Cómo suprimir la huella de un martillo en la madera

El calor de una plancha favorecerá el retorno de la tabla a su estado original
Por mediatrader 21 de agosto de 2003

En ocasiones, sobre todo cuando se empiezan a realizar las primeras tentativas en el mundo de la carpintería, el golpear con demasiada fuerza sobre una madera con la intención de terminar de clavar un clavo puede dejar una huella en su superficie.

En función de la fuerza que se haya empleado el aplastamiento será mayor o menor y, en el caso de que sea muy importante, será bastante difícil devolver a la tabla su estado original, aunque siempre se puede intentar y, al menos, reducir el desastre provocado.

Lo primero que debe hacerse es empapar de agua un trapo de algodón limpio y colocarlo doblado en cuatro sobre la huella dejada por el martillo. El siguiente paso consiste en colocar una plancha, muy caliente, sobre el trapo mojado para que el vapor de agua producido hinche la madera y de esta manera se vaya disimulando la hendidura producida.

Repita el proceso indicado tantas veces como sea necesario, pero recuerde que si la hendidura es muy grande poca cosa podrá hacer y tendrá que conformarse con disimularlo lo mejor posible o emplear otra tabla con la que deberá ser más cuidadoso.