Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Cepillos que amplían los usos y capacidades del taladro

Facilitan la tarea de decapar cualquier tipo de superficie

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 10 diciembre de 2003
Img taladrop
El taladro es, probablemente, una de las herramientas más utilizadas por cualquier aficionado al bricolaje, ya que se emplea en cualquier tipo de trabajo, por lo que es conveniente conocer los diferentes accesorios que se pueden encontrar en el mercado y que sirven para ampliar los usos y capacidades de estas máquinas.

Existen cepillos circulares de acero o nylon abrasivo que se utilizan para limpiar y decapar pinturas y barnices de muebles, por lo que son muy útiles en trabajos de restauración de muebles. Además, también se pueden emplear para retirar el óxido de metales como el hierro e, incluso, el moho de la madera.

Según la dureza del material con el que estén confeccionados, los cepillos serán más adecuados para uno u otro tipo de trabajos, por ejemplo para un decapado fuerte se deberá emplear los de mechas de acero, mientras que para los menos agresivos se pueden emplear cepillos de cerdas de acero ondulado o de hilo de nylon para las superficies más frágiles.

Para poder distinguir y conocer a simple vista cual es el material que puede llegar a decapar cada tipo de cepillo se ha estandarizado un sistema de colores, de forma que los rojos son especiales para trabajos agresivos mientras que los azules han de emplearse sobre superficies más delicadas.

Existen cepillos con multitud de formas, pinceles, brochas y platillos que permitirán acceder a cualquier rincón de la superficie que vaya a decapar o desoxidar. Los cepillos en forma de aspa se emplean, fundamentalmente, para trabajar sobre madera, material para el que existen incluso cepillos con forma de aguja que pueden limpiar a fondo, por ejemplo, orificios para conseguir restaurar superficies carcomidas.

No obstante, se trata de herramientas con las que hay que tener especial precaución a la hora de utilizarlas y transportarlas, sobre todo en el caso de que presenten el menor indicio de oxidación, porque al tocarlas pueden provocar pinchazos y pueden ocasionar pequeños cortes con las cerdas. Por este motivo existen cepillos especiales de seguridad que están recubiertos por una capa de resina que evita que se doblen y deterioren.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones