Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Créditos inmediatos

No es oro todo lo que reluce

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 13 agosto de 2002

Disponga de un crédito de 3.000 euros (medio millón de pesetas) en 48 horas, sin papeleos y con sólo una llamada. La oferta parece atractiva, pero no hay que dejarse llevar por las apariencias, ya que no es oro todo lo que reluce. Ni dinero fácil todo lo que ofrecen. La concesión de un cómodo y rápido crédito al consumo puede esconder disparadas condiciones bajo la letra pequeña y, lo que se presenta como la gran oportunidad para hacer frente a un imprevisto, se convierte en un coste mayor de lo que se esperaba.

Plazos e intereses

El problema es que el 51,8% de las familias españolas reconocen que tienen dificultades para llegar a fin de mes, lo que les lleva a endeudarse cada vez más para, como se dice comúnmente, ‘tapar agujerillos’. Así, las familias destinan un 66% de sus ingresos al pago de deudas en forma de cuotas mensuales, mientras que en 1993 ese porcentaje no suponía más de la mitad de la renta familiar, según datos de un estudio de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa Consumidores y Usuarios (CEACCU).

Aquí es donde aparecen los créditos al consumo fáciles e inmediatos representados por los establecimientos financieros de crédito (EFC), más conocidos como financieras. Como el endeudamiento crece sin parar y los españoles disponen cada vez de menos recursos, muchos optan por estos mini créditos (no pueden superar los 3.000 euros) para darse un capricho, ir de vacaciones, pagar la ‘vuelta al cole’ de los niños o cubrir pagos imprevistos en el coche o la vivienda.

Pero antes de contratar uno de estos préstamos (Cuenta Ahora, Cofidis, Credial, entre otros), que se valen de los anuncios de televisión para darse a conocer, es preciso tener algunas cuestiones en cuenta.

Plazos

Uno de los principales reclamos de este tipo de créditos es la inmediatez que ofrecen a la hora de conceder los préstamos. En principio no son 48 horas como promete el anuncio, son unos cuantos días más. Cuando uno hace la llamada para solicitar el préstamo debe contestar a un cuestionario personal para que la compañía le envíe unos formularios por correo, que hay que rellenar y remitir de nuevo a la empresa para que puedan estudiar la situación personal del demandante. A las 48 horas o 24, según la compañía, de recibir los datos personales contestan si conceden o no el crédito y es a partir de ahí cuando realmente cumplen el plazo de las 48 horas hasta que ingresan el importe del crédito en el número de cuenta que facilite el cliente.

Intereses

Aquí reside la gran pega de este tipo de préstamos. Para un crédito de 3.000 euros la tasa de interés anualizada (TAE) puede llegar a alcanzar un 24,6%, y el interés nominal el 22,9%, frente al 8% que ofrecen la mayoría de los créditos personales de bancos y cajas. Así, si se pide un crédito de 1.200 euros, al cabo de 12 meses se habrá pagado 1.475,4 euros.

Pero aquí no radica la única diferencia con los créditos personales de las entidades bancarias. Éstas, en muchas ocasiones, ofrecen créditos a la medida del solicitante. La confianza y el trato continuo son lazos que permiten llegar a un acuerdo ventajoso para ambos. Además, las condiciones para conceder el crédito son cada vez más flexibles y rápidas. En el caso de pequeños créditos al consumo, basta con presentar las nóminas de los últimos 4 ó 5 meses para que la petición sea llevada a estudio, siempre y cuando se tenga una cuenta abierta con la entidad o la nómina domiciliada. En cambio, Cofidis exige, al menos, un año de contrato para pasar la solicitud.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones