Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Perdices escabechadas

Tiempo > 1 h
Dificultad Alta
Valor energético 675 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño

Elaboración

Una vez limpias las perdices las flameamos con alcohol ardiendo, las limpiamos con un paño y las colocamos de igual modo que cuando vamos a asar pollos.

En una cacerola ponemos el aceite a calentar y rehogamos las perdices durante dos minutos.

Retiramos el aceite y volvemos a disponer las perdices en la cazuela agregándoles el vinagre, los granos de pimienta, el laurel, unos rabos de perejil, un trozo de apio y un poco de tomillo, atado todo junto en forma de ramo con hilo.

Tapamos y dejamos cocer diez minutos y añadimos las cebollitas peladas y las zanahorias también peladas.

Agregamos el agua, sazonamos con la sal y dejamos cocer tapado durante hora y media quitando la espuma de la cocción.

Cuando están cocidas, podemos conservarlas poniéndolas en tarros de cristal y cubriéndolas con el caldo, echando en la superficie un poco de aceite fino para que queden cubiertas. Cuando esté frío se tapa y se deja en sitio fresco.

Para servirlas se cortan por la mitad a lo largo, disponemos las cebollitas alrededor alternando con las zanahorias y rociamos con un poco del propio jugo.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
675 52,4g 8,3g 4,7g 0,7g
34% 75% 42% 5% 11%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Cuando llega el otoño y con él la temporada de caza, son muchas las personas que se deleitan con platos como éste.
La perdiz es un ave y como tal aporta a la dieta proteínas de alto valor biológico, en mayor cantidad incluso que otras carnes.
Tiene un contenido en grasa saturada similar al de la carne de pollo aunque aporta más colesterol que éste.
Entre sus vitaminas destacan las del grupo B y entre los minerales, que presenta en mayor cantidad también que la mayoría de aves de caza, están el potasio, fósforo y hierro.
Al ser un plato eminentemente proteínico, en la mesa tiene que ir acompañado de una buena ensalada y una guarnición rica en hidratos de carbono como por ejemplo un arroz blanco salteado.
El postre puede estar compuesto por una tartaleta de frutas de la estación, como por ejemplo higos, y de esta manera la comida resultará perfectamente equilibrada.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Hipertensión arterial
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Meteorismo
  • Obesidad o sobrepeso
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Gastritis
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia