Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Recipientes de cristal para jardines en miniatura

Las plantas en botellas suscitan una gran admiración por su originalidad, pero su arreglo exige destreza y unas nociones básicas de jardinería

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 abril de 2004

Los amantes de las plantas que no pueden disponer de una pequeña parcela donde preparar un jardín tienen la opción de tener en el interior del hogar un pequeño espacio en el que cultivar plantas. Solo tienen que sustituir las habituales macetas, tiestos, jardineras o vasijas por una pecera, una botella, un tarro u otro recipiente de cristal. En ellos se podrán cultivar los ejemplares que sean menos resistentes a factores externos, como las corrientes de aire, humos o el polvo del ambiente. A la vez, el mismo recipiente les proporciona la humedad necesaria en cada momento.

Un minijardín en una botella con el cuello corto

Para realizar uno de estos minijardines, se puede optar por utilizar una botella con el cuello corto, pero no muy ancho.

En un recipiente como el seleccionado se pueden cultivar violetas africanas o kalanchoes, ejemplares menos resistentes a factores externos como las corrientes de aire, los humos o el polvo del ambiente, aunque es conveniente proporcionarles la humedad necesaria en cada momento.

Son aptos vegetales menos resistentes a factores externos como las corrientes de aire, los humos o el polvo

En la vasija elegida se pueden incluir varias especies, hasta configurar un pequeño jardín adaptado a tan reducidas dimensiones.

Sobre el fondo del recipiente de cristal se debe colocar una capa de grava menuda y, a continuación, se mezcla el sustrato sobre el que se asentará la vegetación con un poco de arena y se coloca esta mezcla en el fondo del recipiente con la ayuda de un embudo.

Entonces se extiende la arena con una cuchara de madera y se realizan unos agujeros para marcar la disposición de las plantas. Si el recipiente elegido tiene la abertura superior muy estrecha, se puede recurrir a unos palos largos, a los que se atarán unos tenedores, para colocar cada ejemplar en la posición deseada.

Las plantas se deben disponer en función de su forma y tamaño. También se puede usar un carrete de hilo vacío unido a un palo largo para presionar la tierra y asegurarse de que queden bien asentadas.

Esta operación se repetirá en los bordes del recipiente para reafirmar la tierra. Además, se añadirán algunas piedras pequeñas sobre el sustrato para evitar que las hojas toquen el sustrato húmedo.

Al regar este pequeño jardín, es aconsejable el uso de una regadera de cuello estrecho, de modo que el agua se deslice por los laterales del recipiente sin salpicar a las plantas.

Herramientas para jardines en miniatura

Las características de estos recipientes dificultan la introducción de los ejemplares y plantean la necesidad de recurrir a la imaginación para fabricar las herramientas necesarias de plantación, de modo que permitan solventar el inconveniente de no poder acceder con facilidad a la tierra sobre la que se colocarán las plantas.

Es posible utilizar unas varitas de bambú a modo de pinzas para colocar las plantas en el fondo de la botella

Este pequeño equipo de herramientas se puede fabricar de manera artesanal para que se adapte a la forma de la botella.

De este modo, es posible utilizar unas varitas de bambú a modo de pinzas, para colocar las plantas en el fondo de la botella, o una cucharilla sujeta al extremo de una vara con la que cavar o nivelar el mantillo. También se puede obtener una útil herramienta para cortar y podar si se sujeta una hoja de afeitar al extremo de una varita. Para limpiar las paredes del recipiente, se puede utilizar un trapo o una esponja sujetos al extremo de un alambre.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones