Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

La familia es la forma de convivencia más deseada por los españoles, según una encuesta

Atribuyen la baja natalidad a la falta de políticas familiares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 15 agosto de 2002
Familia y matrimonio son dos conceptos fuertemente estimados por los españoles, según la Encuesta Mundial de Valores. La vida en familia es la forma de convivencia más deseada según afirmó el sociólogo José Luis Veira, que atribuyó el descenso de la natalidad a la falta de políticas familiares por parte del Gobierno y a las restricciones socioeconómicas con que se enfrentan las parejas.

La Encuesta Mundial de Valores recoge cuatro sondeos realizados cada cinco años desde 1981 hasta el pasado año y refleja que, durante este tiempo, familia y matrimonio están "fuertemente valorados" por casi el 90% de los encuestados. Este hecho contrasta con la tasa de natalidad que presenta nuestro país, una de las más bajas del mundo.

Uno de los responsables de la encuesta, el sociólogo José Luis Veira, concluye que la coyuntura española que enfrenta a los deseos de formar una familia con la baja tasa de natalidad corresponde con una de las tres tendencias europeas que engloba a países como Italia o Grecia.

Otra de las tendencias que refleja el estudio es el rechazo de la parte más joven de la sociedad hacia el matrimonio. Según Veira, los más jóvenes observan, además, otras formas de convivencia como las parejas de hecho o las parejas homosexuales. Estas tendencias pueden reflejar un cambio generacional o bien "unas opiniones propias de la edad de los encuestados, que cambiarán pasados unos años". "Es pronto para llegar a una conclusión", subrayó el sociólogo.

Lo que queda claro, a juicio de Veira, es que la crítica al matrimonio por parte de la franja más joven de los españoles está influenciada por las dificultades a la hora de encontrar una vivienda y un trabajo estables. "Las razones de este contraste son las restricciones socioeconómicas que impiden a las parejas alcanzar una situación holgada como para casarse o tener un hijo", concluyó Veira.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones