios más bajos que los habituales. ¿Cuál es el truco? Que mencionan los megapíxeles interpolados, no los efectivos. Es decir, anuncian 3 megapíxeles, pero en la letra pequeña de las especificaciones técnicas aparece que sólo tienen 2 megapíxeles efectivos. "Existen diferentes tipos de megapíxeles: efectivos, totales -que son todos los que están en el sensor CCD e intepolados. Hay que fijarse en los efectivos", señala Roger Boix, director de contenidos de la revista tecnológica Quesabesde.com.

Los megapíxeles interpolados se calculan mediante un programa informático que se inventa los píxeles que le faltan. Esto no aporta ninguna calidad al resultado final de la imagen y no conviene prestar atención a esta característica de la cámara. "La interpolación es una forma de aumentar el tamaño de la imagen, duplicando los pixels, por lo que 3 megapíxeles interpolados no son 3 megapíxeles reales, sino que parte de esos puntos de imagen han sido copiados de otros que sí son reales", explica Palomo. Como añade el fotógrafo Florencio Sánchez, se agrandan los puntos capturados y, a través de un cálculo matemático, se saca un promedio de color entre un punto y otro, o entre un grupo de puntos adyacentes. Esta característica se puede encontrar en cualquier programa de ordenador de retoque fotográfico.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Óptica »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto