Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Cómo curar cortes y rasguños en el bebé

Aprender a higienizar los cortes, evitar las hemorragias y valorar la gravedad de las heridas es de suma importancia para cuidar la salud del bebé

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 20 octubre de 2011

Por mucho que les cuidemos e intentemos protegerles, los bebés pueden hacerse daño con bastante facilidad. Un movimiento brusco, un error de cálculo, un descuido o, incluso, unas uñas largas pueden ocasionar cortes y rasguños en su piel, que es muy delicada. En esos casos, y antes de acudir al pediatra, conviene explorar e higienizar la zona.

Imagen: Martina Frietsch
De este modo, es importante recordar las siguientes pautas:

  • Si la herida está sucia, hay que lavarla primero bajo el agua fría del grifo.
  • Cuando sangra, es recomendable elevar la zona lesionada (si es posible) y hacer presión sobre ella con gasas o con una bolsa de congelados o hielo envuelta en una toalla durante dos minutos o hasta que cese la hemorragia. Si no se consigue contener en cinco o a lo sumo diez minutos, se debe acudir a urgencias, sin dejar de comprimir la herida.
  • Una vez que haya cesado la hemorragia, hay que lavar con agua y jabón, y aclarar con agua fría.
  • Si la herida es profunda o sus bordes quedan separados, puede ser preciso poner unos puntos de sutura o unas tiras especiales para aproximarlos; esto debe hacerse antes de que hayan transcurrido seis horas y hayan empezado a cicatrizar. 
  • Cuando la herida es superficial y sus bordes están juntos, es suficiente con poner un antiséptico como la clorhexidina, y cubrirla con una gasa estéril, repitiendo la cura diariamente hasta que se forme costra. Si no está en una zona de roce, puede dejarse al aire y, en todo caso, debe mantenerse siempre seca.
  • El enrojecimiento, la hinchazón, el aumento de temperatura en la zona o la aparición de pus son signos de infección.
  • Los pinchazos profundos pueden causar una lesión interna, algo que debe descartar el pediatra.
  • Si más que un corte limpio parece una erosión y no se sabe cómo se ha producido, debe valorarse la posibilidad de que se deba a una caída.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones