Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Aplicar cera en suelos de parqué

El parqué barnizado no necesita cera, pero esta se emplea para rejuvenecer los suelos de madera muy desgastados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 enero de 2005

Desde que se extendió el uso del barniz u otras clases de protección para los suelos de parqué, ya no es imprescindible encerar la madera como antaño. Sin embargo, su empleo todavía se recomienda para casos en que la superficie está muy desgastada, hasta que se pueda lijar, volver a barnizar y renovarla por completo. De todos modos, el mejor consejo es prevenir las rayaduras y otros daños que se pueden producir en la madera debido a suciedad, movimiento de muebles o caída de líquidos.

Cera para renovar el parqué

En la actualidad, la mayoría de los suelos de madera están barnizados o cuentan con alguna protección especial, gracias a lo cual ya no es necesario encerarlos. Pero la cera resulta un excelente aliado si la superficie está desgastada.

Antes de aplicar la cera, es fundamental limpiar a fondo la superficie del parqué. Para ello, conviene pasar un desengrasante por toda su superficie, con la ayuda de un estropajo de lana de acero muy suave (se recomienda la categoría 00, un material fino, si bien existe una categoría más fina aún, la 000). En general, este material no raya ni daña el suelo, aunque siempre hay que tener cuidado de no excederse al frotar.

Los suelos de madera se caracterizan por una elegancia difícil de igualar por otros tipos de superficie, como cerámica o mármol. Además, la aislación térmica que consiguen los hace muy cálidos y confortables. Pero también exigen más cuidados para mantenerlos en buenas condiciones, en particular, si el suelo es de parqué original, frente al laminado o tarima flotante.

Cera líquida y en spray para el parqué

La cera se comercializa en dos presentaciones: líquida y en spray. En ambos casos, el efecto es el mismo. Se diferencian en su forma de aplicación. La cera líquida debe diluirse en agua fría. Lo más frecuente es realizar esta mezcla en un cubo y aplicar la cera con una fregona.

La cera en spray se emplea, sobre todo, para superficies pequeñas, mientras que la cera líquida es mejor para zonas amplias

La cera en spray se pulveriza sobre un paño seco, el cual se utiliza después para frotar la superficie que se desea encerar. Este último sistema, por lo tanto, se emplea sobre todo para aplicar la cera de modo intensivo o en superficies pequeñas. Para zonas amplias, es más sencillo emplear cera líquida y extenderla con una fregona.

También se recomienda el empleo de algún producto removedor, con el fin de evitar la acumulación de cera en el suelo. La cera oscurece el color natural de la madera. Como consecuencia, si no se usa un removedor, es posible que queden manchas más oscuras en algunos sectores del suelo.

Consejos para cuidar el parqué

Una serie de consejos evitan los riesgos de que el suelo sufra rayaduras u otros daños, cuya reparación demanda trabajo, tiempo y dinero. A continuación, los más importantes.

  • Uso del felpudo o alfombrilla. Esta recomendación es aplicable a cualquier tipo de suelo, pero en particular, a los de madera, muy sensibles a las rayas que pudieran causar la arenilla, pequeñas piedras o cualquier elemento similar que se adhiera a la suela del calzado. Un felpudo o alfombra junto a la puerta de entrada también protege el suelo de suciedad excesiva, humedad, etc.

  • Colocación de tacos de fieltro en las patas de los muebles. Es muy sencillo instalar estas protecciones (que también pueden ser de otros materiales, incluso de tela) en la parte de los muebles que están en contacto con el suelo, de manera que el desgaste por rozamiento sea menor. Es importante para todo el mobiliario, pero de modo especial, para las sillas u otras piezas que se muevan mucho.

  • Evitar la incidencia directa del sol. Los rayos solares desgastan la madera, quitan brillo y la deterioran de manera prematura.

  • Eliminación de rayas. Si pese a todo se han producido rayaduras en el suelo, aunque no se quiten por completo, al menos es posible ocultarlas para que pasen inadvertidas. Lo primero que se debe hacer es lijar la superficie del suelo en la parte rayada, con un papel de lija muy fijo o bien con un estropajo de acero muy suave. Luego se debe mezclar un poco de betún marrón (lo más apropiado es el betún de Judea) con cera líquida para suelos. Con ayuda de un paño, se pasa esta mezcla por el área dañada y se frota con fuerza durante algunos minutos para asegurarse de que la sustancia ha penetrado bien en el hueco de la rayadura.

  • Evitar la caída de líquidos. El agua o cualquier otro líquido que se derrame sobre el parqué puede generar graves daños. Si cae un líquido, se debe limpiar y secar lo antes posible. Se puede recurrir a un secador de pelo para intentar eliminar al máximo los restos del fluido. Si la humedad se filtra entre la madera y la base del suelo, ocasiona que la madera se deforme y el parqué se levante. La solución, de modo casi inevitable, es cambiar la madera en esa parte del suelo.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto