Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Startups, ¿invierto en una?

Antes de invertir en una startup, se debe ver si en realidad el proyecto interesa, pues se puede ganar mucho dinero pero también perderlo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 27 enero de 2016

Las startups son empresas pequeñas e innovadoras que tienen grandes posibilidades de crecimiento y se financian con el capital aportado por inversores a cambio de un porcentaje de la compañía. ¿Es rentable invertir en una? Como se indica más adelante, se puede ganar mucho dinero si la startup triunfa y, además de proporcionar ganancias económicas, con esta inversión se pueden conocer otros sectores, descubrir avances tecnológicos, obtener nuevos contactos… Pero también hay que ser cautelosos y analizar bien dónde invertir, pues si el negocio no marcha, se perderá todo lo invertido. En este artículo se describe qué es una startup, cómo invertir en una y en cuál hacerlo. También se analizan sus peligros y las ventajas fiscales que reporta.

Imagen: Apps for Europe

¿Qué es una startup?

Las startups son empresas pequeñas o medianas de reciente creación que tienen unas grandes posibilidades de crecimiento. Aunque pueden ser compañías de cualquier ámbito, por lo general están relacionadas con el mundo tecnológico. Entre las más conocidas a nivel mundial están Instagram o Pinterest y, entre las españolas, destacan Tuenti, Privalia o Menéame.

Una startup parte de una idea de negocio innovadora y con pocos socios que tratan de hacer crecer esa idea hasta convertirla en una empresa rentable. Hay que tener en cuenta que tiene una vida delimitada en el tiempo, pues su objetivo es ser comprada por otra firma más grande que quiera hacerse con la tecnología o la inversión que ha desarrollado. Para financiarse no utiliza fuentes tradicionales como pedir un crédito al banco y opta por capital aportado por inversores a cambio de un porcentaje de la empresa.

Las startups son una de las mayores fuentes generadoras de empleo y de riqueza de los países desarrollados, en gran medida debido a la fuerte penetración de Internet. La mayoría de las españolas, según datos de SpainStartupMap, están dedicadas al comercio electrónico y las comunidades que concentran el mayor número son Cataluña, Madrid y Valencia.

Imagen: Images Money

¿Cómo invertir en una startup?

Los socios promotores de una startup son jóvenes y su número, no superior a cinco. No requieren de fuertes inversiones iniciales, porque hacen uso de sus conocimientos para desarrollar la tecnología inicial. Pero para continuar creciendo necesitan el apoyo de inversores particulares, quienes pueden obtener grandes beneficios, aunque también corren riesgos, como indica Javier de los Rios Medina, director general del portal de emprendedores TodoStartups. En realidad, el riesgo de invertir en una startup es directamente proporcional al porcentaje de retorno que se percibirá.

Se pueden invertir pequeñas cantidades en empresas de amigos o familiares o por ayudar a salir adelante a emprendedores, aunque también para obtener parte de las ganancias. Estas inversiones reducidas están encuadradas dentro del conocido FFF (friends, fools and family, amigos, locos y familia) y en general son pequeñas, de entre 2.000 a 5.000 euros.

También es posible invertir en sociedad con otros inversores. En este caso, es conveniente hacerlo a través de vehículos ágiles de coinversión, como pueden ser asociaciones de business angels o mentores.

Por supuesto, antes de lanzarse a invertir en una startup hay que conocer del sector para acompañar en la toma de decisiones. Y se debe entender una serie de conceptos básicos legales y financieros sobre este proceso de inversión. Si no se tienen, antes de meterse de lleno en una inversión hay que contar con un abogado y un asesor financiero capaces y de confianza.

¿En qué startups invierto?

Como señala Javier Megías, CEO y confundador de Startupxplore, estas empresas están de moda y son numerosos los pequeños inversores que se fijan en ellas. Pero no todas estas compañías emergentes son rentables y conviene saber distinguir cuál puede tener proyección de futuro.

En primer lugar, hay que fijarse en las que tengan atracción en el mercado y cuenten con un alto número de usuarios en las redes sociales o productos vendidos.

Por norma, como indica el director general de Todostartup, se recomienda invertir en las que tienen modelos de negocios escalables, internacionalizados y con un importante componente de innovación. Y,además, hay que estudiar quién comprará su producto, cuánto pagarán por él, si venderá un software o un servicio, si tiene competencia... ¡Hay que entender su modelo de negocio! Para ello, pueden resultar de ayuda algunas webs, como Startupxplore.com, en las que se muestran diferentes startups donde hay oportunidad de negocio y donde se puede coinvertir.

¿Es peligroso invertir en estas empresas?

Invertir siempre tiene un riesgo y, aunque puede parecer sencillo hacerlo en una startup, no lo es tanto, como señala De los Rios Medina. En estas inversiones el retorno puede ser muy alto si la compañía triunfa, pero si no va bien y se pierde, es posible que no se recupere nada de lo invertido.

Por eso, antes de ofrecer dinero a un emprendedor, el inversor debe ver si el proyecto le encaja. Además, hay que tener experiencia y tener en cuenta que el porcentaje de aciertos en este tipo de compañías es medio/bajo. A veces, solo es un modelo de inversión apto para los más arriesgados, que confían en su criterio y están dispuestos a aceptar el desafío que suponen estas inversiones.

Las ventajas fiscales de invertir en una startup

Invertir en una startup puede proporcionar beneficios fiscales, todo un aliciente para invertir y brindar financiación a estas pequeñas empresas.

Es aconsejable realizar la inversión en este tipo de negocios como persona física para poder aplicar la deducción por inversión en compañías de nueva o reciente creación, siempre que se cumplan los requisitos establecidos en la ley de IRPF. El porcentaje deducible es de un 20%, con una deducción máxima de 50.000 euros en empresas de no más de tres años de vida.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto