Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Pechugas de pato salvaje al vino blanco

Img 47678 g
Tiempo < 5 min
Dificultad Media
Valor energético 352 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño

Elaboración

Separamos 2 pechugas de pato grande (Crestón o Sirirí), les quitamos la piel y marinamos durante 3 horas en una marinada de vino blanco y especias.

Pasado el tiempo de la marinada, en una cazuela baja con un poco de aceite de oliva doramos las cebollas grandes picadas bien finas.

Cuando las cebollas están transparentes agregamos las pechugas y doramos.

Una vez doradas las pechugas, agregamos la preparación de la marinada y un vaso de vino blanco.

Cocinamos a fuego lento, con la cazuela destapada durante 1 hora.

Si vemos que se seca en exceso el preparado de las pechugas, agregamos caldo de ave y vino en partes iguales.

Una vez cocinada las pechugas, las sacamos de la cazuela y las cortamos en tiras finas.

La salsa de la cocción la colamos por un colador y reducimos a la mitad, agregamos unas cucharadas de nata líquida y sin que hierva en exceso ponemos a punto de sal.

Salseamos las pechugas de patao salvaje y acompañamos este plato de una compota de peras.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
352 20,8g 6,5g 2,2g 0,6g
18% 30% 32% 2% 10%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

La carne de pato no es una de las más consumidas, si bien posee un sabor
muy agradable que se deja acompañar de gran variedad de alimentos. En
este caso se utilizan pechugas de pato, en vez de las típicas pechugas
de pollo o de pavo. La carne de pato es buena fuente de proteínas de
alto valor biológico. Su contenido en colesterol es similar al que se
encuentra en la pechuga de pollo, mientras que la presencia de algunos minerales
como el sodio, el potasio o el fósforo y de algunas vitaminas como el
ácido fólico o la vitamina A es mucho más elevada en la
pechuga de pato.

En esta receta, el pato se acompaña de una salsa elaborada con cebolla,
fuente de vitaminas y minerales, y con una pequeña cantidad de vino blanco
y nata, que dan a la salsa un toque muy especial.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Meteorismo
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Obesidad o sobrepeso