Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Nuevas alternativas a Spotify

Napster, iTunes Radio y Google Play Access intentarán competir con la plataforma sueca por el oído de los internautas

  • Autor: Por JORDI SABATÉ
  • Fecha de publicación: 24 de junio de 2013
Imagen: Joi Ito

A Spotify, la plataforma sueca de reproducción de música en streaming, le sale competencia casi cada año. Pero ya sea por su asequible precio (unos 10 euros) o por su enorme catálogo compuesto por más de 20 millones de canciones, los servicios que lo intentan apenas hacen mella en su beneficio. Sin embargo, Spotify no termina de contentar las ambiciones de la industria discográfica, que ve cómo la música en streaming deja un margen de ganancia muy inferior al que otorgaban los soportes físicos, desde el vinilo al CD. Para remediar esta situación, en el sector musical se está negociando con diversas compañías de peso para multiplicar la oferta de grandes catálogos. Este artículo avanza las nuevas alternativas a Spotify que los usuarios podrán disfrutar en los próximos meses: Napster, iTunes Radio y Google Play Access.

Spotify y su "misión social"

Spotify es la mejor fórmula que la industria musical ha encontrado hasta la fecha para reconducir a los usuarios desde la compartición sin ningún control de material con derechos de autor en las redes P2P, hasta el pago de una cuota asequible por la escucha ilimitada de casi todas las grabaciones existentes (aunque este "casi" depende mucho de las exigencias de cada usuario).

La industria discográfica está negociando con compañías de peso para multiplicar la oferta de grandes catálogos

Aún así, el servicio apenas da rendimiento a los artistas, tal como se quejó la cantante Lady Gaga, quien para conseguir un beneficio de 200 dólares, tiene que tener cinco millones de escuchas de sus temas.

A la industria tampoco le rinde más, porque a pesar de participar como accionista, Spotify es deficitaria por los altos costes de mantenimiento del catálogo musical digitalizado (servidores, chips de alta potencia que procesan las órdenes, desarrollo de software, etc.) y la complejidad de un sistema tan global.

De hecho, cuanto más crece el número de usuarios de Spotify, más dinero pierde la empresa. De este modo, los costes se han disparado cuando Spotify ha dado el salto a los Estados Unidos, a pesar de haber doblado el número de usuarios de pago. ¿Por qué sigue entonces funcionando un servicio tan poco rentable? Porque tiene lo que podría llamarse "una misión social".

El verdadero éxito de los sitios como Spotify es haber destronado a las redes P2P, sobre las que la industria no tenía ningún control

A la industria musical le interesa que los usuarios se acostumbren a usar servicios con tarifas por streaming y no redes P2P. El verdadero éxito de los sitios como Spotify es haber destronado a las redes P2P, sobre las que las compañías del sector no tenían ningún control. La caída de estas redes en la compartición de música ha sido espectacular en los últimos años y ahora han pasado a ser usadas solo para los archivos de vídeo.

Nuevas alternativas a Spotify

Sin embargo, esta misma industria cree que ha llegado la hora de ganar dinero con este tipo de plataformas, y si bien no pretende desbancar a Spotify, sí busca multiplicar la oferta de grandes catálogos musicales en la Red. Para ello, ha firmado acuerdos con dos de las mayores empresas de Internet, Apple y Google, para que puedan explotar sus fondos musicales en sendas plataformas, así como con la tienda musical digital (con acceso solo desde Estados Unidos) Rhapsody, poseedora junto a la cadena de ventas tecnológicas Best Buy de la marca Napster.

  1. Napster, el viejo rockero que retorna

    Napster fue el primer gran enemigo de la industria y sus fundadores, Sean Parker y Shawn Fanning, los apóstoles de las redes P2P. Corría el año 2000 y Napster tenía 26 millones de usuarios compartiendo canciones con derechos de autor registrados en su servicio, ante la estupefacción de las compañías discográficas y los artistas, que no sabían cómo reaccionar ante aquel nuevo fenómeno. Pronto llovieron las denuncias de grandes autores y la batalla contra Napster inauguró una década de luchas legales por los derechos de autor.

    Napster fue declarada culpable por varios tribunales y la empresa fue condenada a pagar 36 millones en indemnizaciones: fue su ruina. Sus activos se vendieron en septiembre de 2002 en una subasta, y el nombre y la marca fueron pasando por varias empresas hasta resurgir 11 años después convertido en un servicio de música en streaming con el aprobado de la industria.

    Imagen: Napster

    Aunque el diseño del nuevo Napster es diferente al de Spotify, en esencia el funcionamiento es el mismo e incluso el precio es de 9,95 euros mensuales, aunque no da servicio gratuito a cambio de publicidad. Posee una versión con conectividad wifi y también 3G, si la tarifa del usuario lo permite, y una en desconexión en la que podemos oír las canciones que nos hayamos descargado antes.

    Los temas se pueden descargar tanto al móvil como a la tableta o el ordenador. Para los dos primeros dispositivos existen aplicaciones en los sistemas operativos iOS y Android; para ordenador es posible escucharlos desde la página del servicio mediante un reproductor web.

    Para el Reino Unido y Alemania posee un software que permite reproducir las canciones de Napster en las radios de determinados modelos de BMW.

  2. Google Play Access

    Imagen: Apple

    Google anunció hace poco más de un mes, en su conferencia para desarrolladores Google I/O 2013, el lanzamiento de Google Play All Access. Sin que de momento se conozcan más detalles, el servicio comenzará su andadura en Estados Unidos a un precio de 10 dólares al mes, aunque, al igual que con Napster, tendrá un periodo de prueba inicial gratuito de 30 días. Está pensado sobre todo para dispositivos portátiles como tabletas y smartphones. A medida que Google vaya llegando a acuerdos con distintos sellos y sedes discográficas locales, la plataforma se debería ir ampliando a otros países.

  3. iTunes Radio

    Otro caso similar es el de iTunes Radio, el servicio de música en streaming de Apple. La compañía de la manzana ha llegado a acuerdos con Universal, Warner y Sony. iTunes Radio ofrecerá publicidad a cambio de poder escuchar música de manera gratuita, aunque si se está suscrito a iTunes Match la publicidad desaparecerá.

    Funcionará creando emisoras a partir de una canción determinada, al estilo Last.fm. Si un tema nos gusta, lo podremos marcar y comprarlo. Tendrá una aplicación para iPhone y estará disponible de forma gradual en todo el mundo, aunque empezará por Estados Unidos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en