Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Software

Tipos de contenidos: Tecnología

^

¿Es delito copiar CDs o intercambiar música?

La reforma del Código Penal da lugar a muy dispares interpretaciones

Bajo el eslogan 'Ahora la ley actúa' el Ministerio de Cultura advierte: "La difusión de contenidos ilegales en Internet es un delito castigado incluso con la cárcel". Efectivamente, la reforma del Código Penal amplía la protección de los derechos de autor a todo tipo de obras, algo que ha generado gran preocupación entre los internautas que han llegado a leer que "por descargar una canción" en una red P2P, en Francia o Inglaterra pueden perder su conexión a Internet durante años. Sin embargo, para que exista un delito se requiere "ánimo de lucro y perjuicio de terceros", aunque entre los expertos ni siquiera hay unanimidad sobre el significado de 'ánimo de lucro' o 'copia privada'. El único punto de consenso es en que la ley queda abierta a la interpretación de los jueces. De todos modos, la presión de la industria, en plena descomposición, ha logrado victorias pírricas como el juicio a Jammie Thomas, una mujer que se ha visto obligada a pagar 7000 euros por cada una de las 24 canciones que se descargó.

Al buen juicio del juez

El primero de octubre de 2004 entró en vigor la Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica el Código Penal ( Ley Orgánica 10/1995 , de 23 de noviembre). Esta reforma ha sembrado cierta inquietud entre la comunidad internauta, alarmada ante los titulares de los medios de comunicación que se hacían eco de sus posibles consecuencias, entre los que se podía leer "¿Todos a la cárcel?" o "Miles de internautas españoles al borde la ley". En el debate surgido tras la entrada en vigor de la nueva legislación sólo queda claro que el texto admite demasiadas lecturas.

Entre otros asuntos, la reforma afecta a la lucha contra la 'piratería', ampliando la protección hasta hora reservada a los programas de ordenador a otras expresiones artísticas (libros, música, películas, etc.), introduciendo la persecución de oficio contra estos delitos y aumentando las penas. Los artículos que más polémica han generado hacen referencia a la descarga de contenidos protegidos sin permiso del propietario de los derechos y la posesión de herramientas para saltarse la protección anticopia de programas informáticos, CDs o DVDs, delitos para los que se contemplan penas de hasta dos años de prisión. También se penaliza la manipulación de teléfonos móviles o de decodificadores.

Las opiniones sobre el verdadero alcance de esta reforma son dispares, aunque los expertos coinciden en que la ley es vaga y serán los jueces los que deberán interpretarla en cada caso, en detrimento de la seguridad jurídica y de los propios consumidores. Algunas interpretaciones apuntan a que actividades comunes entre los internautas, como el intercambio de música o la copia de CDs, pueden ser constitutivas de delito.

Mientras que los abogados integrados en asociaciones de defensa de los derechos de autor abrazan una legislación que favorece la persecución de los delitos cometidos en la venta callejera y en las redes P2P (el intercambio de archivos entre particulares, otros profesionales opinan que el legislador ha intentado sin mucho éxito adaptarse a la cambiante sociedad actual. "Se recogen ampliamente todos los casos que nos podemos encontrar ahora y en el futuro, lo que deriva en una inseguridad jurídica que ha sembrado el pánico entre los miles de usuarios de un ordenador", así lo explica Llanos Manzanares, abogada de Áudea, empresa especializada en protección de datos y gestión de la seguridad de la información.

Óscar Morales, profesor de Derecho Penal en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), aseguraba en El País que los legisladores "están llevando el código en este punto al extremo de que todas las conductas de participación se convierten en autoría y todos los intentos se convierten en consumación, castigando a todos los que intervienen por igual, independientemente de su aportación y del grado del delito".

Más allá de su aplicación efectiva, algunos expertos apuntan a que la confusión de términos en la nueva ley, así como la alarma generada a través de los medios de comunicación y las campañas antipiratería, sirven de elemento disuasorio contra la generalización del uso de programas de intercambio de archivos como eMule y Kazaa, la compra en el 'top manta' o la copia masiva de CDs.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Copia privada »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto