Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

He perdido o me han robado mi tarjeta, ¿cómo puedo pagar compras o sacar dinero?

Podemos sacar dinero y pagar compras aunque no tengamos una tarjeta en la cartera. La respuesta está en nuestro móvil. Pero antes de usarlo, debes tener en cuenta ciertas cosas

credit card 1730085_1920 Imagen: AhmadArdity

En España hay casi 87 millones de tarjetas en circulación, según el Banco de España. De vez en cuando, alguna se pierde, deja de funcionar o, peor aún, acaba en manos de quien no debería y tenemos que bloquearla. Teniendo en cuenta que cada vez recurrimos más a las tarjetas y que, además, son la llave para sacar dinero de un cajero, ¿qué podemos hacer si perdemos la nuestra, se deteriora o nos la roban? La respuesta está en nuestro smartphone. Si nos quedamos sin tarjeta, y hasta que recibamos una nueva, con nuestro móvil podremos sacar dinero en cajeros y pagar las compras que hagamos.

Sacar dinero sin tarjeta

Imaginemos que nos hemos olvidado la cartera en casa y necesitamos sacar dinero o que, al introducir la tarjeta en el cajero, la máquina la rechaza porque está deteriorada. O puede ocurrir que la hayamos extraviado o nos la hayan robado. En muchas más situaciones podemos necesitar efectivo y no disponer de una tarjeta. Para esos casos, la banca ha ideado un sistema que permite a sus clientes sacar dinero sin tarjeta de un cajero automático utilizando el teléfono móvil.

Más de una docena de bancos ofrece este servicio. Por lo general, es gratuito y permite no solo que el titular de la cuenta retire dinero de un cajero, sino que se use también para mandar efectivo a otra persona y que lo recoja de un cajero sin tarjeta y sin necesidad de ser cliente.

En la mayoría de las entidades tan solo hace falta acceder desde el móvil a su app, indicar el importe que se quiere retirar del cajero y aceptar la operación, aunque algunas también dejan llevar a cabo el proceso por la plataforma web del banco o por teléfono.

Por último, solo hace falta acudir a un cajero de la entidad e introducir el código facilitado por el banco. Si queremos que el dinero lo recoja otra persona, tendremos que comunicarle el pin. Los códigos para extraer el efectivo suelen caducar en un plazo de entre uno y diez días, en función de la entidad. Si finalmente no se retira el dinero, este volverá a estar disponible en la cuenta del cliente.

Algunos bancos están adheridos al servicio HalCash, que cuenta con una red de unos 12.000 cajeros. Gracias a él, y por medio de sus teléfonos móviles, sus clientes podrán retirar dinero sin tarjeta no solo en los terminales de su entidad, sino también en los del resto de los bancos asociados al sistema.

Por otra parte, algunas entidades brindan otras alternativas para sacar efectivo sin la tarjeta:

  • operar en el cajero con las claves de la banca a distancia.
  • hacerlo a través de la ventanilla del banco, pero podría cobrarnos comisiones por esta operación, sobre todo si nuestra cuenta es virtual. Además, no todas las entidades tienen una amplia red de oficinas; algunos bancos digitales ni siquiera tienen presencia física.

comprar por internet
Imagen: PhotoMIX-Company

Pagar una compra con el móvil

Si hemos perdido nuestra tarjeta o nos la han robado, lo primero que debemos hacer es bloquearla, ya sea de manera temporal hasta que la encontremos o definitivamente, y solicitar otra. Pero ¿cómo podemos pagar nuestras compras hasta que nos llegue la nueva? Lo idóneo es tener al menos un par de tarjetas por si nos hallamos en esta situación, pero si no es el caso, nuestro móvil puede servirnos de ayuda una vez más.

Algunos bancos permiten solicitar una tarjeta de débito y asociarla a un wallet como, por ejemplo, Apple Pay o Google Pay o al propio monedero virtual del banco. Así, antes de que nos llegue físicamente la nueva podremos empezar a usarla a través del móvil. Esto, por ejemplo, es posible con la entidad N26. Eso sí, en estos casos se pueden aplicar limitaciones como, por ejemplo, que haya un importe máximo que se pueda gastar al día o que solo se pueda utilizar la versión digital durante un plazo de tiempo concreto con el objetivo de que cuando recibamos la versión física, la activemos.

En otros casos, el banco deja solicitar tarjetas de débito o de prepago virtuales, es decir, “plásticos” que no existen físicamente, pero que se pueden emplear para adquirir por Internet o en comercios a pie de calle si se asocian a una cartera virtual. Openbank y Revolut ofrecen este servicio. En estos casos, al tratarse de una tarjeta digital, se puede usar inmediatamente después de haberla contratado y puede ser una buena alternativa para poder abonar compras mientras llega la tarjeta física a casa.

Abrir una cuenta nueva en minutos

Si nuestro banco no ofrece ninguna de estas soluciones, también podemos:

  • abrir una cuenta en un banco nuevo como medida de emergencia. Abrir una cuenta en un banco fintech y solicitar una tarjeta es un proceso que puede llevarse a cabo en unos minutos.
  • recurrir a apps como Twyp, que permiten enviar dinero a amigos y conocidos, pagar con el móvil y sacar dinero mediante el sistema cashback en comercios. Los clientes de Twyp pueden crear una tarjeta para hacer abonos con el móvil en cualquier tienda, tras haberla asociado antes a Apple Pay o a Google Pay.
HelpMyCash

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones