Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Colocación de una cerradura

Si la puerta no tiene ninguna, el proceso será más complejo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 16 abril de 2002

Estos consejos están destinados a los casos en los que se rompa una cerradura o cuando se quiera poner una nueva en una puerta. Para realizar esta operación se necesita una lima, un destornillador, una corona dentada, un formón, un taladro, un metro y la cerradura que se vaya a colocar.

El primer paso es destornillar la cerradura vieja, quitar el bombín, meter la nueva cerradura en la mortaja y poner el nuevo bombín y la nueva manivela. Es importante tener en cuenta el sentido de la puerta cuando se vaya a comprar la cerradura, o sea, si está orientada hacia la izquierda o hacia la derecha.

Más compleja es la colocación de una nueva cerradura en una puerta que no tenía. Hay que empezar marcando el lugar en el que irá situada la cerradura (aproximadamente a 105 centímetros del suelo). Sobre el canto de la puerta se marcará también el centro, y sobre éste el grosor de la cerradura partido en los dos lados de la primera línea.

A continuación se debe taladrar una línea de agujeros con una broca del mismo grosor que la cerradura. Para no pasarse en la hondura de la mortaja hay que poner un tope de profundidad al taladro. Con el formón y la lima se emparejará la mortaja y se hará el hueco para que entre la cerradura.

Después habrá que meter la cerradura y marcar el contorno del cabezal. Sobre esta marca se debe hacer una muesca para alojarlo. Colocando la cerradura en el lugar en el que irá situado y el cabezal a la altura de la muesca, se marcará el hueco donde llevará la manivela y el bombín. Se aconseja hacer los agujeros con la corona dentada atravesando la puerta por completo.

Cuando se vea que todo encaja perfectamente, se atornillará la cerradura y se montará el bombín y la manivela. A continuación habrá que pintar con un rotulador los pestillos y probar la manivela y la llave. Mediante estas marcas se sabrá dónde van los agujeros del marco. Se harán los agujeros y las muescas sobre las mismas, tal y como se hizo con la cerradura. Para terminar se atornillará la chapa de protección y se pondrán los embellecedores.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones