Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Last.fm, la red social de la música

Más que una radio online, Last.fm es una comunidad formada por aficionados a la música, artistas y sellos discográficos

img_lastpp

Miles de personas suben cada día
a Last.fm los datos de las canciones que escuchan, etiquetan a los
artistas por estilos y escriben sus biografías en el wiki del
servicio, proporcionando todos los contenidos al sistema y dando
forma a una de las mayores enciclopedias musicales de la Red.
Last.fm, que comenzó siendo una radio online pionera en el
campo de las estaciones semánticas, ha sabido convertirse en
el lugar ideal para que los melómanos compartan sus gustos,
busquen nuevos artistas y se hagan amigos.

Una radio inteligente

Una
de las bazas de Last.fm, frente a otras redes sociales similares, es
que sigue siendo la radio semántica (o inteligente) que
fue en sus inicios. Es decir, se trata de un servicio capaz de
entender y predecir los gustos del usuario: le recomienda música
y le descubre a nuevos artistas que hasta ahora le eran desconocidos
pero que le van a gustar.


/imgs/2007/08/last1.jpg

La
capacidad de prescripción de artistas desconocidos, pero
interesantes para el usuario (el servicio suele acertar en sus
recomendaciones), viene de calcular con gran precisión la
posibilidad de que las nuevas obras sean de su agrado, basándose
en los perfiles que los internautas ofrecen de sí mismos al
elegir qué música escuchan.

Su
funcionamiento se basa en la idea de que si a dos personas les gustan
varios artistas, es probable que, si intercambiaran sus listas,
descubrirían nueva música que encaja con sus
preferencias; ésa es la principal labor de Last.fm: mostrar y
relacionar las listas de reproducción.


Un sistema educable
La capacidad de prescripción de artistas desconocidos pero interesantes para el usuario viene de calcular con gran precisión la posibilidad de que las nuevas obras sean de su agrado

También
es posible hacer recomendaciones directas a otro usuario mientras
suena una canción, mediante el envio de un mensaje con
el título de la canción y el artista. El servicio
detecta si el destinatario abre o no la recomendación y le
permite puntuarla. De este modo el sistema va conociendo nuevos datos
sobre los gustos de cada usuario. Así, Last.fm se va
autoeducando para ofrecer las mejores listas de programación.


/imgs/2007/08/last2.jpg

Para
afinar el perfil con mayor acierto, se puede valorar cada canción
que sugiere el sistema y marcarla como ‘Favorita’
o ‘Prohibida’. La opción ‘Favorita’ indica al sistema no sólo
que esa canción es del gusto del usuario, sino que las
similares y las de ese artista probablemente también lo sean.
La marca como ‘Prohibida’ impide que ese tema vuelva a sonar para ese
usuario y reduce también la posibilidad de que suene el
artista. Así se va creando el perfil del usuario.


‘Scrobblerizando’ música

Todo
el sistema de catalogación y gestión de perfiles se
denomina ‘Audioscrobbler‘,
y consiste en el almacenamiento y gestión de bases de datos
con los gustos musicales de los usuarios y las estadísticas
que de ellos se obtienen.

El
sistema está documentado y licenciado como código
abierto, y por tanto disponible para la integración por parte
de programadores en otros sitios y servicios. Aunque nació
como un proyecto independiente, ‘Audioscrobber’ terminó
uniéndose a la empresa que creó Last.fm.


/imgs/2007/08/last6.jpg

‘Scrobbling’
viene a significar en este servicio el estudio de las costumbres
melódicas del usuario, tanto online como en su disco duro.
Tanto es así que Last.fm permite descargar al escritorio un
programa ‘espía’ (se descarga con el consentimiento del
usuario), que se ejecuta en los reproductores Windows Media Player e
iTunes y toma nota de las canciones que escucha el usuario y cómo
hace sus listas de reproducción. Posteriormente envía
los datos al servidor de Last.fm para que los analice y saque más
conclusiones sobre qué recomendaciones deberá hacer.


‘Scrobbling’ viene a significar en este servicio el estudio de las costumbres melódicas del usuario, tanto online como en su disco duro

Los
usuarios realizan el ‘scrobbling’
de las canciones que escuchan a los servidores de Last.fm más
de diez millones de veces al día. Lo hacen desde Windows, Mac
o Linux, y se pueden enviar las canciones al sistema mediante
distintos programas y plugins, al margen de los que ofrece
Last.fm
. En realidad, sólo se envían los datos
ID3
de los archivos reproducidos, un estándar en
etiquetado de ficheros multimedia.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones