Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Garaje abierto: una alternativa práctica para proteger el coche

Un garaje abierto de madera, adosado o de forma aislada junto a la casa, no solo permite guardar el coche, sino que también se puede usar como pérgola de jardín

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 febrero de 2005

Un garaje abierto de madera es una opción que reúne varias ventajas: bajo costo, facilidad y rapidez de instalación y posibilidad de usos múltiples. Permite proteger un coche de la lluvia o un sol excesivo y, además, cuando no hay ningún vehículo aparcado allí, se transforma en un lugar idóneo para ubicar mesas y sillas de jardín y convertirlo así en un espacio para disfrutar en el verano. También se puede elegir un garaje de madera semicerrado o cerrado.

Ventajas de los garajes abiertos de madera

Por lo general, los chalés y las casas de campo tienen sus garajes cerrados y, a menudo, con más de una plaza de coche. Pero existe una alternativa que puede resultar interesante y útil para aquellas construcciones que necesiten añadir un nuevo aparcamiento o preparar uno para las visitas: un garaje abierto de madera. Económica, práctica y elegante, esta opción ofrece múltiples posibilidades.

El garaje abierto consta, sobre todo, de un techo cerrado de madera (aunque también se puede construir con otros materiales, como chapas de cinc), que protege el vehículo de las inclemencias del tiempo, tales como la lluvia o el sol directo. Se sostiene sobre unas columnas, también de madera. En la superficie superior del techo lo normal es emplear tela asfáltica como aislante.

Los garajes abiertos se pueden colocar adosados o, si se cuenta con espacio suficiente, de manera aislada

Estas cocheras se pueden colocar adosados o bien de manera aislada si se cuenta con espacio suficiente. Como no exigen reformas, su instalación es muy rápida y sencilla. Y son económicos: requieren mucho menos dinero que la construcción de un garaje con materiales más solidos, muros, etc.

Los garajes abiertos de madera incluyen de manera habitual líneas curvas y terminaciones atractivas. Por eso, cuando no hay ningún coche aparcado allí, se convierten en excelentes lugares de encuentro, sobre todo en verano, cuando su techo protege del sol pero permite que las personas se sientan al aire libre. Es decir, el garaje abierto se convierte casi una pérgola bajo la cual colocar las mesas y sillas del jardín.

Garajes de madera cerrados o semicerrados

También es posible la instalación de un garaje de madera cerrado o semicerrado. Estos últimos incluyen paredes laterales, que en general se construyen también de madera, y los cerrados, además, una puerta apropiada con la que otorgan mayor seguridad para el vehículo y, además, pueden servir como trasteros. Como contrapartida, las desventajas son la imposibilidad de usarlos como un espacio cubierto durante el verano y su mayor coste.

En la elección de la puerta para un garaje cerrado, se deben tener en cuenta el tipo de apertura y el mecanismo para activarla

En cuanto a las puertas, existen diversas posibilidades según el tamaño del garaje, tanto de ancho como de alto, el tipo de apertura y si se desea instalar una puerta de activación manual o automática. Según el tipo de apertura, las puertas pueden ser levadizas, batientes (se abren al girar sobre goznes, es decir, como puertas normales), corredizas (se deslizan por unas guías de acero en el suelo y quedan bien pegadas a la pared) y enrollables. Todos estos sistemas están optimizados para sacar el mayor provecho del espacio del garaje, excepto las batientes, que en este sentido son las más incómodas.

Con respecto a la manera de activar su apertura, es importante tener presente una serie de medidas de seguridad. Las puertas pueden ser de presión mantenida (es decir, de acción manual: hay que mantener pulsado un botón en un mando a distancia para que la puerta se mueva), semiautomáticas (se inician las maniobras de apertura y cierre pulsando un botón) o automáticas (la apertura se inicia tras dar la indicación, pero el cierre se activa solo después de un determinado lapso, que se debe programar con anterioridad).

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto