Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Confección y empleo de un tampón decorativo

Basta con una patata o un corcho para elaborar este vistoso recurso decorativo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 29 octubre de 2002
Img tampon artesanal Imagen: Jimmie

Algo tan común y simple como una patata o un trozo de corcho reconvertidos en tampón o sello pueden ser un recurso decorativo muy vistoso para adornar camisetas, muebles, libros o una pared. Aunque en los comercios especializados se venden tampones prefabricados, la opción más económica es realizarlos en el propio hogar. El proceso es sencillo. Sólo hay que elegir el motivo o dibujo, plasmarlo en el material que se usará como base del tampón y empezar a pintar.

Motivos de diseño propio

Confeccionar sellos o tampones con motivos propios no es complicado. Primero hay que tener claro qué motivo o dibujo se reproducirá y, una vez tomada la decisión, se fotocopia la imagen en un papel grueso, se recorta con unas tijeras o un cúter y se coloca sobre la superficie que se utilizará como tampón.

Para esta base se puede emplear caucho, corcho, espuma o, incluso, una patata. En el material elegido se dibuja la silueta de la imagen fotocopiada. El relieve de la figura debe tener 2 ó 3 centímetros de grosor. Para ello, se marca sobre los mismos laterales una línea que indique la profundidad y que sirva de referencia al cortar.

Se recorta con un cúter y se fija con cola a una tablilla de madera, que debe tener las mismas dimensiones que la figura. Cuando se haya secado el adhesivo, para facilitar el uso del tampón, se fija a la parte posterior de la tablilla un taco de madera que hará las funciones de empuñadura.

Cómo decorar objetos

Para empezar a decorar el objeto elegido, se vierte pintura en una superficie plana, como un plato de plástico. Se moja el tampón en todas las zonas del motivo para que el resultado sea uniforme, sin cargarlo de pintura. El exceso de color se deposita en una esquina del plato o en cualquier otra superficie antes de aplicarlo sobre la pieza que se decorará.

Para un resultado óptimo, no es recomendable que el tampón esté muy cargado de pintura

Al aplicar el tampón, se debe presionar por igual en todas las partes del mismo para evitar que se marque de forma más nítida una zona del motivo que otra. También se debe ser cuidadoso al retirar el tampón. Es aconsejable levantarlo de forma directa para no crear borrones.

Si se quiere adornar una pared, es preferible utilizar algún tipo de guía, sobre todo, en el caso de las cenefas.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es el color. Cuando sea una mezcla propia, es conveniente usar una cantidad suficiente y precisa. De lo contrario, se corre el riesgo de que, al mezclar por segunda vez, la tonalidad varíe con respecto al original.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones