Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

3 consejos para financiar las compras del Black Friday con cabeza

Financiar las compras con criterio es vital para que las ofertas de estos días no nos salgan más caras. Toma nota de estos consejos para conseguirlo

El próximo 27 de noviembre se celebra el Black Friday. Un día en el que casi todos los comercios ofrecerán promociones y descuentos para sus clientes tanto en tiendas físicas como en Internet. Muchos de estos consumidores aprovecharán esta jornada para hacerse con diferentes productos más baratos y adelantar sus compras de Navidad. No obstante, es importante gastar con cabeza, en especial si nuestra intención es financiar las compras del Black Friday a través de una tarjeta de crédito. Con estos tres fáciles consejos que podemos llevar a cabo en menos de 15 minutos, nos aseguraremos de hacerlo de manera responsable.

1. Define un presupuesto para gastar

Es la base de cualquier tipo de finanzas saludables. Tener un presupuesto máximo para dedicar a estas ofertas será vital para no “pasarnos de la raya”. Hacer una lista con lo que nos gustaría adquirir aprovechando las rebajas o incluso adelantar ciertas compras para Navidad, y así repartir gastos, es una buena manera de consumir de manera responsable. Las listas nos ayudarán a comprar con moderación y dentro de lo que teníamos planeado.

Es también aconsejable comenzar a comparar antes de la fecha para tener una idea aproximada de los precios, y así poder valorar mejor dónde podremos encontrar los productos más baratos o si es un buen descuento que nos vale la pena aprovechar o no.

como comprar de manera responsable con tarjetas de credito
Imagen: Karolina Grabowska

2. Elige bien la forma de pago de tu tarjeta

Las tarjetas de crédito son la forma de pagar a plazos más cómoda y rápida, ya que tenemos una línea de crédito disponible en nuestro bolsillo lista para utilizarse. No obstante, usarla tal cual nunca resulta buena idea sin haber entendido previamente su funcionamiento y sin haber comprobado qué sistema de abono tiene activado.

Debemos tener en cuenta que este tipo de productos suelen tener como pago predeterminado el mínimo porcentual, el cual alarga bastante el reembolso de cualquier compra, lo que hace que se generen intereses durante más tiempo. Sin embargo, la mayoría de las tarjetas admiten varias modalidades de pago: a fin de mes sin intereses, mediante una cuota fija o un tanto por ciento de la deuda que se puede subir o bajar, en un número de meses concreto… Así que antes de usarla, debemos valorar qué sistema es el más adecuado y el más barato.

Para evitar pagar intereses de más o endeudarnos más de la cuenta, es importante, según analicemos nuestro presupuesto, elegir cuáles serán las compras por financiar y con qué modalidad. El sistema de abono de las tarjetas se puede cambiar fácilmente por teléfono, banca móvil o banca online.

Además, muchas entidades ofrecen la opción de financiar compras puntuales si tenemos el pago a fin de mes elegido. Esta forma de financiación puntual, llamada pago fácil, suele tener mejores condiciones que el abono aplazado, incluso se puede afrontar a tres o seis meses sin intereses según la tarjeta. Una alternativa de pago por investigar si la ofrece nuestro banco.

3. Calcula cuánto pagarás en total

Finalmente, y no por ello menos importante, es vital saber cuánto pagaremos en total por financiarnos. Hacer frente a plazos cualquier compra con una tarjeta de crédito generará un coste adicional en la gran mayoría de los casos (exceptuando ofertas puntuales de pago fácil). Por ello, es importante, además de revisar la forma de pago, calcular cuánto abonaremos cada mes y en total.

Lo mejor para evitar que los intereses que se generen al pagar a plazos sean demasiado altos es financiar la compra en el plazo más corto posible. Además, es recomendable que el plazo nunca sea superior a los 12 meses, para no alargar la deuda demasiado, aunque si podemos acortarlo, sería lo más aconsejable.

En definitiva, la clave para financiarnos bien, tanto en el Black Friday como en cualquier compra, es saber cuánto gastaremos, cómo lo pagaremos y cuánto nos costará. Conociendo estas tres cifras y estando de acuerdo con ellas podremos asegurarnos de que lo estamos haciendo responsablemente.

HelpMyCash

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones