Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Dulces sanos y divertidos: cinco recetas con niños

Frutas y lácteos son los alimentos protagonistas de sencillas recetas para elaborar con los pequeños de la casa

Cocinar con los niños es un placer para los adultos y para ellos mismos, más aún si el plato que se prepara es uno de sus dulces favoritos. En este artículo se proponen cinco recetas sanas y divertidas para elaborar con los más pequeños de la casa: brochetas de fruta, macedonia, batidos, tartaletas de compota y milhojas de queso y fruta. Dos pequeñas manos dispuestas, un bonito delantal, un taburete y… ¡manos a la obra!

Imagen: Clarkston SCAMP

La combinación niños y cocina no es incompatible. Hacer a los pequeños partícipes de la preparación de los alimentos que después comerán puede ser una gran idea, siempre que se elijan recetas sencillas y, por supuesto, sin riesgo de sufrir un accidente doméstico.

Las recetas sencillas de postres son divertidas para los niños

Una de las propuestas que más entusiasman a los niños son los dulces y postres caseros. Sin embargo, es conveniente controlar la ingesta excesiva de azúcar. Por ello, hay que apostar por recetas sanas en las que las frutas adquieran un protagonismo especial.

Además, preparar estas recetas con ellos ayudará a eliminar la aversión que muestran algunos pequeños por estos alimentos. Un estudio del Ministerio de Agricultura y la Fundación Dieta Mediterránea, señala que cuando el niño participa en las tareas culinarias y es protagonista de la elaboración del plato, en el 94% de los casos prueba la receta preparada y vence su rechazo a determinados alimentos.

1. Brochetas de fruta

La palabra brocheta entusiasma a los niños. El simple placer de poder comer al menos alguna vez sin cubiertos, solo con la ayuda de una mano, es un aliciente para ellos. Para elaborar unas ricas y sanas brochetas de fruta tan solo se necesitan varias piezas de fruta y los palillos de madera donde ensartarlas.

El primer paso es partir la fruta en forma de cubos de tamaño similar (debe hacerlo el adulto). Los trozos se colocan todos juntos en un recipiente para que se mezclen sus jugos y no se oxiden en contacto con el aire. Después, se meten en la nevera alrededor de 50 minutos.

El siguiente paso será el favorito de los niños. Deben elegir una a una las piezas de su brocheta e insertarlas en su palillo, con cuidado de que no se rompan. Así, ya están listas para tomar.

Si se desea, se pueden combinar con yogur, recubrir con chocolate o asarlas en la barbacoa.

2. A la rica macedonia infantil

Imagen: Jennifer

Más fácil aún es preparar una rica macedonia de frutas. Para elaborar este plato hay que seguir los primeros pasos de la brocheta: trocear y guardar la fruta en la nevera.

Es aconsejable incluir alguna fruta ácida, como las naranjas, que aportan más zumo a la macedonia y, además, ayudan a evitar que otros frutos (como la manzana) se ennegrezcan.

Una vez lista la macedonia, se puede tomar también con yogur.

3. Batidos de fruta y leche

Fruta y leche. La combinación de estos dos alimentos esenciales para la dieta infantil da lugar a una de las bebidas preferidas por los niños: un batido casero.

Las recetas de fruta con la leche, esenciales para la dieta infantil, son una de las bebidas preferidas por los niños

Su preparación es muy sencilla: solo hay que seleccionar las frutas favoritas, pelarlas, trocearlas, incorporar la leche y, después, pasarlo todo por la batidora. Es aconsejable utilizar yogur natural en vez de leche cuando el batido se elabora con frutas ácidas.

Algunas opciones son el batido de plátano con chocolate, de yogur natural con kiwi o de melocotón, manzana y limón.

Como no es recomendable que los pequeños usen la batidora, se puede dejar para ellos la tarea más divertida: decorar el batido. Se pueden utilizar pajitas, sombrillas y otros elementos decorativos y añadirle un toque excepcional con algún ingrediente adicional, como fideos de chocolate o trozos de fruta.

4. Tartaletas de frutas

Imagen: Constellation Energy

Las tartaletas son un sencillo dulce que, además, es muy fácil de hacer. Los niños se convertirán en unos pequeños cocineros por un día durante la preparación de esta rica merienda.

Se necesitan tan solo dos ingredientes: frutas y hojaldre. Este último se puede elaborar en casa o comprarlo preparado. Con la ayuda de un rodillo, se estira la masa y se cortan las porciones con la forma que prefieran los pequeños (pueden usar algún molde de repostería que tenga en casa).

El siguiente paso es preparar el relleno, que puede ser de frutas frescas con crema pastelera o de una sola fruta, en trozos o en puré. En función del relleno, el hojaldre se pasa antes o después por el horno.

5. Milhojas de queso y fruta

Por su consistencia y su sabor suave, el queso fresco es uno de los más indicados para dar a los niños. Y si se combina con fruta, se tendrá una receta sana y rica. Una idea original para preparar estos dos alimentos es elaborar unas sencillas milhojas.

Para hacerlas, tan solo hay que cortar en finas rodajas el queso y la fruta (esta se puede pasar vuelta y vuelta por la sartén para que se ponga más tierna). Después, se colocan alternas una capa de fruta y otra de queso para formar la milhoja.

También se puede combinar con otros alimentos, como esta deliciosa milhoja de membrillo, queso y manzana.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto