Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Un ejemplar muy apropiado para las rocallas, la silene

Podrá multiplicarla mediante semillas a finales de verano o invierno

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 30 agosto de 2004
La silene es una herbácea de carácter anual y perenne. Existen cerca de unas 300 especies diferentes de esta planta, de las cuales muy pocas son inferiores a los 10 centímetros de altura.

Las hojas de estas variedades, que también pueden cultivarse en el interior, son de un color verde muy vivo, tienen forma ovalada o alargada y, según la especie, pueden llegar a ser pilosas. En cuanto a las flores, éstas tienen forma de estrella, gracias a los cinco pétalos, de color blanco o rosa, que parten de un grueso cáliz central.

Estos ejemplares, pertenecientes a la especie de las cariofiláceas, son oriundos de la zona meridional de Europa y África.

Para evitar los típicos problemas producidos por un riego excesivo, encharcamientos y la excesiva absorción de agua, es conveniente un sustrato ligero y que no esté excesivamente prensado. Lo más recomendable es que utilice una maceta amplia para evitar que cuando la planta enraíce y comience a ocupar gran parte del tiesto la tierra no se apelmace. Una buena manera de conseguir airear la tierra es pincharla con un lápiz o cualquier otro objeto punzante.

La floración de la silene se produce entre la primavera y el verano. Una vez que finaliza, conviene aprovechar para cortar las tallos marchitos, con el fin de favorecer la aparición de nuevos brotes y evitar que el olor de las partes enfermas atraiga a las plagas que puedan llegar a infestar nuestros ejemplares.

Como ya hemos comentado, no es una planta que tolere los excesos de agua, por lo que es recomendable que el terreno no esté muy húmedo pero sí fresco, para lo que es suficiente mantener un riego moderado.

Respecto a sus necesidades de iluminación, esta planta crece tanto a pleno sol como en semisombra.

La silene crece de forma silvestre, así que está muy indicada para adornar sitios pedregosos como rocallas o muros. Podrá multiplicarla mediante semillas a finales de verano o invierno.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones