Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Cómo realzar la belleza de las camelias

La camelia es una planta que requiere cuidados específicos, como un riego con agua libre de calcio y un suelo ácido y poroso

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 24 julio de 2007

El clima idóneo para el mejor desarrollo de la camelia tiene mucha humedad, unas temperaturas nada elevadas y un sustrato ácido. Estas exigencias han hecho que Galicia sea la comunidad española más apropiada para este género. En este artículo se puntualizan los cuidados necesarios para que la camelia reluzca, algunas curiosidades en relación con esta planta y la condición de Pontevedra de “capital española” de la camelia.

Cuidados necesarios para que la camelia reluzca

La camelia es una planta delicada. Para desarrollarse y, sobre todo, para que su aspecto despliegue su belleza en su máximo esplendor, necesita un clima que reúna algunas condiciones especiales. Una de las más importantes es que sea muy húmedo, no muy caluroso en verano y bastante fresco en invierno. Por eso, el norte de la península ibérica es especialmente apta para su cultivo, en particular la zona de Galicia. Sin embargo, en los últimos tiempos, su cultivo se ha extendido a otras áreas, como Madrid, Cataluña y el Levante.

Lo más idóneo es regar las camelias con agua de lluvia o mineral y evitar en lo posible hacerlo con agua de grifo

Además de esas condiciones de temperatura y humedad, la camelia agradece un sustrato ácido, poroso y con gran cantidad de materia orgánica. Algunos tipos de suelo que le resultan favorables son el mantillo de castaño, la turba o el llamado compost de brezo.

Con respecto al abono, conviene hacerlo una vez por semana durante la temporada estival (entre junio y septiembre). La fertilización se debe interrumpir cuando terminan de formarse los botones florales. Los abonos más recomendados son los ricos en fósforo, potasio, magnesio y hierro. Además, los expertos en su cultivo aconsejan añadir sulfato de hierro o ciertos abonos para camelias que se venden en tiendas especializadas.

Otro de los cuidados fundamentales para la plenitud de las camelias es evitar regarlas con aguas duras o con exceso de cal. Por tal motivo, siempre que sea posible, no hay que emplear para ello agua del grifo: lo más idóneo es hacerlo con agua de lluvia o mineral. Si no queda otra opción que usar agua del grifo, conviene mezclarla con un poco de vinagre, que mitiga el efecto del calcio.

Si se tienen en cuenta todos estos cuidados, es mucho más probable que la camelia se destaque por su belleza, ya que son las condiciones óptimas para su vida y su belleza.

Algunas curiosidades en relación con la camelia

La camelia es una planta originaria de China, Japón y otras regiones del sudeste asiático. Es en realidad un género que reúne entre 100 y 250 especies (los expertos no se ponen de acuerdo para aportar datos más precisos). Su traslado a Europa se produjo en el siglo XVII y se atribuye a los jesuitas, en particular a un misionero llamado Georg Josephus Kamel. En su honor, el padre de la botánica moderna, el sueco Carlos Linneo, llamó a esta planta “camellia” (que derivó en el español “camelia”).

Las hojas y brotes de dos especies de camelia son las empleadas para la elaboración del té verde y el té negro

La flor de la camelia tiene una particularidad: carece de fragancia. A diferencia de otras flores, todo su atractivo radica en su aspecto visual, ya que su aroma es imperceptible.

La especie más extendida en los jardines es la llamada camelia japónica. Otras variantes también son muy conocidas, ya que sus hojas y brotes se usan para la elaboración de dos de las infusiones más consumidas en todo el mundo: con la camelia sinensis se realiza el llamado té verde, mientras que con la camelia assamica, el universal té negro.

Pontevedra, capital española de la camelia

En España, la camelia es un verdadero símbolo de Galicia y, en particular, de las Rías Baixas, las zonas costeras del oeste de la comunidad, en las provincias de A Coruña y Pontevedra. El clima y la acidez del terreno en esa región favorecen su cultivo y una larga floración. No existe parque o jardín de las Rías Baixas que no cuente con una buena dotación de camelias.

En Pontevedra tiene su sede la Sociedad Española de la Camelia (SEC), una entidad cuyos fines abarcan múltiples actividades relacionadas con esta planta, desde su cultivo, su propagación, sus enfermedades, etc., hasta la organización de eventos e iniciativas turísticas. Y en esa ciudad se realizará el Congreso Internacional de la Camelia 2014, un foro organizado por la International Camellia Society que tiene como objetivo reunir a especialistas -del mundo de la botánica, el turismo, paisajistas, etc.- para que presenten sus trabajos más recientes y puedan debatirlos y difundirlos.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones