Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Emisoras inteligentes

Las radios semánticas analizan los gustos del oyente para intentar adivinar la música que desea oír

¿Quién no ha soñado en alguna ocasión con encender el transistor y dar, al primer golpe de dial, con una emisora en la que durante horas pudiera escuchar su música favorita sin interrupciones de anuncios y sin ningún tema que no fuera de su gusto? Hoy, el desarrollo de la Internet social permite esto y mucho más.

'Dj Usuario'

Antes que nada hay que distinguir entre radios semánticas y radios a la carta, pues no son lo mismo. Una radio a la carta es aquella que permite al usuario escoger las canciones que quiere escuchar entre todas las de su parrilla. Una radio semántica, en cambio, se complementa con un software que estudia y analiza los gustos del usuario para intentar orientarle en la búsqueda de nuevas canciones dentro de sus estilos favoritos, o bien para enlazar, uno tras otro, temas del gusto del oyente sin salirse de sus preferencias.


Una radio semántica estudia y analiza los gustos del usuario para intentar orientarle en la búsqueda de nuevas canciones

La mayoría de las radios semánticas son también radios a la carta, pero no al revés. Ahora bien, ambos formatos se diferencian de las radios tradicionales, que son las que emiten música en diferentes bloques de estilos según las exigencias del mercado o de una programación inamovible. En ellas, el usuario elige un programa acorde a sus gustos y se ajusta a la programación, que pueden ser dos horas diarias o tres días a la semana, por ejemplo.

Una radio semántica sigue el proceso contrario y se ajusta desde el principio a las características de cada usuario, que va conociendo a medida que éste va escogiendo las canciones que le interesa oír. Así, tema a tema, la radio semántica elabora un perfil del usuario y sus gustos.

Posteriormente, partiendo de los perfiles que ha elaborado de todos los usuarios, la radio semántica agrupa a los oyentes de gusto similar y elabora un ‘metaperfil’ (un perfil de perfiles) para ofrecer recomendaciones más afinadas al gusto de cada consumidor. De ese modo, cada cliente aprovecha el criterio de cientos de miles de personas en lugar de conformarse con los de un locutor o los de las grandes discográficas. El usuario se convierte en su propio ‘pincha discos’.

Los usuarios de una radio semántica pueden, en teoría y siempre que la radio adivine sus preferencias, escuchar exactamente la música que les gusta las 24 horas del día y, además, conocer grupos nuevos dentro de sus estilos musicales favoritos.

Launchcast, la radio de Yahoo!

Son muchas las radios semánticas que han ido apareciendo en los últimos años, especialmente al calor del software social y la Web 2.0. Tagworld, que actualmente no está accesible, es el último ejemplo de un mercado donde se alternan muchos proyectos que han caído en el olvido con unos cuantos que han alcanzado el éxito y la notoriedad.

Las radios semánticas nacieron en 1999 con Launchcast, una emisora que actualmente está integrada dentro del reproductor de música de Yahoo!. Para acceder a la emisora es necesario estar suscrito en el servicio general de Yahoo!, que incluye dar de alta una cuenta de correo. Una vez suscrito, el usuario puede acceder a una veintena de canales que a su vez se dividen en subcanales y que contienen una parte del catálogo de Launchcast. También, gracias a un acuerdo con Universal Music, la emisora incluye vídeos de los artistas de la compañía, como Gwen Stefani, Nelly, U2 o Snoop Dog.


/imgs/2006/11/last1.gif

Pero según se pague o no, Launchcast funciona como una radio semántica, y a la carta, o como una radio tradicional. Tanto las canciones como los vídeos se ofrecen en ‘streaming’, no pudiendo ser descargados al disco duro del ordenador. Además, el usuario no puede determinar qué canciones quiere oír (no es una radio a la carta) ni la emisora personaliza su programación según sus gustos (no actúa como una radio semántica) a no ser que paguen por el servicio ‘Premium’ 2,99 dólares por mes (con el bono anual) o 3,99 dólares al mes si se prefiere pagar mensualmente.

El servicio ‘Premium’ ofrece acceso abierto a todo el catálogo de música de Yahoo! y multiplica los canales de los 35 gratuitos a 120. La emisora, por su parte, elimina los frecuentes anuncios publicitarios que aparecen en el servicio gratuito, personaliza un canal propio para el oyente y permite que éste determine el tipo de canciones que quiere oír según su estado de ánimo (más suaves, más alegres, agresivas…). Por otro lado, Launchcast funciona mal con navegadores que no sean Internet Explorer, especialmente con Firefox presenta numerosos problemas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones