Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Seguros relacionados con el ocio y el deporte

Los seguros de caza y pesca ofrecen garantías para cubrir las consecuencias de las negligencias de su práctica, por una prima anual entre 10 y 15 euros

img_cazap

Son muchas las aseguradores que contemplan entre su oferta una amplia gama de seguros para los muchos españoles que practican la caza y la pesca. La más desarrollada por estas entidades son los seguros de caza, que cubren los posibles daños que se causen a terceros cunado se practica este deporte. Con esta póliza se puede disponer de un extenso servicio de coberturas: responsabilidad civil obligatoria, responsabilidad civil de suscripción voluntaria, daños corporales causados a terceros, asistencia sanitaria a consecuencia de un accidente, incluso la muerte del perro durante la acción propia de esta actividad. Lógicamente va dirigido a las personas que disfrutan del deporte de la caza, sea de forma habitual o esporádica. El otro producto que han confeccionado algunas compañías de seguro son las pólizas de pesca para cubrir las consecuencias de las negligencias que se deriven de la práctica de este deporte. Ambas pólizas suelen tener unas tarifas bastante asequibles, en torno a los15 euros anuales para caza y 10 euros para pesca, aunque la verdadera rentabilidad radica en el tiempo que el suscriptor dedique a estas actividades. Es decir, pagar una cuota de 15 euros al año para una persona que acude la mayoría de los fines de semana a cazar, puede resultar muy rentable.

Características del seguro

/imgs/2007/07/caza.jpg

Estos productos, cada vez más comunes en el mercado asegurador nacional, son ofrecidos preferentemente por las principales compañías multinacionales implantadas en el territorio español. Algunas de ellas comercializan solamente una de las dos modalidades (bien caza o bien pesca), pero también hay otras aseguradoras que sí permiten contratar ambos productos (AXA, Mapfre, Pelayo y Zurich Seguros), para lo que han desarrollado departamentos específicos englobados en la sección ‘seguros para ocio y deportes’, que permiten al cliente contratar la póliza que mejor se adapte a sus necesidades y a la regularidad con que la practique, y que en algunos de los casos se puede realizar de forma on-line. Por otro lado, las aseguradoras de tamaño medio también ofrecen estos seguros de ocio o a través de entidades deportivas. Lo que todavía no es posible es su contratación a través de los departamentos de seguros que tienen los bancos y cajas de ahorros. Otras actividades de carácter deportivo que también están recogidas en la oferta que lanzan estas compañías de seguros son las que se practican fundamentalmente en los meses estivales, tales como el buceo o la navegación, en las que se promocionan opciones alternativas que permiten al practicante de uno de estos deportes contratar su seguro específico obligatorio a través de centros especializados o clubes deportivos (tienen acuerdos de colaboración con algunas aseguradoras para comercializar estos seguros), y en los cuales no es obligatorio figurar como socio para contratarlos.

La duración del seguro de caza es anual, aunque la mayoría de ellos contemplan su renovación automática. Quedan excluidos de su contratación los cazadores sin la debida licencia, en lugares prohibidos, bajo la influencia manifiesta de bebidas alcohólicas, drogas o estupefacientes. El precio por contratar este producto varía en función de cómo se suscriba, bien incluyéndolo en un seguro de hogar (aproximadamente entre 12 y 15 euros al años), o bien si se contrata aparte la prima total anual del seguro, que varía en función del capital asegurado elegido para la garantía de responsabilidad civil suplementaria y el capital de accidentes.

Se garantiza con un límite de 90.151 euros o de 150.253 euros, según la modalidad elegida. El pago de las indemnizaciones en las que pueda resultar civilmente responsable el cazador asegurado por los daños causados a terceros, de manera involuntaria, son los siguientes:

  • Daños ocasionados en el ejercicio de la caza, incluida la utilización de perros.
  • La posesión y utilización, con fines lícitos y el correspondiente permiso de armas destinadas al ejercicio de la caza menor o mayor, así como del tiro deportivo.
  • La participación en competiciones autorizadas de tiro deportivo o en los entrenamientos de las mismas, siempre que éstas se realicen en el recinto autorizado para tal fin.
  • El montaje y la limpieza de armas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones