Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Piscina a punto para el verano

Hay que asegurar una buena fijación de los materiales que recubren el vaso y reparar las grietas o desconchados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 junio de 2006

Se acerca el verano y las buenas temperaturas invitan al baño. Si la vivienda cuenta con piscina, es momento de ponerla a punto y asegurarse que se encuentra en buen estado para su utilización. Conviene comprobar que no existen grietas ni desconchados y confirmar que el gresite o material que recubre el vaso está en buenas condiciones.

La seguridad es primordial a la hora de utilizar una piscina. Por ello, cuando se acerca el verano, es necesario verificar que la instalación se encuentra en buen estado y preparada para su uso. Con el vaso vacío, hay que buscar la existencia de grietas o desconchados por los que se puedan producir filtraciones de agua. Si es así, habrá que aplicar una masilla que repare estos desperfectos. Además, se puede aprovechar el producto para reforzar los anclajes de las escaleras de acceso a la piscina o impermeabilizar las zonas adyacentes con una capa lo suficientemente gruesa, de unos tres centímetros.

Evitar filtraciones

Lo habitual es que las piscinas estén forradas de materiales cerámicos debido a su "capacidad para hacer de barrera frente a la humedad e impedir el paso de agua", según recuerda la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER). No obstante, también pueden utilizarse ciertos materiales plásticos, vidrios o, incluso, pintura especial para este tipo de instalaciones. Los problemas de filtraciones son los más frecuentes en una piscina, por lo que es necesario recurrir a productos y elementos que eviten estos contratiempos.

Las piezas sueltas pueden provocar lesiones, cortes o caídas por deslizamiento

Lo que se debe asegurar, en cualquier caso, es una buena fijación del material empleado, sea cerámica, plástico, vidrio o pintura. Una aplicación deficiente de la pintura puede originar filtraciones, mientras que las piezas sueltas pueden causar lesiones, cortes o caídas por deslizamiento. En el caso de la cerámica, además, hay que comprobar que esté esmaltada para impedir el paso de humedad, excepto cuando se trate de material porcelánico. Este último es prácticamente impermeable, por lo que no necesita ser esmaltado.

Respecto revestimiento o pavimento, otro aspecto que debe vigilarse es el estado en que se encuentran las juntas de colocación. Éstas tienen que ser tratadas con productos específicos para evitar filtraciones de agua o humedad.

Cerámica

Cuando se elige la cerámica para recubrir la piscina se presentan varias opciones; hay piezas lisas o con relieve, satinadas o mates, de colores variados o monocromáticas, y piezas especiales para esquinas, bordes, escalones o remates. Es recomendable, eso sí, que hayan sido sometidas a un tratamiento antideslizante y que tengan "alta resistencia a la acción de los agentes químicos de limpieza y aditivos para aguas de piscina", advierte ASCER.

Las principales opciones son gres porcelánico, mosaico y gres extrudido. El primero resulta muy adecuado gracias a su bajo coeficiente de absorción de agua. Por su parte, el mosaico puede ser de gres con baja o media-baja absorción de agua, esmaltado con absorción de agua media-alta o de vidrio con porosidad prácticamente nula. En cuanto al gres extrudido, reúne buenas condiciones antideslizantes.

Pintura

Aunque la pintura no suele ser el material más utilizado para recubrir una piscina, resulta muy práctico cuando ésta carece de juntas o no tiene grandes dimensiones. La Asociación de Fabricantes de Equipos, Productos Químicos y Constructores de Piscinas (ASOFAP) aconseja, además, que la piscina no presente fisuras, cuarteados o desconchados y que las superficies estén limpias y lisas.

La pintura debe aplicarse sobre paredes sin fisuras, limpias y lisas

Respecto al tipo de pintura, puede ser al cemento, que debe renovarse cada 1 ó 2 años, o al caucho clorado, que ha de aplicarse sobre paredes secas cada 3 ó 5 años. También se pueden emplear resinas poliéster, que "reforzadas con fibra de vidrio crean una verdadera estructura estanca", subrayan desde ASOFAP.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto