La escasez de monedas de 1 y 2 euros provoca un descenso del negocio de las tragaperras

El sector califica de dramática la situación, aunque reconoce que tiende a normalizarse
Por EROSKI Consumer 4 de abril de 2002

La escasez de monedas de uno y dos euros ha causado en España durante el primer trimestre del año un descenso del 30% de negocio de las empresas fabricantes y operadores de máquinas de juego con respecto al mismo periodo del pasado año, según los profesionales del sector.

Los organizadores de la XXI Feria Andaluza del Recreativo, a la que se prevé que asistan 18.000 profesionales y medio millar de empresas desde hoy hasta el próximo sábado en Torremolinos (Málaga), califican de dramática esta situación, aunque reconocen que tiende a normalizarse. Sin embargo, consideran improbable poder compensar la disminución de los ingresos en el primer trimestre con lo que resta de año.

José Manuel Ortega, consejero delegado del Grupo Interazar, organizador del evento, consideró que la crisis en la cifra de negocios atravesada por el sector ha sido «algo circunstancial, pero que ha causado un importante quebranto al sector». A su juicio, el «error de cálculo» cometido por las autoridades españolas sobre las necesidades de acuñación de monedas de uno y dos euros y pensar en la moneda de 50 céntimos de euro como la de uso más extendido por ser la de valor más próximo a la antigua de 100 pesetas, ha sido lo que ha motivado el desequilibrio en los ingresos del sector.

El parque de máquinas recreativas y de azar en España suma las 407.396 unidades, de las que 241.289 son de tipo B (con premio), y Cataluña, con 38.685, es la comunidad que concentra mayor número de ellas, seguida de Andalucía (34.180) y Madrid (30.860), mientras que Ceuta sólo tiene 215.

En cuanto a las máquinas de tipo A, recreativas sin premio, el parque suma 164.206 unidades, de las que un 18,6 por ciento (30.579) se sitúan en Andalucía.